Se produjo un error en este gadget.

9 ene. 2012

El tesoro de Francis Drake está enterrado en Uruguay

DIBUJO: LEONARDO INFANTINI

Afirman que el tesoro de Francis Drake está enterrado en Uruguay
Periplo. Con pruebas, un empresario reclama un permiso para recuperarlo

ANDRÉS LÓPEZ REILLY

Gustavo Queirolo lleva más de un año golpeando puertas en distintas oficinas del Estado. No pretende dinero, sino solo un permiso. La prospección arqueológica no afectaría ningún bien patrimonial, ni el ambiente, pero se encuentra a fojas cero.

El más famoso de los corsarios ingleses, Sir Francis Drake, estuvo en la Isla Libertad, frente al Cerro de Montevideo, en 1577. También exploró Punta del Este, al que llamó "Cabo Alegría", por haber hallado allí un barco de su escuadra que había sido dado por perdido en su paso por el Río de la Plata.

Esto es historia documentada; no así la leyenda de un fabuloso tesoro que habría enterrado en algún lugar de la costa.

Pero más de 400 años después, un uruguayo asegura tener el "mapa" -cual película de piratas- que conduce a esas riquezas. Del lugar señalado por una "x" -que Gustavo Queirolo se reserva con obvio recelo-, se obtuvo una muestra de madera que, sujeta a pruebas científicas, confirmaría sus teorías.

El Laboratorio de Datación de Carbono 14 de la Facultad de Química señaló en un informe que la muestra de madera obtenida tiene una antigüedad de 490 años, con un margen de error de más menos 45 años. Y aporta otros elementos interesantes: procede de una tabla que evidencia haber sido recubierta de una sustancia tipo "brea" (como la que se utilizaba para calafatear las antiguas embarcaciones) y haber estado sumergida. A su vez, de acuerdo con el informe técnico, en algunos puntos se observa la "presencia de caparazones de pequeños crustáceos", como los que atacaban la obra viva (parte bajo el agua) de los barcos de madera.

EL "MAPA". "Hice un viaje en 2002 a Puerto Rico y terminé conociendo a una persona que me llevó a la casa de un alquimista, porque a los dos nos gustaba ese tema. Fuimos y había una especie de venta de garaje, en la que veo una caja con un par de espadas que me llaman la atención. Sabiendo algo de antigüedades, calculé que las iba a poder vender y a obtener algo más de dinero. Entonces, compré la caja. Después que vendí las espadas y obtuve más dinero del que había pagado, quedaron otras cosas, una de ellas este objeto que resultó ser un mapa", explicó Queirolo en entrevista con El País.

El "mapa", sin embargo, no es un dibujo simple sobre una tela o un pergamino.

"Está hecho de diferentes materiales: madera y metales. Es algo armado, con diferentes piezas, que si uno lo ve estéticamente, es horrible. Pero a su vez, es `llave`, se desarma y se arma de otra manera. Es dos cosas en una, porque también permite el ingreso. Un día, mirando este objeto, empiezo a reconocer determinadas cosas como lugares de Uruguay. Y a medida que lo fui desentrañando y observando, poniéndome más en contacto con la pieza, descifré exactamente el lugar donde está el tesoro", añadió el joven empresario.

"Hay una serie de símbolos y logos en el mapa que Drake usaba y que están en otros documentos históricos. El objeto habla de su tesoro, una parte del cual quedó enterrado acá y otra en otro sitio del planeta que también está detallado en el mapa", aseguró.

Queirolo detectó el lugar y, antes de excavarlo, optó por denunciarlo a las autoridades para hacer una prospección ordenada y autorizada, que beneficie también al Estado -que no arriesgaría nada con el emprendimiento-, aunque no obtuvo las respuestas que esperaba (ver nota aparte).

EL LUGAR. Según Queirolo, Sir Francis Drake enterró una verdadera fortuna en un cerro "semiartificial": una formación natural que habría sido "completada", hace más de 400 años, formando una elevación y escondiendo un enorme tesoro en su interior. El punto marcado por la "x" solo lo dará a conocer cuando tenga la autorización para explorarlo.

"En el lugar lo que se ve es naturaleza y un paisaje normal, con gente viviendo cerca y cosas así. Pero estando allí no te das cuenta que puede haber un tesoro escondido, porque siempre lo vimos así. Por más que te pares arriba del cerro y saltes, está hecho como para que no te des cuenta", comentó.

"Es una formación primaria que fue completada con otra formación falsa. Forma una especie de paisaje natural que, en realidad, es artificial. Ese paisaje está escondiendo el sistema que defiende y protege lo que Francis Drake escondió ahí", añadió.

En este enigmático lugar Queirolo, halló la pieza que -a su costo-sometió a una prueba de Carbono 14. "Es como un tablón con la huella de unos clavos cuadrados, lo cual señala que esa pieza es anterior a 1600, porque este tipo de clavos (de molde) se dejaron de usar en las embarcaciones mucho antes de esa fecha. No es normal que haya una pieza de madera en ese lugar, mucho menos de tal antigüedad, y menos que menos en tan buen estado", indicó. "Eso es una prueba más que objetiva. El mapa que me lleva a ese lugar me permite encontrar una pieza que es de la misma época de lo que yo estoy buscando. Por eso, tengo la convicción de que en ese lugar, en ese paisaje, está el sistema que defiende el tesoro de Francis Drake", concluyó Queirolo.

El País Digital

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.