Se produjo un error en este gadget.

21 jul. 2014

DÍA DEL PORTUARIO: EXPOSICIÓN EN HOMENAJE A ELOY BOSCHI Y MIGUEL ANGEL ZELAYETA



El próximo 21 de julio se celebra el Día del Trabajador Portuario. Por tal motivo, la Administración Nacional de Puertos inaugura en el hall de su Edificio Sede (*), una muestra de fotos de los artistas portuarios Eloy Boschi y Miguel Angel Zelayeta, autores de numerosas obras de temática portuaria entre las que se destacan pinturas murales en diversas locaciones del Puerto de Montevideo. En esta exposición, a través de los registros fotográficos, se puede apreciar a los citados artistas en plena realización de algunas de sus más reconocidas creaciones. (*) Rambla 25 de Agosto de 1825 N° 160 | Tel: 1901 | Montevideo - Uruguay Días lunes a viernes de 10.00 a 16.00 hrs.








Eloy Licinio  Boschi Angerami.
Nació en Salto un 16 de marzo de 1928.
Su formación como artista fue fruto de su paso por la Escuela de Bellas Artes.
También cursó estudios de Introducción a la Museología en nuestro país, en el Instituto Hispánico de Cultura de Madrid se formó en restauración; y en Italia obtuvo el título de Magisterio de Arte y Curso Superior de Dibujo Industrial en el Instituto Estatal de Florencia.
A los 26 años de edad ingresó a la Administración Nacional de Puertos. Al poco tiempo después contrae matrimonio con Hilda Margarita, con quien tendrá una hija, Mónica.
Se desempeñó en diferentes dependencias de esta institución pasando por La Dirección General de Servicios Terrestres Adquisiciones, División Servicios Terrestres, Dirección de Relaciones Públicas entre otros. En calidad de “pase en comisión” trabajó unos años en el Ministerio de Educación y Cultura – Taller de restauración del patrimonio Artístico y Cultural de la Nación en el Museo Histórico Nacional.
Ha dejado plasmado su arte en diferentes rincones del puerto de Montevideo. Un ejemplo de ello es el mosaico y cincelado en cobre que podemos ver en el vestíbulo del edificio del entonces edificio de la División Terrestre en el recinto portuario. Allí podemos ver más de una técnica que utilizaba este gran artista.
También en el recinto portuario, donde hoy se ubican los depósitos de Supramar, se encuentra el mural “El Mercurio” un mural al fresco que ha sido y es muy emblemático por todo lo que representa su simbología, y por el cual ha merecido en el año 1981 un Diploma de Mérito por parte del Directorio de esta ANP. Este mural ha sido y es hasta el día de hoy objeto de estudio de artistas, restauradores, investigadores y aficionados de varios lugares del mundo.
Con 60 años es dado de baja en esta ANP para acogerse a la jubilación.
Fallece en el año 2000 a los 72 años de edad.
Fuente: Unidad Administración de Personal

Miguel Angel Zelayeta
Nació en Rocha el 26 de mayo de 1929.
Ingresó a la Administración Nacional de Puertos con 24 años, estando casado con Marta, con quien tuvo una hija, Olga Elizabeth.
Cumplió funciones en la Dirección General de Servicios Terrestres, Talleres, Gerencia General entre otras.
Su formación como pintor se inició en la Escuela de Artes  y Oficios. En el año 1962 con autorización del Directorio se embarca en el vapor Tacoma hacia Europa donde prosigue con sus estudios en arte pictórico en España e Italia.
Fue invitado por el Instituto Cultural Uruguayo – Brasilero a exponer en una muestra de pintura en la ciudad de Porto Alegre en el año 1957.
Dada su destreza le son asignados diferentes trabajos para realizar obras y decoraciones en el instituto, realizando principalmente murales y cuadros. Entre sus principales obras contamos con el ya conocido mural del hall principal del edificio sede de esta ANP, que simboliza cada una de las tareas, labores y oficios que se realizaban en nuestros puertos.
Estuvo en comisión en la Inspección Departamental de Enseñanza Primaria de Salto, donde realizó obras artísticas en las escuelas N° 31 y “Termas del Arapey” de aquel departamento.
Estando en comisión en la Dirección Nacional de Turismo se le conceden funciones de promotor turístico y actividades de arte plástico en Brasil.
Sus obras han sido merecedoras de diversos premios tanto en nuestro país como en el exterior. Hoy día además de ser comercializadas forman parte de los acervos de varias galerías de arte.
A los 45 años de edad, por renuncia es dado de baja de esta administración, pasando a residir en Bahía, Brasil, donde fallece aproximadamente a los 70 años de edad.
Fuente: Unidad Administración de Personal.
Organizan e invitan : Área Sistema Nacional de Puertos – Responsabilidad Social
Unidad Investigación y Patrimonio Documental - División Comunicación y Marketing - División Obras y Mantenimiento - Unidad Administración de Personal -  Unidad de Relacionamiento Nacional e Internacional.



Así nació el Día del Portuario
Un poco de historia….

Carlos Castillo



En abril de 1941 Julio Herrera Sanguinetti presentó una interesante iniciativa a la Comisión Directiva de la Asociación de Funcionarios Portuarios: la creación del Día del Portuario”.
En su exposición de motivos decía Herrera Sanguinetti: “...llevados por un espíritu amplio que abarque mucho más que los problemas económicos, debemos encarar el problema de la intensificación de la camaradería,....uniendo la gran familia portuaria en una sola idea: confraternización”.
“La Asociación de Funcionarios Portuarios ha establecido, conforme lo preceptúa su Estatuto, el Día Portuario, y para ello hemos fijado la fecha conmemorativa de la ley de 21 de julio de 1916 que dio forma jurídicamente orgánica y oficial, definitivamente, a lo que hoy constituye la Administración Nacional del Puerto de Montevideo¨.
Con el transcurrir de los años este evento se ha ajustado estrictamente a aquel estatuto de 1943, celebrándose lo que podríamos llamar el “Día del Funcionario de la Administración Nacional de Puertos”(*) por encima del concepto mucho mas universal que implica el término “Día del portuario”.


Volviendo al 21 de julio de 1943:
Festejos de los portuarios y de toda la ciudad.


En el primer acto oficial del Día del Portuario se dispuso un gran lunch general, realizado en las amplias naves del Depósito 7, ese día 21 de julio a las 16 horas. “Las mesas preparadas al efecto, resultaron insuficientes para dar cabida al numeroso personal presente. Más de miltrecientos portuarios dieron una abigarrada animación a esta fiesta eminentemente popular, sin protocolos, llena de alegría y pletórica de entusiasmo”, evocaba Acción Portuaria. “Una nota bulliciosa y emotiva, la dieron los remolcadores de la flota portuaria, maniobrando gallardamente empavesados, frente al Depósito 7… Las sirenas se internaron por las calles de la ciudad contiguas al puerto, provocando de inmediato una crecida concurrencia de personas que se sumaron a los portuarios en la celebración del Día del Portuario”.
Eran los remolcadores: Antonio D. Lussich comandado por José M.Mazzeo; el Powerfull capitaneado por Saturnino Bustos Martínez; el José Pascual piloteado por Juan Maresca; el Plata dirigido por Octacilio Daguerre; y el remolcador del Dragado T.R.3, que guiaba Ángel Saturno.

Decía en el  discurso inaugural Manuel Cean (AFP), en aquel primer festejo del Día del Portuario:
Después de tantos años de aislamiento colectivo, parece haberse encendido el sol de la amistad en el horizonte portuario para que sus rayos iluminen-en azul esperanza- el sendero del afecto y del entendimiento de todos en beneficio de todos… El puerto es nuestro en su doble aspecto; porque somos sus servidores y porque somos uruguayos; y debemos cuidarlo y defenderlo y prestigiarlo con las mas honorables de las conductas porque de él emerge la savia que nos fortalece y fortalecemos a los nuestros” .



Por un verdadero “Día del portuario”:
Es claro que el homenaje al trabajador portuario que se pretende con esta conmemoración, no se ajusta a la realidad que marca hoy en día la matriz social, cultural y empresarial del Puerto de Montevideo en particular y de los puertos uruguayos en general.
El 21 de julio debería ser celebrado por todos los trabajadores y trabajadoras portuarias, no solo por aquellos que integran la ANP si no también por los que actúan en el área privada. Por otra parte, según nuestra modesta opinión, no debería ser un homenaje tan solo montevideano, si no que buena cosa sería que se incluyan a los puertos del interior de la República.
Esto se intentó pero el centralismo de la capital pudo más.
¿La colectivización del Día del portuario restaría importancia a la ANP como máxima autoridad portuaria?
De ninguna manera, la ANP no puede estar ausente de ningún recordatorio serio, ya que se puede decir que históricamente es la “institución madre” de  la actividad portuaria.
Esta discusión es similar a la que tuvimos hace algunos años con un grupo de funcionarios de la ANP quienes representaban, de alguna manera, la opinión de las autoridades de la empresa . El centro de la discusión era  nuestro planteo de crear un museo portuario, planteo que el referido grupo enfrentaba argumentando que el museo debería ser tan solo de la Administración Nacional de Puertos, no incluyendo al resto del puerto.
Nuestro argumento en cambio, era el mismo que el referido antes; no se puede concebir, para este caso un museo portuario, sin tener en cuenta a la ANP , ya que , y repetimos, es la “institución madre” de la actividad portuaria.
Simplemente el trabajo cambió, se diversificó y  la actividad que hoy llevan adelante empresas privadas es la continuación del punta pie inicial dado por la Administración Nacional de Puertos.
El mejor ejemplo de integración lo dio el viejo SUANP (Sindicato Único de la ANP), transmutado hoy en SUPRA (Sindicato Único Portuario y de Ramas Afines) se ajustaron  a los tiempos integrando a todos los trabajadores de la actividad portuaria.
En definitiva, es en este sentido que proponemos se tomen en cuenta estas reflexiones. Que el Día del portuario sea realmente un Día del portuario, celebrado por todos los vinculados con la actividad y de ser posible en un marco festivo de puertas abiertas, integrando a toda la sociedad en un festejo que opaque al mismísimo Día del patrimonio, único momento del año en que el puerto puede ser visitado por la ciudadanía, ciudadanía a la que los portuarios, sin excepción, nos debemos y pertenecemos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.