Se produjo un error en este gadget.

18 sep. 2012

Los uruguayos que desaparecieron en El Triángulo de las Bermudas

El Sylvia L. Ossa  
Los uruguayos que desaparecieron en El Triángulo de las Bermudas.

Era un 25 de setiembre de 1976,  el viejo Sylvia L. Ossa levaba anclas del puerto de Río de Janeiro, como tantas veces lo había hecho antes, en procura de la coste este de los Estados Unidos. Allí en Philadelphia descargaría las 15 mil toneladas de mineral de hierro que transportaban para la Frota Oceánica, enorme compañía brasileña que tenia barcos propios y charteados como el panameño Sylvia L. Ossa
Los muchos  uruguayos, capitán, oficiales, tripulantes de máquinas y cubierta, de los 37 hombres que componían el rol que completaban brasileños y algunos argentinos, habían sido contratados por una agencia de la calle Solís. Aquel día, nuestro amigo Washington Pintos desembarcaba en Río y seria el último en  que veía a sus amigos, desde aquella mañana que tomaron el vuelo en el Aeropuerto de Carrasco.
Frota Oceânica
El buque maldito  
Aquel buque había sido construido en 1943 en Estados Unidos como un petrolero del tipo T2 SE A1 de nombre Egg Harbor, navío igual a nuestros ANCAP Tercero y ANCAP Cuarto, pero en 1962 fue alargado a 183 metros y modificado para transportar minerales en un astillero alemán. En su vida marinera paso por muchas manos y tuvo diversos nombres. Su último dueño fue la Omnium Leader Corporation de Panamá. Para el año de la tragedia contaba con 33 años de servicio y como veremos no se encontraba en buenas condiciones.

El Triángulo del Diablo
Ya en 1492 Cristobal Colon al navegar en aquellas extrañas aguas del Caribe, experimento extrañas alteraciones  en la brújula y remolinos que lo apartaban de su ruta, y desde 1780 se registran misteriosas desapariciones de buques.  Desde la década del 40 alternan también aeronaves desaparecidas en el llamado Triángulo de las Bermudas.
El Triángulo es una zona del Océano Atlántico comprendida entre la islas Bermudas, Puerto Rico y la Florida, siendo su área total de influencia aproximadamente un millón de km2.


Washington Pintos
Nos cuenta don Washington Pintos de visita en Uruguay: "mirá Fernando ese barco lo fuimos a buscar a Río de Janeiro, yo fui de ayudante de electricista, ya cuando lo vi no me gustó nada. Nos enteramos que lo habían traído a remolque. Era un petrolero de la Segunda Guerra que lo habían alargado y ahora transportaba minerales. Habían hecho unas costuras con soldadura en todo el casco de modo que había quedado rígido, el casco necesita ser elástico para no partirse. Cuando bajabas al fondo del barco, tenia cajonadas hechas de portland para tapar los agujeros del casco producto de los años y el óxido. El barco tenia 3 calderas pero una ya no andaba más. Todas las maniobras las habían convertido de vapor a eléctricas. Era como si le hubieran abierto los tanques con un abrelatas y le colocaran tapas escotillas del tipo Mc Gregor.
 Siempre "olfatee" el peligro, me adelantaba a el. Enseguida se me vino a la cabeza que ese barco se iba a partir en dos, no podía aguantar las fuerzas del mar. Ya ese diseño tenia eso, muchos se partieron, los hacían como "chorizo", encima este era todo un engendro. Salimos con un viaje de minerales. Cuando llegamos a Río a la vuelta fui a las oficinas de Frota Oceánica donde había varios uruguayos y renuncie, si me baje, ese presentimiento fue la razón de mi desembarque.
 Cuando la noticia de la desaparición del Sylvia L Ossa llego a Uruguay, un diario de Montevideo  publico la lista de desaparecidos; yo estaba en la lista pero estaba vivo y coleando en Brasil. El error había sido de la Capitanía de Puertos de Río que no sacó mi nombre del rol
Un día vine por Montevideo y fui a visitar a un amigo que tenia una librería en el Cordón  imagináte, pobre casi le da algo cuando me vio, el tipo pensaba que yo estaba muerto...
Tiempo después en el buque griego Santa María navegamos por ese lugar, junto a un compañero mozo de oficiales  que era  hermano de un tripulante del Sylvia L Ossa, arrojamos una ofrenda floral en memoria de la tripulación desaparecida...
Estoy seguro que en el temporal el barco no aguantó y se partió en dos,  mandaron un SOS y eso fue todo, nunca encontraron nada. Bueno después esta la leyenda del Triángulo de las Bermudas pero esto debe se una casualidad, no?.. Casi todos los compañeros eran uruguayos. el capitán, el telegrafista era de AFE, una pena, ya casi nadie recuerda esta tragedia"

El día  12 de octubre de 1976 el radiotelegrafista del Sylvia L  Ossa radiaba un mensaje telegráfico informando que el buque se encontraba al pairo bajo una fuerte tormenta en posición 32.00N 68.15W, unas 140 millas náuticas al oeste de las Islas Bermudas y solicitando ayuda inmediata. 
 Fue su último contacto. Nunca mas se volvió a saber del Sylvia L. Ossa y de sus 37 tripulantes muchos de ellos compatriotas.
La U.S. Coast Guard nunca encontró una explicación a lo sucedido.
"Hoy a mis 73 años a veces por la noche sueño con las caras de mis amigos, aquellos con los que tome el avión para abordar ese maldito barco"

Agradecemos al Marino Mercante Washington Pintos.
Por Fernando Pontolillo para Cultura Marítima y Portuaria