Se produjo un error en este gadget.

4 mar. 2016

Descripción para declaración del Puerto de Salto como Monumento Histórico Nacional.

Zona Portuaria de Salto

Descripción para su declaración como Monumento Histórico Nacional.

Imágenes: Llegada del presidente José Batlle y Ordóñez al Puerto de Salto
IDENTIFICACIÓN: AREA PORTUARIA delimitada
Al NORTE: calle 19 de abril, y su prolongación hasta el muelle metálico incluido.
Al OESTE: río Uruguay incluyendo Dársena Norte.
Al SUR: Dársena Sur incluida con Muelle de Crecientes.
Al ESTE: desde Muelle de Crecientes hacia el Norte, calles Solís y Dr. Chiazzaro hasta calle 19 de Abril.
Padrones NÚMEROS 1—2 y 3 y 523 (Primera Sección judicial de Salto)
INCLUYE:
Dentro de la superficie delimitada quedan incluidos los siguientes elementos:
a)MUELLES PRINCIPALES DE HORMIGÓN
b)GRUAS UBICADAS EN DICHOS MUELLES
c)MUELLE DE ALTA CRECIENTE
d)MUELLE METALICO DEL FERROCARRIL
e)EDIFICIO DEL RESGUARDO
f)EDIFICIO DE LA ADUANA.

También están dentro del área delimitada:
a)La plazoleta Roosevelt
b)La Plaza Italia y su Mástil Antena
c)Las Plazoletas de los Recuerdos, del Líbano, del Leonismo y 1º. de mayo.
d)Explanadas portuarias de maniobras.
USOS:
I)los Muelles Principales, el Muelle de Crecientes, el Resguardo y la Aduana están en cumplimiento de sus funciones específicas. En el Edificio de la Aduana tiene su sede además, la Prefectura Nacional y en la planta alta de Resguardo el Museo del Río
II)Las grúas se encuentran deterioradas y sin actividad. En la misma condición se encuentra el Muelle Metálico ferroviario.
III)En la Plaza Italia y en el Mástil Antena donado por la colectividad Italiana en el Centenario de la República, obra de Edmundo Prati, se iza diariamente la bandera nacional y en fechas itálicas, la de aquella Nación.
IV)Las plazas mencionadas, están en uso público.
PROPIEDAD Y TENENCIA
Los bienes descriptos son propiedad de:
ADMINISTRACIÓN NACIONAL DE PUERTOS
DIRECCIÓN GENERAL DE ADUANAS
INTENDENCIA DE SALTO
RIESGOS
De las instalaciones reseñadas puede decirse en términos generales de apreciación visual, sujetos a inspecciones técnicas específicas que:
A)Los muelles principales, el muelle de crecientes, el Resguardo, las plazas y el Mástil de Plaza Italia, así como las demás plazas mencionadas, no presentan problemas de mantenimiento.
B)El edificio de la Aduana- Prefectura, tiene algunos deterioros en su parte interna que no afectan su estructura general
C)Las grúas están incluidas en el proyecto de restauración funcional de la ANP para el puerto local.
D)El muelle ferroviario se mantiene sin daños visibles aparentes, aunque en su momento debiera hacerse una inspección detallada.
FUNDAMENTACION
(Basado principalmente en la Exposición de Motivos realizada por la Arq Rosario Rodríguez Prati en el año 2001, actualizada con inclusión de nuevos datos por el Esc. Enrique A. Cesio)
I) Antecedentes Históricos
EL RIO.
El río Uruguay fue descubierto en 1520 por Juan Rodríguez Serrano, capitán de la “nao” Santiago, parte de la flota de Magallanes. En su recorrido no llegó más allá del Río Negro del Paraná.
En 1607 canoas de Hernandarias surcaron el río desde los rápidos hasta el Plata informando” este Río nombrado Uruguay trajo esta gente río abajo, fue ser río apacible de buena navegación y muy agradable, y de buenas tierras y partes para su población”.
Los misioneros de la Compañía de Jesús procedentes del norte fundan el 8 de diciembre de 1619 la primera reducción en el Uruguay, paralelo 28, seguida de otras. Dependen de Buenos Aires, pero comunican la zona.
En ese proceso la navegación es interrumpida por los arrecifes (itú) y por su propia existencia determinan un quiebre en el proceso de navegación y de poblamiento de las márgenes del río.
LA CIUDAD Y EL PUERTO
La ciudad de Salto se implanta en una privilegiada situación geográfica.
“Dominando horizontes, asentada en suaves colinas, ríos y bosques, con su cielo azul y su clemente sol subtropical, polícroma como la luz que desintegra un prisma, con su caserío compacto y su aureola de jardines, sencilla en su atavío de infancia, surge la ciudad como la lámina azogada del Río ante los ojos del viajero que remonta el Uruguay en su curso medio…”
Esta descripción vale por si misma para relacionar la importancia entre el río y la ciudad. Así como el carácter de último puerto utilizable río arriba.
La fundación de la ciudad es un proceso que se inicia el 8 de noviembre de 1756, cuando el Gobernador José Joaquín de Viana se estaciona con un contingente de 400 hombres y permanece un tiempo en el sitio. Retirada la fuerza militar hay constancias de un lugar poblado que continúa en forma precaria hasta tomar mas impulso cuando las invasiones portuguesas en 1817. La ciudad tendrá su desarrollo fundamental a partir de la Independencia Nacional y luego, cuando el 16 de junio de 1837 se crea el Departamento y se convierte en su capital.
La ciudad de Salto nació entonces en vista de una imperiosa necesidad geográfica. Puente de unión entre el bajo y el alto Uruguay, y en ello estriba su razón de ser, el secreto de su engrandecimiento paulatino. “Ciudad del futuro nada le falta para asumir el rango que le corresponde en la historia de nuestros progresos: riqueza terrestre y riqueza fluvial, (….) carbón blanco inexhausto manantial a flor de roca, mina hoy inexplotada. Alma de usina, que acuñará oro a millones cuando la hidráulica enfrente su torrente” Destino hecho realidad.
Construcción del muelle de hormigón. Clic en las imágenes para ampliar:
CREACION DE LA ADUANA
Cuando Bella Unión formaba parte del departamento de Paysandú, en la triple frontera con Argentina y Brasil, fue el primer punto indicado para crear una aduana. No ocurrió eso, pero en 1829 se crea una en Salto, trasladada al año siguiente a Paysandú.
Por decreto de 1 de diciembre de 1832, se creó una Receptoría en el puerto de Salto.
En 1833 el gobierno central sacó a remate las receptorías, arrendándolas al mejor postor. Pasadas a manos privadas con la intención de que celo avivara el control y evitara el contrabando.
Años después se regresó al dominio público, ocupando la jefatura varias personas hasta el fin de la Guerra Grande.
En 1853 el Gobierno aprobó un reglamento sobre depósitos que beneficiaba a las aduanas de Montevideo y Salto.
La ley de 13 de julio de 1856 dio mas fuerza al privilegio señalado y la receptoría salteña fue el núcleo mercantil de mayor importancia del litoral, alcanzado sus rentas grandes cifras.
Por esos tiempos Salto se había convertido en la Gran Ciudad Comercial del Litoral.
Las oficinas de la ADUANA se ubicaron en la esquina de las calles Daymán y Juan Carlos Gómez, pero un gran incendio en 1852, en un sitio cercano, hizo pensar en dar asiento a la oficina en un lugar sólido y propio.
Mariano cabal, rico hombre de negocios, fue el concesionario de la obra, realizada por el español Roses, durante varios años.
Ese edificio de dos plantas se habilitó antes de estar terminada. En 1874 durante el gobierno de Ellauri se destinaron fondos para adquirir terrenos colindantes y construir depósitos, pero ello se retrasó por diversas circunstancias, de modo que recién en 1904 se pudieron terminar.
LAS COMPAÑIAS FLUVIALES DE NAVEGACION
Es obvio que con las condiciones naturales de navegación del río Uruguay y el crecimiento de la actividad comercial y productiva de Salto, dada la ubicación previa a los arrecifes de Salto Chico y Salto Grande, creciera al mismo tiempo la necesidad de contar con el transporte adecuado.
Coinciden en esa segunda parte del Siglo XIX como habitantes de la ciudad personalidades de fuerte carácter emprendedor. Por citar solamente a algunos de ellos, se menciona a Ricardo Williams, Mariano Cabal, Pascual Harriague, Dionisio Trillo, Saturnino Ribes, Manuel Ferrando, José G. Amorim, Diego lamas, Teófilo Córdoba, quienes con sus condiciones naturales y sus relaciones incluso en la Argentina, emprenderán la creación de un banco, de una compañía naviera, de los edificios de la Iglesia del Carmen, la Aduana, el Resguardo, la Jefatura de Policía, los saladeros, los astilleros, el Instituto Politécnico, los grandes hoteles y el Hospital , el Hipódromo y otras instituciones de gran trascendencia.
En 1857 se funda en esta ciudad la primera compañía del Río de la Plata con el nombre de “Compañía Salteña de Navegación a Vapor”, siendo sus accionistas Trillo, Texo, Cabal, Sañudo , Claverie y otros. Sus primeras naves fueron el “Salto” y el “Montevideo”. El primero fue construido por “T.y G. Thomson” de Glascow, bajo la supervisión de Apolinario de los Santos, gerente de la compañía salteña. El “Salto” tenía capacidad para 80 pasajeros de cámara y 40 de segunda, 191 toneladas, 47 metros de largo y 6 de ancho y 1,5 de calado.
La prosperidad de la Compañía se interrumpió en 1859 por problemas políticos argentinos. El General Urquiza, accionista mayor de la Compañía adquirió el total de las partes y puso los elementos disponibles al servicio de su enfrentamiento militar interno.
“No obstante, dicen Fernández Saldaña y Miranda, a principios de 1860 pudo ofrecer cuatro viajes mensuales entre Montevideo y Salto, con escala en Fray Bentos, Nueva Palmira, Paysandú y Concepción del Uruguay y otra línea hasta Rosario de Santa Fé, con escala en San Nicolás.”. Entre febrero del 60 y enero del 61 la empresa transportó 12.794 pasajeros en la línea del Uruguay y 15.072 en la del Paraná.
En 1862 surge la “Nueva Compañía Salteña de Navegación a Vapor”, que desarrolla un éxito creciente hasta que le sucede por 1865 lo mismo que la anterior cuando sus buques se utilizan en las guerras civiles.
En 1866, Saturnino Ribes, francés de habilidad y gran emprendedor, antiguo empleado de la primer Compañía mencionada se hace armador y crea las “Mensajerías Fluviales a Vapor”. La competencia entablada se soluciona cuando ante problemas de dirección de sus competidores, Ribes compra esa empresa y queda dueño del río.
Según Barrios Pintos, nunca nadie había logrado mayor flota, mayor tránsito, más barcazas, mas transporte. Ribes genera una actividad inusual en la zona norte de Salto al instalar sus astilleros que se mantendrán en actividad hasta cerca de 1945 (Aun hay en Salto sobrevivientes de sus empleados).
En 1888 Ribes vende sus propiedades a la inglesa “Platense Flotilla Company Limited y aunque se dice se había comprometido a no reiniciar esa misma actividad, formó la “Mensajerías Fluviales del Plata”, haciendo quebrar a la anterior al poco tiempo.
Al fallecimiento de Ribes, sus herederos la vendieron a Nicolás Mihanovich, quien las explotó hasta mediados del siglo XX.
Se han escrito numerosos trabajos sobre la importancia del río, su puerto y la navegación, que justifican la afirmación de que esa fue una causa no única, pero sí decisiva del crecimiento y auge de la ciudad de Salto.
II) Los Elementos incluidos en la Declaratoria solicitada
EL EDIFICIO DE LA ADUANA
Aunque no hubo un proyecto global del AREA PORTUARIA, las realizaciones coexisten en forma armónica.
“Mirando el puerto hacia el centro se advierte el edificio de la Aduana, de sólida construcción y de buen gusto arquitectónico. Es el mejor de los edificios públicos de la ciudad” C.A.Lecueder. 1910 en el Uruguay a través de un siglo.
El edificio se inició en 1860 con terminación en 1904 (¿?). Es obra probable de un constructor italiano y manifiesta un talento creativo, libre en sus concepciones.
Se inserta dentro de la tardía influencia de la vertiente neoclásica italiana, que integraba el historicismo ecléctico europeo, cuya vigencia en el Uruguay se corresponde con la segunda mitad del siglo XIX.
Tanto en el desarrollo de sus plantas como de sus elevaciones se distinguen claramente los elementos y reglas que rigen los aspectos formales de esa arquitectura.
El acceso principal es fácilmente identificable ya que se ubica en el eje de simetría de la fachada, destacándose el sitio con un volumen elevado que contiene un reloj y un escudo nacional en bajorrelieve. Los ornamentos de este volumen se identifican con elementos del barroco.
La fachada principal de divide en siete paños, cada uno de ellos contiene dos vanos, uno sobre el otro. Estos paños no son idénticos entre sí. Tres de ellos, los centrales contienen balcones que se apoyan sobre originales ménsulas de geometría pura que anticipan un gusto mas austero. Las fajas a ambos lados se diferencian para jerarquizarlos.
Los vanos inferiores destacan su arco de medio punto, con bellas rejas de forjado, salvo el del acceso, cuya puerta lo ocupa todo.
La fachada lateral, más simple, mantiene las mismas diferencias entre paños.
Al centro el conjunto es de dos vanos arriba y dos abajo. El eje se destaca con un remate mas sencillo q. La originalidad radica en que la simetría se completa con la esquina en ochava, vale decir que termina por no ser tal. Sin embargo se ve compensada.
Los vanos de toda la planta baja se manifiestan como puertas, probablemente por las funciones para las cuales fue concebido.. Los de la planta alta ubicados en perfecta concordancia con los de la planta baja, son también de medio punto, pero se diferencian en su ornamentación.
La ornamentación general que se aplica cuidando el estudiado ritmo, consiste en columnatas chatas que luego se dividen de a dos pares, destacando a modo de pórticos el acceso y los paños principales, a su vez, éstas contienen un despiezo horizontal. Los llenos semejan despiezos de ladrillo visto, siendo en algunos dispuestos en fajas, detalle que se repite en la mayoría de los dinteles de medio punto de la planta superior. Las dovelas de estas plantas se continúan como columnas llegando hasta el arquitrabe.
La cornisa continua en todo el edificio, se altera en las esquinas de la fachada principal, transformándose en un tímpano, que corresponde a las cubiertas a dos aguas de los grandes salones. Estos salones se techan con cubiertas a la porteña a dos aguas, con una estructura sustentante que consiste en dos cerchas de madera, a la vista. En los restos de las salas aparecen los cielorrasos. En el interior los salones se abren hacia un patio circunvalado por una gran galería, abierta en dos niveles, cuyo entrepiso es enteramente de madera.
Las esquinas y algunos detalles se resuelven con el clásico almohadillado de sillería (imitación) .Es un conjunto realmente magnífico y singular.
Cabe señalar que a principios del siglo XX, intervino en la ampliación y terminación del edificio el reconocido arquitecto italiano Domingo Francisco Rocco, autor de notables edificios y viviendas de la ciudad de Salto.

EL RESGUARDO

Este edificio es el primero que acoge al viajero al descender en los muelles de Salto. Se trata de una construcción muy sencilla compuesta de una planta de tres rectángulos que se componen en forma casi simétrica, mostrando esa simetría hacia los cuatro costados. Una cubierta liviana de chapa sobre cerchas de madera a cuatro aguas cubre la misma. Ha tenido funciones de resguardo y a veces de aduana, pasando mucho tiempo de su vida bajo agua, pues las crecidas del río apenas superan los 10 metros, la invaden.
La planta alta presenta en todo su perímetro un balcón con barandas de hierro forjado, así como la original escalera de acceso a la misma.
Debajo del ese balcón y continuando le perímetro existía una galería de cubierta liviana, para protección de lluvias y soles. Es una típica construcción de la zona.
Las fachadas simétricas todas, manifiestan sus diferencias acordes a la orientación y funciones. Los vanos, con dinteles escárzanos se ubican en un adecuado ritmo, de llenos y vacíos. La simetría se jerarquiza con un pórtico de falsas columnas que rematan en la cornisa perimetral, destacándose con molduras a modo de simples capiteles.
En la fachada principal (la que da acceso al público) un bajorrelieve gravado en el revestimiento manifiesta su función.
La ornamentación casi imperceptible, da digna terminación a las fachadas, con una pequeña moldura que da forma a las mochetas y guardapolvos. Los llenos se dividen en tímidas buñas horizontales que rematan conformando las dovelas y sus pares en los grandes arcos de acceso a la planta baja.
Su máximo valor consiste en la pertenencia a ese especial conjunto del área portuaria.
Debe señalarse que en la actualidad en la planta superior funciona el Museo del Río”, manejado por una Comisión de amigos de la navegación y el curso fluvial.
LOS MUELLES PRINCIPALES
Esta estructura sustituyó a los antiguos muelles de madera y son el tiempo, las mas actuales. Son obras de ingeniería de hormigón, adecuadas perfectamente a las funciones para las cuales se construyeron.
Forman una especie de quiebre de su iniciación desde el Resguardo hacia el río, doblando hacia el sur en forma casi paralela al curso fluvial..
Se componen de dos niveles, uno a la altura de la amplísima explanada inferior y la otra al del tramo de acceso.. A la estructura de losas y pilares se agregan cruces de San Andrés del mismo material.
Sobre el tramo paralelo al río, se movilizan las dos grúas metálicas.
Estas instalaciones han soportado innumerables inundaciones, resistiendo de manera formidable, adquiriendo un Pátina característica del hormigón que permanece mucho bajo el agua. Su estado actual es bueno.
Por su parte el perímetro de explanadas está cercado con muros y rejas.
LAS GRUAS
Las grandes grúas de fabricación metálica constituyen un referente visual ineludible de Salto. Los salteños no conciben la perspectiva hacia su “río” si la presencia de esas dos grúas a quien un poeta local denominó” las jirafas grises”.
Son de esas estructuras que sin ser bellas aportan al paisaje esa identidad que terminan por transformarlas de tan queridas, en hermosas.
EL MUELLE METALICO
Este muelle, es el ubicado mas al norte del área y fue construido para las operaciones del Ferro Carril Noroeste, cuya estación se encuentra unos 500 metros hacia el este. Las vías lo transitan en su parte superior. Concebido para determinada función es una hermosa estructura metálica, pura tecnología y por lo tanto, atemporal. Estructura que aun asombra por su geometría, armonía, como desafiante e indestructible.
Su emplazamiento nace en un amplio paredón de piedra, trabajo de sillería que en aquellas épocas, resultaban de una tradición del sitio, ya que Salto era conocida como la ciudad de la piedra.
Se extiende hacia el río entre árboles y arbustos y es conocido popularmente como “ el muelle negro”. En el atardecer y cuando hay calma su reflejo traduce la serena lectura del río, que acrecienta su belleza cuando las bandadas de garzas blancas se aposentan en él, aumentando su indudable carácter testimonial.
EL MUELLE DE CRECIENTES
Esta construcción de hormigón está instalada al final de la dársena sur y se construyó pensando en las crecientes habituales, para permitir la continuidad de los servicios. Dada la casi desaparición de la navegación de pasajeros y carga, se limita a servir en ocasiones de grandes crecientes para las lanchas del servicio diario a Concordia.
Tiene un pasaje vehicular en su nivel inferior que permite unir la parte sur y norte del área. Por su ubicación es el remate perfecto para el límite sur de la zona a declarar.
PLAZA ITALIA Y MASTIL ANTENA
A nivel de la explanada portuaria superior, hacia el sur, sobre la dársena sur, se extiende un espacio levemente enjardinado, que lleva el nombre de Plaza Italia. Es una forma de resaltar la llegada por ese sitio de la mayoría de la inmigración italiana, referente decisivo en la conformación poblacional salteña.
Con motivo del Centenario de la República, la Sociedad Italiana “Unione e Benevolenza” resolvió acreditar su gratitud para con el país y la ciudad dejando “unas verdadera obra de arte y de embellecimiento del nuevo puerto de Salto, del que será también el faro, constituirá al mismo tiempo la consagración de la obra de progreso realizada hasta ahora por los viejos italianos…”
La idea fue del Profesor Pedro Dalbono y la creación de Edmundo Prati. Ejecutada en bronce y acero, sobre un pedestal de granito, se fundió en Venecia. Tiene una altura de 27.50 y una base de 3,20.
En un comienzo tenía un faro de dos mil bujías y se alzaba una bandera de 12×6 encargada a Milán.
En la actualidad sigue siendo usada como mástil. Desde 2006, cuando los 250 años de la ciudad, la Prefectura se ocupa de izar y arriar la bandera uruguaya diariamente. En ocasión de celebraciones italianas se sube además la bandera de Italia.
PLAZOLETA ROOSEVELT
Terminada la Segunda Guerra Mundial, la Intendencia de Salto, con el apoyo de su pueblo, consideraron oportuno homenajear al Presidente de los Estados Unidos Franklin Roosevelt, fallecido casi al fin del conflicto.
Se utilizó el espacio que da comienzo a la calle Principal de la ciudad, antes Real, ahora Uruguay, junto al edificio de la Aduana, para generar un escalonado balcón hacia el río.
Un espacio de unos 100 x 30, con numerosos canteros, árboles y arbustos, rematados en una balconada de balaustres, con una escalera central que permite descender hacia la explanada portuaria, constituye una de las posiciones más notables para apreciar la majestuosidad del curso y los famosos atardeceres salteños.
Sobre el límite norte, pared del edificio de la Aduana, se ha instalado una fuente ornamental, que representa a una mujer y un animal, abrevando, donada por la colectividad brasilera en ocasión del Centenario de la República.
La obra se inserta en esa área portuaria integrándola además, a la cercana Casa de Gobierno actual, cuya declaratoria se solicita por separado.
PLAZOLETA DE LOS RECUERDOS
Comprende parte de la manzana delineada entre las calles Brasil, Chiazzaro, 19 de Abril y comienzos de la Costanera Norte. Fue en su momento la parte primero habitada y está ubicada frente al Edificio de la Aduana y al Puerto.
Fueron demolidas todas las construcciones y se reunieron allí recuerdos propios de la ciudad: fuente de agua de OSE, columnas del alumbrado público, rocas “cabeza del toro” de las cascadas de Salto Grande, bancos de plaza y otros elementos y se inauguró en noviembre de en celebración a la ciudad de Salto.
Más allá de las opiniones arquitectónicas o jardinísticas, se ha convertido en sitio popular de reuniones, a veces de actuaciones musicales y una referencia a lo portuario, definitivamente integrada.
PLAZOLETAS LIBANO Y DEL LEONISMO
En el resto de la manzana antes descripta, hay dos formas irregulares en las cuales ha quedado constancia de la presencia de Líbano, por parte de los descendientes de libaneses que forman la demografía local; en la otra al movimiento Internacional de los Clubes de Leones. En una existe un monolito con un grabado de un cedro representativo de la nación de Medio Oriente; y en la otra un elemento de la “L” que representa al citado núcleo internacional.
Forman parte inseparable de todo el conjunto que se ha venido describiendo.
PLAZA 1º. DE MAYO
Hace Poco años la Intendencia quiso reconocer al movimiento obrero, dándole el nombre de “1º. DE MAYO” al espacio de la contigua Plazoleta Roosevelt, ubicada en nivel mas bajo y calle por medio con la Plaza Italia.
Aunque aun mantiene sus características originales de jardinería, está proyectado realizar en ella, innovaciones adecuadas que no modifiquen su inserción en medio del área protegida que se requiere.
Ha sido el lugar elegido por el movimiento sindical para la realización de sus actos colectivos de la fecha que lleva la Plaza.
ARGUMENTOS FINALES
La Ciudad de Salto celebró en el 2006, sus 250 años de fundación, con actos de todo tipo y durante los 12 meses. Inició los mismos en la Explanada portuaria y en la Plazoleta Roosevelt, dejando un monolito y haciendo una fiesta musical, con miles de salteños.
Fue el reconocimiento que “allí empezó todo”
En consecuencia a los valores patrimoniales e históricos, se une el valor patrimonial intangible y la unidad real de lo que ello significa para esta colectividad.
Así como casi todo se inició en el siglo XIX, los salteños del siglo XX lucharon y obtuvieron la realización de la Represa de Salto Grande, la obra pública más importante que hasta hoy haya hecho el país, por su significación y por el monto de la inversión.
Quienes viven en este nuevo siglo, se sienten responsables del mantenimiento de aquellas grandes obras que , en este caso, demuestra una continuidad hasta hoy mismo.
Salto quiere revalorizar siempre a su Río, su Puerto, sus grúas, su Muelle Negro, el Resguardo, la Aduana, las plazoletas “del puerto”; sus atardeceres y su pasado, unido a un provenir que se nutre en el júbilo de sus aguas, para extraer de ellas, símbolo de vida, lo mejor del futuro.
Salto, agosto de 2007.
Fuente:  http://saltopatrimonio.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.