Se produjo un error en este gadget.

2 jul. 2012

La transformación de la motonave Nicolas Mihanovich

Ya lo afirmo el frances Lavoisier, "nada se pierde, nada se gana, todo se transforma" como lo escribimos en el post Transformers para nuestro blog Cruceros en Uruguay, y esto es precisamente lo que pasa en la industria naval.
Quienes amamos el mar y los barcos sentimos que estos tienen vida propia y al llegar a la vejez navegan hasta alguna playa lejana para rendir la ultima bocanada de humo de su chimenea, exhaustos largan las cadenas de sus anclas que lo aferraran por poco tiempo a la sucia y aceitosa arena, pero ellos no lo saben.  Aquellas cubiertas y cuadernas fatigadas y oxidadas, aquellos motores y hélices que lo impulsaron por los siete mares prontamente serán convertidos en "scrap" y vendidos por algún comerciante hindú o paquistaní que lo "transformaran" en jugosos billetes primero y después vaya uno a saber en que forma de acero.
Pero algunos buques son predestinados, tienen algo que los diferencia del resto y los hace perdurar pese a los años, algunos "transformándose" para lo que no fueron concebidos y otros para seguir navegando por un tiempo mas.
Hoy queremos ocuparnos de uno de los Vapores de la Carrera, la motonave argentina/uruguaya "Nicolas Mihanovich". Treinta años cruzando el Río de la Plata en aquellos años dorados, donde a nadie se le pasaría por la cabeza viajar desde Montevideo a Buenos Aires en barco en 2 hrs 45 min. como ahora y esperar al próximo buqueavion a ver si va mas rápido. Aquellos eran viajes en amplios salones, en camarotes privados o en la "boite" de abordo, navegando toda la noche para llegar después del amanecer a la otra orilla, despacio sin prisa.
M/N Nicolas Mihanovich en sus momentos de esplendor
Pero lo que parecía una brillante idea, la conservación de esta hermosa nave y su "transformación" en un hotel y casino flotante, devino en un HORRIPILANTE "TRANSFORMER" nunca tan bien puesta una palabra para llamar a este producto de algún arquitecto naval (o no naval) poco iluminado en lo que es la concepción de la belleza de un buque.
Gracias a un amigo argentino, hemos accedido a fotos de una parte del proceso de reconversion del "Nicolas Mihanovich" en dique de la Ciudad de Buenos Aires.
Entrando al dique Nº 5 

Entrando al dique Nº 5
 








Asi quedo
No nos oponemos a que un buque de estas caracterisiticas sea reconvertido en un hotel-casino, lo que creemos es que el proyecto seria mas interesante en lo que respecta a la CULTURA MARITIMA si a la nave se le hubiese mantenido por lo menos en el exterior el RESPETO a su  antigua e innolvidable apariencia. Nos quedamos con aquel "Nicolas Mihanovich" en nuestra memoria, este mastodonte simplemente sera un negocio mas.
Gracias a Juan Jose Spennato, Maxi Alonso e Histarmar por las fotos!!!
Fernando Pontolillo Benitez para Cultura Maritima y Portuaria