Se produjo un error en este gadget.

14 sep. 2013

"CLARA Y" (EX "MARÍA MADRE") : 40 AÑOS EN PAYSANDÚ


El “María Madre” arribó al puerto de Paysandú, el 29 de marzo de 1902 con un cargamento de sal, descargada la misma, se procedió a embarcar 15000 cueros de novillos salados cuyo valor era de $120.000, por cuenta de la firma "F. Langemann y Cía" del comercio de Montevideo, con destino a Amberes.
Es entonces que un simple entredicho sobre fletes, entre el armador y el embarcador, desató la reacción en cadena que habría de inmovilizar la barca durante varias décadas.

EL velero "Clara Y", más conocido con su antiguo nombre de "María Madre" 
ex "Langland", tiene una nutrida historia, aunque por cuarenta largos años estuviera inmovilizado en las tranquilas aguas del puerto de Paysandú, condenado a esta condición por un interminable pleito.
Los habitantes de Paysandú como es natural llegaron a sentir que aquella gallarda silueta que embellecía su puerto, formaba parte definitiva del mismo y los actuales propietarios al disponerse a retirarlo tuvieron el gesto de reconocer ese sentimiento, donando el mascarón de proa (2) para la ciudad el que permanece en el Museo Histórico Departamental .


"CLARA Y"  FRENTE  A LAS COSTAS DE PAYSANDÚ

El ex "María Madre" probó encontrarse en muy buenas condiciones de conservación en cuanto al casco se refiere, debido al hierro dulce empleado en su construcción y al hecho de flotar liviano en aguas de río, donde la corrosión es mínima para este material. Es sabido que el hierro, resiste mejor que el acero la corrosión; esto hizo exclamar a un viejo operario esta frase que me pareció muy oportuna: "este barco está conservado porque tiene setenta años, si tuviera cincuenta estaría listo", refiriéndose con esto a la época en que se puso en boga la construcción de acero.

Historial
1875 Botada el 4 de agosto como Langland para W. H. Tucker, registrada en Swansea, bandera inglesa
1897 Vendida a B. Balestrino renombrada Maria Madre, registrada en Génova bandera italiana
1910 Transferida a Fratelli Balestrino
1903 Embargada en Paysandu
1936 Rematada, adquirida por la Asociación de Amigos de la Ciudad de Paysandú
1942  Adquirida por la Naviera Olimar S.A, renombrada Clara Y, registrada en Montevideo
1943 Convertida en buque mercante
1944 Naufraga a raíz de un temporal frente a la Isla Gorriti, reflotada.
1957 El 4 de mayo parte de Montevideo con destino a Santos a cargo del Cap. Primitivo Cabrera  El 10 de junio cargado con 140 toneladas de yerba mate parte hacia Montevideo. El día 13 de junio a raíz de una espesa niebla y fuertes corrientes encalla cerca del faro Solidao 20 millas al norte y a 180 millas de Río Grande. Al día siguiente las autoridades brasileñas informan al agente del buque Piñón Saez Vidal, que el mismo se declara perdida constructiva total, con perdida de la carga, estando toda la tripulación a salvo.


"CLARA y" ENCALLADO FRENTE A LA COSTA DE PUNTA DEL ESTE

Características del buque:
Eslora 52,90 Manga 9 Puntal 5,40 NT 284 GT 767 (originalmente 670 ton)
Barca de 3 palos reconvertida en mercante en 1943
Propulsión dos motores semidiesel Bolinder 158 nhp

FUENTES: 



"CLARA Y" EN PAYSANDÚ

40 AÑOS EN PAYSANDÚ: ¿POR QUÉ?

LOS DETALLES DEL CASO POR EL Capitán de la Marina Mercante Gastón Verri (EXTRACTO DE SU EXPOSICIÓN EN LA LIGA MARITIMA(*)


CLARA Y,  EL ÚLTIMO BUQUE VELERO DE CARGA DE LA MARINA MERCANTE DE URUGUAY

Nos cuenta el Sr. René Furest en su libro Historias del mar: "...que este velero de tres palos, con aparejo de barca, había sido construido en Inglaterra en 1875 en los astilleros que R. Dixon y Co poseían en Middlesborough (York), donde el rio Tees desemboca en el Mar del Norte
Este velero fue bautizado “Langland” y tenía la más alta clasificación del Lloyd :100 A 1.
"...Sus primeros propietarios, los señores Simpson Brothers, de Swansea, dedicaron el flamante barco a transportar salitre chileno hacia Europa por la traicionera ruta del Cabo de Hornos..."
 Cumplió 22 años realizando esta travesía, hasta que en 1897 fue adquirido en Bélgica por el armador italiano Bartolomé Ballestrino, quien lo matriculo en Génova bajo el nuevo nombre de “María Madre”.
El mando quedo a cargo de Pedro Ballestrino, hermano de Bartolomé.
El “María Madre” arribo al puerto de Paysandú, el 29 de marzo de 1902 con un cargamento de sal, descargada la misma, se procedió a embarcar 15000 cueros de novillos salados cuyo valor era de $120.000, por cuenta de la firma "F. Langemann y Cía" del comercio de Montevideo, con destino a Amberes.
Es entonces que un simple entredicho sobre fletes, entre el armador y el embarcador, desató la reacción en cadena que habría de inmovilizar la barca durante varias décadas. 
Se terminó de cargar, el 4 de julio, quedando a son de mar.
El buque no zarpa.
El 7 de julio: "...Ballestrino desembarca y entabla protesta ante las autoridades por no habérsele consignado un anticipo convenido y por la no entrega de documentos del buque y de la carga..."
Bossio y Selves, respondió que la protesta era infundada, que el buque estaba despachado desde el día 4."...Por tal motivo solicitan al Juzgado Letrado de Paysandú, que se intime judicialmente a Ballestrino ..."
Estudiado los antecedentes, el juzgado ordena se intime a zarpar.
"...Desacata Ballestrino la orden y opone recursos de apelación, que perdió en primera y segunda instancia. Tres veces se le reitero la intimación y otras tantas se negó a zarpar, iniciando nuevos juicios he interponiendo nuevos recursos..."
En el mes de septiembre el Juez dicto sentencia definitiva, imponiendo la orden de viaje e invocando que el valor del cargamento era garantía para la acción de daños y perjuicios. Pero el capitán de la “María Madre” nuevamente se negó a zarpar.
"...Ante esta negativa, La casa Langemann pidió que se descargaran los cueros para fletar otro barco. Al no acatar Ballestrino el correspondiente mandato, el Capitán de Puertos de Paysandú hizo desembarcar a la tripulación para hacer posible la descarga..."
Al serle devuelto luego el barco, el capitán formulo una protesta :
"...El buque y los botes están en malas condiciones de conservación. Las velas deterioradas, los cabos cortados, la manija de la bomba inutilizada, los cronómetros parados..." El buque quedo fondeado cincuenta días. "...En consecuencia no puede hacerse a la mar sin previa inspección en un dique seco de Montevideo o Buenos Aires".
La Casa Langemann solicito examinar los cueros para determinar el deterioro sufrido en los cuatro meses que ya habían transcurrido. El peritaje fijo la perdida en $8.000 a los que había que agregar los $10.000 que costó la descarga. Por este motivo se trabo embargo preventivo sobre el “María Madre” para asegurar el cobro de los daños y prejuicios.
Cuando el “Tangarupá”, embarcación de la Prefectura con las autoridades que debían cumplir la orden judicial amadrino al María Madre, la actitud hostil de los tripulantes hizo necesario el desalojo de los mismos.La tradición oral remite que el capitán hizo colocar la bandera italiana cubriendo la escala, por lo tanto fue pisada al subir por dichas autoridades, lo que provocó la furia de los tripulantes.
Al día siguiente, se les comunicó que podían volver al buque, pero el capitán se negó y pidió la intervención diplomática de Italia que en ese entonces tenía sede para la región en Buenos Aires siendo su autoridad el conde Bottaro Costa.
Grandes personalidades intervinieron en este áspero asunto; nuestro Ministro en Buenos Aires, don Daniel Muñoz, el fiscal de Gobierno, Dr. José María Reyes, los letrados José Pedro Ramírez y Pablo de María, como asesores del Estado y mas. Dado que las partes no lograban un acuerdo se sometió el litigio al arbitraje al Rey de Bélgica Leopoldo II.
En 1924 la Alta Corte de Justicia, presidida por el Ministro Benito Cuñarro, desecho los recursos impuestos por Ballestrino y "...ahogo las esperanzas que durante un cuarto de siglo alimento la terquedad del marino Genovés..." Quien ya anciano, abandono su barco en 1937 para retornar a su pueblo natal, Nervi.
No pudo hacer realidad la frase que pronunciara en algunas oportunidades durante el litigio: “Tornerò a L' Italia con alberi d'oro”.
En 1936 la nave fue rematada y adquirida por la Asociación de Amigos de la Ciudad de Paysandu.
Recuerdo que estando en casa de mis abuelos paternos en esa ciudad durante las vacaciones escolares, haber visto postales con la fotografía del “María Madre” fondeado frente al puerto.
...."Y un buen día a fines de 1942 comienza a reencarnarse en la vieja “María Madre” la leyenda del Ave Fénix, la compra la Naviera Olimar S A y es subida al varadero “Neptunia” (1) de Paysandú, y bajo la dirección del armador Lorenzo Marcenaro.
 Su casco de hierro dulce, es sometido a importantes reparaciones por un valor de $120.000.
Detalle curioso: en otros tiempos y en otros pesos ese fue el valor del cargamento de cueros motivo del pleito..."
German Frers en la revista Yacchting Argentino en el año 1944 dice: "...Los habitantes de Paysandu como es natural llegaron a sentir que aquella gallarda silueta que embellecía su puerto, formaba parte definitiva del mismo y los actuales propietarios al disponerse a retirarlo tuvieron el gesto de reconocer ese sentimiento, donando el mascaron de proa para la ciudad."
Hoy se encuentra en el Museo Histórico Departamental.
 El buque fue remolcado hasta Montevideo, al dique Mauá, donde se completo la reconstrucción y se modernizo su velamen. 

(*)TEXTO COMPLETO:http://ligamaritima.com.uy

"Clara Y" atracado en Nueva Palmira

(1) 1878 El Astillero Neptunia en Paysandú
Dedicado tanto a la construcción como a la reparación realizó una intensa actividad en sus primeros años de vida. A partir de 1900, mantuvo una actividad oscilante, entre buena producción

y la parálisis total. En 1963 es comprado y reactivado, conociéndose como astillero del litoral.


(2)EL MASCARÓN DE PROA DEL "CLARA Y" (EX "MARÍA MADRE");



Gracias al amigo Fernando Pontolillo por informarme de la existencia de la historia de este buque.CC