Se produjo un error en este gadget.

23 feb. 2012

Isabelle Autissier una mujer de mar


Isabelle Autissier: 

"No entiendo por qué la navegación debería ser algo masculino, si todo ser humano se puede sentir atraído por el mar".




 Es una de las mujeres emblemáticas de la náutica de alta competición mundial.
Isabelle  es una navegante francesa que tiene más de 200.000 millas navegadas.
De ellas más de la mitad han sido en las más duras competencias como navegante solitaria.
Por supuesto que también ha navegado en equipo y batido records de navegación.


En 1991 se convirtió en la primera mujer en dar la vuelta al mundo en una regata de navegantes en solitario.(En esta instancia pasó por Punta del Este abordo de su barco Ecureuil Poitou Charentes)

En 1996 es designada Yachtwomen de l’International Sailing Federation. 




"Me gustaría ver tanta solidaridad en la tierra como veo en el mar"



Son famosos los dos rescates que la tuvieron como protagonista:
en 1994 en regata en solitario, luego de ser tumbado su velero por una ola permaneció a bordo del mismo durante 3 días en el Océano Indico, hasta que helicópteros de la marina australiana la rescataron al disminuir los vientos huracanados y  reducirse las olas de entre 15 y 20 metros.

En 1999 su barco se da vuelta a la altura del Cabo de Hornos y permanece a bordo utilizando la técnica de burbuja de aire de Toni Bullimore y es rescatada por su más directo competidor, el navegante Giovanni Soldini que punteaba la Arround Alone, que retorna 200 millas en su auxilio.

Ha sido creadora de sistemas y elementos adoptados por muchísimos navegantes de la alta regata relacionados con la seguridad.
Ej: desarrolló una quilla oscilante (o pivotante) con la que el barco encuentra su balance más fácilmente.También creó una salida de emergencia en el fondo de la embarcación y una antena que apunta hacia el fondo del mar, ambos inventos necesarios en caso de que se de vuelta la embarcación.


Esta intrépida nevegante  disfruta del privilegio que se le haya impuesto su nombre a una variedad de rosa.

"Al navegar solo se descubre que en el fondo la vida es muy simple"


Pequeña Biografía: 
Ha sido condecorada como Oficial de la Legion de Honor y Caballero de la Orden del Mérito por el gobierno de Francia y suma en sus lauros deportivos los siguientes antecedentes: 
Nacida el 18 de Octubre de 1956.
En 1978 se recibe de Ingeniera agrónoma .
De 1984 a 1990 enseña náutica en La Rochelle.
1987 paticipa en la Mini Transat.
1989 Solitaire du Figaro. 1991 Boc Challenger.
1994 en equipo pulveriza el record Nueva York San Francisco por el Cabo de Hornos. 
1994 Rescatada. en el Oceano Indico, al tumbarse su barco por una ola durante la Arround Alone.
1996 Vendee Globe .
1998 en equipo La route de lOr.
1999 Arround Alone siendo rescatada luego de 24 horas de haberse dado vuelta su barco por Giovanni Soldini.


"En todo el mundo escuché a muchas mujeres diciéndome lo importante que fue para ellas que yo hiciera lo que hice...al principio navegaba porque me gustaba,  pero luego descubrí que había llegado a una posición en que podía actuar para inspirar a los demás"

HACE 76 AÑOS EL PUERTO DE MONTEVIDEO RECIBÍA LOS RESTOS DE CARLOS GARDEL


 BUQUE PAN AMERICAN



El 4 de febrero de 1936, el féretro que contenía los restos de Carlos Gardel llegaba al puerto de Montevideo. Venía de Colombia e una caja de cinc y corcho recubierta por el lado exterior con madera, rústica. El viaje se inició por tiempo desde Medellín y por el mal estado de los caminos tardó ocho días en llegar al puerto de Buenaventura, donde se lo embarcó.
En Montevideo, aquel 4 de febrero, fue velado por cuatro o cinco horas en la Aduana. Por la noche otro barco lo transportó a Buenos Aires junto con los integrantes de la comisión argentina de homenaje: Libertad Lamarque, el doctor León Elkin, Francisco Canaro y José Razzano.
Dice el diario la Nación del 5 de febrero de 1936.
. La nave "Pan America" en su trayecto hacia Buenos Aires, hace escala en el puerto de Montevideo, el 4 de febrero de 1936. Allí, una comisión uruguaya solicita a las autoridades del barco el permiso para desembarcar transitoriamente la caja mortuoria.... y al aceptarse la petición el pueblo hermano puede exteriorizar su sentimiento en el último homenaje al extinto cantor, en un emotivo acto. 
Este hecho es reflejado en "La Nación" del 5/2/36/ con la siguiente nota: 




Poco antes del arribo del Pan América, llegaron de Bs. As los miembros de la delegación argentina, integrada por los señores José Razzano, Mario Bénard, Francisco Canaro y la señora Libertad Lamarque. Los viajeros fueron recibidos por el comité de homenaje de esta ciudad, y poco después pasaron al otro barco, donde se adelantó a saludarlos el señor Armando Defino, que viene acompañando el féretro. 
Los restos estuvieron a bordo hasta las 16,15. A esa hora fueron desembarcados y conducidos a la capilla ardiente levantada bajo el arco central del edificio de la Aduana. El féretro quedó expuesto en el mismo centro del amplio pasaje. Grandes cortinas de terciopelo negro, con cordones dorados, cubrían la pared y daban mayor relieve al respaldo y a las barandas de bronce y cristales que rodeaban el catafalco. Antorchas y candelabros iluminaban la capilla, en tanto que a uno y otro lado iban depositándose ofrendas florales, que perfumaban el ambiente y atenuaban con sus matices la gravedad que fluía del negro tapizado. La caja mortuoria fue desembarcada cubierta por el poncho de vicuña de Gardel, que luce en uno de sus extremos, bordadas en oro, las letras de su nombre y apellido. El homenaje popular superó todas las previsiones de la policía marítima, y como los férreos portones se abrían a ratos, resultó imposible impedir los estrujones y las violencias, que se repitieron a cada turno.
Después de las 19, de conformidad con el programa trazado con los organizadores, comenzó la parte oratoria. El poeta Mario Ferreiro dirigióse al público, destacando la significación del homenaje. Los discursos continuaron. Por la delegación argentina lo hicieron los señores Mario Bénard y Francisco Canaro, y por el comité y la Asociación Uruguaya de Compositores, el señor Roberto Fontaina. Este último habló del estremecimiento causado por las primeras noticias de la catástrofe de Medellín y de la amargura con que se recibieron los despachos telegráficos que grabaron en los rostros, con fijeza de máscara, el dolor causado por la pérdida irreparable. Luego poniendo término a la ceremonia expresó: "Este comité no ha hecho otra cosa que facilitar al público uruguayo una ocasión para tributar a Gardel su último homenaje, el homenaje que había sabido conquistarse con el punteo musical de sus guitarras y con la cadencia de su voz inigualable.







En seguida se adoptaron medidas para conducir la pesada carga a bordo del Pan América atracado a 400 metros de distancia, frente al galpón 5. Se clausuraron entonces los portones, se aceleró el desfile del público que quedaba aún en la arcada y entró muy trabajosamente un furgón que se detuvo frente a la cámara donde todavía hacían guardia de honor los compositores, artistas, cultores de la música popular y los que fueron sus amigos dilectos. El furgón se cubrió muy pronto de flores, y cuando estuvo dispuesto se inició la marcha, lenta, dificultosa, emocionada. 
Se reeditaron entonces las escenas impresionantes. La música fúnebre de la banda del cuerpo de bomberos, los llantos, los brazos en ademanes temblorosos de despedida y la lucha sostenida por las mujeres para llevarse algunas flores de las que cubrieron el ataúd, dieron caracteres inolvidables al sentido homenaje. Una grúa lista para izar a bordo el féretro, de suerte que la maniobra se realizó sin mayores dilaciones. La entrada al buque fue fiscalizada rigurosamente".
Una comitiva uruguaya integrada por los Sres Blixen Ramírez, Lauro Olivera Viera, Pedro Bernat y Alberto Labrocca, con los miembros de la comisión argentina, se embarcan en la nave-que parte a las 24-con el objeto de acompañar los restos a Bs As.
M.A.M
Condensado y editado de la web http://www.gardelweb.com


La Cultura Marítima y Portuaria en la historia y el arte:


De la importancia del mar:
“…..el territorio uruguayo será de 416.782 Km2, de los cuales 176.215 son continentales y 240.782 son cubiertas por aguas del Océano Atlántico y del Río de la Plata a esto tenemos que agregarle la superficie que cubren nuestros ríos, arroyos y lagunas”.
Se hace entonces evidente que nuestro país “padece de exceso de geografía marítima y escasez de conciencia marítima”.

El mar es una vía general de comunicaciones que nos enlaza con otras naciones; es fuente de recursos alimenticios y de energía, poseedor de  riqueza conocida y por conocer, y también generador de cultura, conocimientos, valores y trabajo, y es en esto donde radica su valor estratégico y geopolítico.

De la importancia de los puertos:

El pais ha apostado fuertemente al sector logístico, donde son los puertos pieza fundamental del mismo. Es así, entonces, que la actividad portuaria viene creciendo día a día generando no solo ingresos genuinos, si no que también puestos de trabajo los que solo podrán ser ocupados dignamente por jóvenes que conozcan y  amen la actividad.
LA HISTORIA:
Desde el punto de vista histórico los puertos (particularmente el Puerto de Montevideo) han sido los responsables del nacimiento y el desarrollo, no solo de ciudades importantes del Uruguay, sino que de su construcción como Nación.
LA CULTURA
Desde un punto de vista cultural la actividad Marítima y portuaria, es símbolo de una cultura de trabajo, de fuerte cuño proletario, que  cuenta con un equipaje de anécdotas, leyendas, lenguaje y valores que les son propios y es hora de que se comparta y difunda adecuadamente.
Sin ser compartimentos estancos, están fuertemente relacionados y con áreas en común, entendemos como cultura portuaria aquella generada en el universo del trabajo “desde el muelle” y como  cultura marítima aquella vinculada con la navegación, nuestra marina mercante, militar y la pesca.
A titulo de ejemplo nos detenemos en esta última.
Tan solo el sector de la pesca, es de una amplitud que abruma, tanto desde el punto de vista científico, antropológico, como histórico, etc. , abarcando el país, y todo sector social, desde el humilde pescador artesanal de nuestras lagunas y arroyos,  hasta la poderosa pesca industrial de alta mar.

La Cultura Marítima y Portuaria en la historia y el arte:

Cultura de tragedias y salvatajes, leyendas y poesías, conquistas y personajes, música y  pintura, oficios y profesiones, la cultura marítima y portuaria es de una singularidad irrepetible.
Marcada por el imaginario que solo el océano, el río, el arroyo o el puerto pueden desencadenar, ha sido construida por los hacedores de una historia imposible de abarcar (desde la más heroica a la más cotidiana), pero basta como ejemplos Fernando de Magallanes, Sebastián El Cano, Américo Vespucio, Juan Díaz de Solís, Cristóbal Colón, Pedro Campbell, Francisco Miranda y Francisco Castagnola.
Ha sido fuente de inspiración que dio origen a los lienzos de  Barthélemy Lauvergne, las marinas de Manuel Larravide; las obras de los constructivistas, Torres García, Walter Ducos, Walter Deliotti , Augusto Torres, José Gurvich, Zoma Baitler, Jonio Montiel, Gonzalo Fonseca,  Manuel Pailos, Francisco  Matto, Brenda Lissardy y a los murales de  Miguel Zelayeta y  Eloy Boschi.
 La cultura Marítima y portuaria supo desencadenar  las notas de Joan Manuel Serrat, Alfredo Zitarrosa, Aníbal Sampayo, Mauricio Ubal, Jorge Nasser, Jorge Drexler, Roberto Darwin y  Jaime Rooss, entre otros, y dar inicio a  La Odisea homérica, los Argonautas de Apolonio de Rodas, ejemplos de primeras literaturas que tuvieron su continuidad en las páginas de  Rafael Alberti, Espronceda, Hermán Melville, Emilio Salgari, Robert L. Stevenson, Ernest Hemingway, Gerald Warner Brace, Thor Heyerdahl y Julio Verne así como nuestros Liber Falco, Vaz Ferreira, Methol Ferré, Juan Carlos Onetti, Mario Benedetti, Juan José Morosoli, Horacio Quiroga, Carlos María Dominguez, César Di Candia, Omar Medina, Juan Antonio Varese y  Juan Pedro Gilmes.
Son los antiguos barcos de madera, como el citado remolcador “Enriqueta”, verdaderas esculturas talladas en madera, participando en su construcción carpinteros de ribera, calafateadores, cabuyeros, etc., obreros todos ellos que hacían de su oficio un arte, hoy lamentablemente con riesgo de desaparecer.
Estos mínimos ejemplos, constituyen parte de un universo no muy conocido por el uruguayo medio, es hora que se los reivindique, se pongan en conocimiento y  a disposición del ciudadano.
Es imposible separar la historia del país de su origen inmigrante, los trajo el mar, y de ahí todas las culturas de algún modo u otro están transversalizadas por su influencia.

Ultimas consideraciones: Dos claves

-         Comunicación, cultura y educación.
-         El pueblo uruguayo es el propietario del mar uruguayo y no lo sabe

Necesitamos encontrar una respuesta y creemos que el camino para crear un ámbito marítimo de opinión, ha de buscarse a través de métodos esencialmente educativos, motivacionales y comunicacionales, que concentren e interrelacionen coherentemente cuestiones tan diversas como las vías de comunicación fluviales, el mar, sus recursos, su manejo costero, sus puertos y su historia; en un evento mítico y a la vez pragmático donde los ciudadanos  puedan interpretar las claves del pasado, las peripecias del presente, y reaccionar creativamente frente a él.