Se produjo un error en este gadget.

31 ene. 2012

En vez de regalar pescado


Luzmila, ayer, en la escuelita de pesca para niños en la playa Ramírez.

En vez de regalar pescado


Empezó a funcionar una escuela de pesca en la rambla de Montevideo para infancia internada en hogares permanentes del INAU.

En el Club de Pesca Ramírez, ubicado en la rambla del Parque Rodó de Montevideo, comenzó a funcionar ayer una escuela de pesca. A ella asistirán niños y niñas internados en hogares permanentes del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU). La propuesta busca no sólo enseñar a pescar a los jóvenes sino también interiorizarlos en los secretos que esconde el mar.

Hasta allí llegaron niños del Centro Ingreso Varones Escolares (CIVE), niñas del centro Aguaribay, y chicos y chicas del Espacio Prado de INAU. Al ingresar integrantes de la comisión directiva, de la secretaría y socios del club los esperaban con gorros con visera para hacer frente al sol. Algunos chicos recibieron con entusiasmo el regalo e inmediatamente se pusieron la visera de costado y comenzaron a bailar al estilo Wachiturro.

Casi sin escala se dirigieron al juego inflable y la cama elástica contratados para que la tarde fuera completa. A los pocos minutos, muchos saltaban sin parar. Pero no estaban todos, todavía faltaba que ingresaran, a su debido tiempo y con otra destreza, los chicos del Espacio Prado, que da refugio a niños con diversas discapacidades.

Desplazándose en sillas de ruedas, con bastones, andadores o de la mano de los educadores, llegaron hasta donde estaban todos los demás y se unieron al lugar donde iniciaba la tarde de diversión.

Caña en mano

Las niñas fueron las primeras en querer ir a pescar. En fila india transitaron por el muelle que desemboca en el club y llegaron hasta el final, donde los esperaban con muchas cañas. Cada una se sentó al borde del muelle y escuchó con atención las indicaciones que daban los miembros del club.

Los adultos eran responsables de recargar las carnadas de forma que no hubiera cortes ni incidentes con los niños. Repartieron las cañas, enseñaron a tirar la boya al agua y dieron las reglas básicas: "Presten atención a la boya y, cuando se hunde, la sacamos rápido".

Si bien las indicaciones parecían sencillas, al principio costaba que las niñas mantuvieran su mirada en la boya y reaccionaran a tiempo. Se distraían con las boyas de otras cañas y los instructores debían recordar: "Mirá tu boya que se hundió". Además, se enredaban las tanzas y se perdían con facilidad las carnadas.

Cuando la concentración empezó a prevalecer, comenzaron a salir los pejerrey de diversos tamaños. Una de las primeras en sacar fue Tania, ni bien comenzó a ver los resultados no se distrajo más, al tiempo que daba piques de pesca a sus compañeras. Sentada junto a ella estaba Jenny, quien sacó un primer pececito y exclamó: "¡Me encanta el pescado con arroz!". Para las dos era la segunda vez que pescaban, lo que se reflejaba en su accionar un poco más seguro que el del resto.

Andrés, integrante de la comisión directiva, tiraba cebo al mar para facilitar la llegada de los peces a la vez que daba directrices para mejorar la técnica. En conversación con la diaria, señaló orgulloso a las instructoras que se desempeñaban en el muelle, y dijo: "Ella es mi hija, ella también y ella es mi señora". Estar en familia hacía más linda la actividad que definió como "preciosa". Sostuvo que lo fundamental es la "concentración" en la boya y saber esperar. En cuanto a la presencia de los pequeños en el club comentó que los chicos además de disfrutar permanecen tranquilos. "¿Cuándo viste tanto niño junto y tan quieto disfrutando?", enfatizó. Casualmente en ese momento sólo se oía el sonido que hacían las olas al chocar contra las piedras y contra el pequeño muelle. Pero el silencio duró pocos segundos porque en ese momento Alejandra, otra de las pequeñas, sacó un nuevo pejerrey y lo celebró con un grito de alegría: "¡Ya voy tres!". La exaltación de ese momento no concordaba con la primera reacción que tuvo a los pocos minutos de tomar la caña, cuando la dejó y dijo con firmeza: "Yo no quiero pescar". Pero cuando vio que los peces empezaban a salir, y sus compañeras a celebrar, no quiso ser menos. Andrés, explicó que, según su experiencia, era probable que al principio a Alejandra le diera miedo, cosa que se hacía evidente porque no se acercaba al borde; "tiene vértigo", comentó. Pero la cosa cambió cuando vio que podía pescar igual sin que sus piernas colgaran sobre el agua y pegándose a las espaldas de algunas de sus compañeras.

No faltó quien tuvo que pegar la vuelta y volver a la zona de juegos donde se encontraban los demás, por el malestar que les generó estar en tierra no tan firme.

Después fue el turno de los varones del CIVE y, finalmente, de los niños del Espacio Prado. Si bien se los veía entretenidos en los juegos y parecían poco interesados en la pesca, cuando llegó la hora, fueron hasta allí y vivieron la experiencia que para algunos fue nueva. En tanto, las niñas salían de recorrida en pequeñas tandas en un bote que les permitió ver la ciudad desde el Río de la Plata.

Escuelita

La escuela de pesca funcionará los lunes hasta que comiencen las clases. El último día de actividad habrá un campeonato en el que participarán todos los que recibieron instrucción de los hogares invitados de INAU. Patricia Ovsejevi, secretaria de Club de Pesca Ramírez, detalló que distintos intereses motivaron la apertura de la escuelita. En primer lugar, para compartir el "encanto" por pescar y que "disfruten lo lindo que tiene el mar". Además, mencionó los conocimientos que los niños adquieren sobre el cuidado y comportamiento del medio ambiente y la naturaleza, y la posibilidad de que muchos conozcan de cerca el mar.

Graciela, docente del área de recreación de INAU, evaluó que los chiquilines "no se olvidan nunca" de este tipo de actividades. Detalló que los niños viven en hogares en los que pueden permanecer hasta los 12 años, y quienes no son adoptados, son derivados a otros centros una vez superado el límite de edad. "Es incalculable todo lo que les aporta a ellos esto; el compartir con los demás chiquilines y pasar la tarde estar en un espacio así".

27 ene. 2012

HISTORIAS DE LOS PUERTOS DEL INTERIOR

HISTORIA DE LOS PUERTOS DEL INTERIOR

(TEXTO: ARMANDO OLVEIRA RAMOS)



Nova Colonia do Santísimo Sacramento

Era el nombre portugués de la fortaleza militar y puerto comercial fundado el 22 de enero de 1680 por el maestre de campo Manuel de Lobo, por entonces gob
ernador de Río de Janeiro. El glorioso enclave marítimo ubicado en la desembocadura del estuario platense, fue lusitano durante casi un siglo, has
ta el 3 de junio de 1777, cuando lo ocupó Pedro de Cevallos, primer virrey
español del Río de la Plata. A pocas cuadras de la moderna terminal portuaria, en el extremo oeste de la península de San Gabriel, se encuentra el Barrio Histórico, que desde 1995 es Patrimonio Cultural Histórico de la Humanidad.
Fue el antiguo muelle de madera, que desde 1866 operaba con carga y pasajeros de mediano y gran porte. Tras su declinación fue presentado un proyecto de nuevo puerto comercial, en 100 hectáreas costeras donde también se instaló la Zona Franca de Colonia. Su piedra fundamental fue colocada el 25 de agosto de 1925.


Aurelio y Juan Lacaze

En 1884 los hermanos navegantes encallaron en un mar de arena que obligó al desembarco en una playa que los deslumbró por su belleza. Aquella ensenada era un sitio de abrigo frente a las difíciles aguas del Río de la Plata, pero además, su profundidad anunciaba la posibilidad de arribo de naves de ultramar. Al año siguiente se creó la Compañía Exportadora de Arena y Piedra, de Lacaze, Médici y Cia, alentada por la instalación de la Fábrica Nacional de Papel en 1898 y la Fábrica Textil La Industrial, de Campomar y Soulas S.A. El 1 de julio de 1902, el dique natural se transformó en Puerto Sauce: un muelle artificial, con sus vías de ferrocarril, desde donde era transportada la piedra de las canteras El Minuano, con destino a Buenos Aires. Puerto Sauce es la denominación histórica de Juan Lacaze, que evoca a un enorme árbol que era utilizado como amarre de las embarcaciones.


Higueras o Higueritas

Su historia se remonta a 1831, cuando el presbítero Torres Leiva y un grupo de vecinos decidieron crear un pueblo que llamaron Nueva Palmira, en honor a al puerto sirio de Palmyra. Por entonces no había muelle, sino un refugio natural conocido como Puerto Higueras o Higueritas, que los barcos utilizaban como escala en su navegación entre la Barranca de los Loros y el Arroyo Sauce. En 1928 la ANP construyó el primer atracadero del Puerto Oficial, junto a una explanada donde fue instalada una grúa búlgara Les Atelliers, que todavía se mantiene operativa. Nueva Palmira es el segundo puerto uruguayo en volumen de operaciones, ubicado en el Kilómetro Cero de la Hidrovía Paraná–Paraguay; desde su creación es clave en la navegación de los ríos interiores de América del Sur y en la conexión con los corredores bioceánicos que entrelazan las costas atlántica y pacífica.

Fray Vento

Es el nombre del ermitaño que, según la leyenda, a mediados del siglo XVIII vivía en una cueva de la barranca de los Caracoles. Muy cerca de allí fueron construidas las primeras dársenas de un puerto de mar, en la desembocadura del arroyo Laureles. Una iniciativa de los comerciantes y hacendados: Augusto Hoffmann, Manuel José Errazquin, Ricardo Bannister Hughes y Santiago Lowry. Ellos siguieron la huella del francés José Hargain, propietario de la antigua estancia Nuestra Señora de las Mercedes del Fray Vento. El 16 de abril de 1859 fue fundada la Villa Independencia, donde cinco años después se instaló la fábrica que industrializó un invento del químico alemán Justus von Liebig: el extracto de carne. En el Saladero Liebig (1864–1924) y el Frigorífico Anglo (1924–1979), se desarrollaron productos de escala universal: carne en cubo OXO, corned beef, café soluble, leche condensada, albúmina de sangre, guano. El Paisaje Cultural e Industrial fraybentino y su entorno del río Uruguay están propuestos como Patrimonio Humanidad. Su recinto moderno se aproxima al puente internacional Fray Bentos-Puerto Unzué, lo que permite un recorrido más corto entre la capital uruguaya y Buenos Aires, al tiempo que facilita la interconexión de cargas con la zona agrícola e industrial del litoral argentino, también hacia el oeste con Chile y hacia el este con Río Grande del Sur en Brasil.
.

Paso del Sandú


El remoto origen del puerto se remonta a 1750, cuando allí había un embarcadero de ganado que era transportado a través del río Uruguay. Su extraño nombre se debe al fraile jesuita Policarpo Sandú, nacido en Buenos Aires, quien en 1772 fundó una reducción con doce familias aborígenes procedentes de la Misiones. Aquel poblado era el Paso del Sandú, por donde los vacunos eran llevados al puerto ubicado muy cerca de la isla Ypauzandó (hoy Caridad).
Aquel religioso era el “Pay” Sandú, primer responsable del asentamiento donde pronto se desarrolló un saladero para fabricar tasajo y acopiar cueros. La estratégica ciudad fue defendida por sus pobladores en 1865, al mando del general blanco Leandro Gómez, tras ser sitiada por tropas del colorado Venancio Flores y sus aliados brasileños. Desde entonces es “La Heroica”. Paysandú es un potencial centro logístico del litoral norte productor de madera, cítricos, cereales, oleaginosa y cemento portland.

Gardel
En coordinación con la Comisión Administradora del Río Uruguay, fue restaurada la histórica casilla aduanera donde estuvo “El Mago”, dentro del recinto portuario. Una foto de época, conservada como patrimonio sanducero, muestra a Carlos Gardel tomando mate mientras esperaba una lancha que luego lo cruzó hasta Concepción del Uruguay.


Salto Grande, Salto Chico

Así se llaman las dos cascadas que le entregan su nombre al departamento y a su capital de 100.00 habitantes. Sus extensos campos verdes y suaves cuchillas, conviven con arroyos que alimentan al río Uruguay. Son paisajes que se suman a las milagrosas aguas termales de Arapey y Daymán, para que la cuna del escritor Horacio Quiroga sea un patrimonio único, coloreado por la dulzura de sus naranjales. La ciudad fue fundada el 8 de noviembre de 1756, como fuerte militar. Muy cerca de allí, en los saltos rocosos del Ayuí, a fines de 1811 arribó el “Éxodo” o “Redota”. Una proeza de 11.000 orientales que siguieron al general José Artigas en su lucha independentista. El departamento fue creado el 17 de junio de 1837, en territorios que pertenecían al departamento de Paysandú. El actual recinto portuario salteño está ubicado a 13 kilómetros aguas abajo de la represa hidroeléctrica de Salto Grande, donde el lado norte del arroyo Ceibal desemboca en la rambla costera del río Uruguay.












14 ene. 2012

Un puerto de Montevideo amigable ¿es posible?


Introducción:

CONOCIENDO EL "GRUPO CIUDAD VIEJA" :

La intención del “Grupo Ciudad Vieja”, integrado por la “Coordinadora de comerciantes y vecinos de Ciudad Vieja”, Portal Pérez Castellano, AFEPLAMA (Asoc. Feriantes Plaza Matriz), Comisión Plaza Zabala (en reconstitución), Centro Comunal No1, RED de organizaciones, vecinos y comerciantes, es poder nuclear el desarrollo de políticas de inversión social con la participación y el compromiso de los directamente involucrados, armonizando así la coexistencia entre residentes, trabajadores, empresas, comercios y el turismo.

Se visualizó a través del dialogo y los contactos con las partes, la necesidad que esta orquestación se afine y de que todos “toquen la misma melodía”, es así entonces que aportando tiempo y esfuerzo se apuesta a lo que se considera necesario para el futuro de la Ciudad Vieja.

Ya se ha avanzado mucho en detectar problemas y realizar diagnósticos, hoy se trabja en dar respuestas efectivas y realistas a temas concretos.

Es aspiración del Grupo consolidar un equipo en Ciudad Vieja que pueda por ejemplo desarrollar proyectos basados en el entendimiento y el respeto mutuo,como el Día de la Ciudad Vieja, la instalación de cámaras de vigilancia, generación de actividades destinadas a la juventud y a la infancia en situación de calle, creación y mejora de espacios públicos, focalización y relocalización de los grupos problemas, apuntando todos estos proyectos a mejorar la calidad de vida de los que habitan y usufructúan de la Ciudad Vieja, atrayendo además la inversión, el turismo y generando puestos de trabajo genuinos.

Se cree posible la concreción de proyectos con el aporte de las empresas hacia el barrio, el apoyo del vecino y el respaldo del estado, estando su éxito supeditado al compromiso de todos.

-------------------------------------------------------------------------------------------

LA RELACIÓN DEL PUERTO DE MONTEVIDEO CON LOS VECINOS DE LA CIUDAD VIEJA:

Un puerto de Montevideo amigable ¿es posible?

RICARDO TRAVIESO, INTEGRANTE DEL GRUPO CIUDAD VIEJA, ESCRIBE SOBRE LA RELACIÓN D E LOS VECINOS DE LA CIUDAD VIEJA CON EL PUERTO DE MONTEVIDEO

Desde su origen el puerto de Montevideo fue además de portal de ingreso y salida de mercaderías del país, también un centro de referencia para paseos de los montevideanos. Ahora bien, el puerto dejo de serlo desde el momento en que primaron los conceptos seguridad y comercial por encima de todo, se levantaron muros, se ocuparon todos los espacios disponibles y argumentándose necesidades logísticas se modifico la hermosa rambla portuaria empedrada con adoquines convirtiéndola en una vía a rápida, haciendo de esta un cruce peligroso para los peatones que intenten llegar a la escollera u otro lugar que aún se pueda visitar, separando definitivamente al puerto de la ciudad.

Esta separación se acentúa visualmente cuando aquellos que circulan, viven o trabajan sobre la rambla solo ven una fea pared de contenedores que interrumpen la visión. Lo increíble de esto es que los camiones y trenes que operan en el puerto ingresan por las puertas que están a la altura de las calles Rio Branco y desde allí hacia el oeste hasta la calle Colombia, todo el tramo que une la rambla sur con el acceso principal (edificio de Aduanas y prefectura) al parecer no está integrada al circuito de vías que alimenta el tráfico de mercaderías del mismo.

¿Es incompatible acaso el puerto exitoso y pujante que hoy tenemos con una zona de acceso libre a los ciudadanos? Permitiría conocer y disfrutar de un panorama único como es la actividad portuaria con sus barcos amarrados y en movimiento.

Esto asociado a la instalación de pequeños establecimientos con servicios a los visitantes, (insistiremos con pequeños), permitiría reencontrar el puerto de nuestra ciudad con la gente, incorporarlo a la Ciudad Vieja traería consigo la ampliación de la actividad en el casco antiguo, creando nuevamente el habitual paseo de fin de semana de tiempos no tan lejanos.

A modo de ejemplo; con él fue creciendo el emblemático “mercado del puerto” parte integral del puerto original, cambiando a través de los años dejo de ser un mercado real para convertirse en un referente de la gastronomía criolla pero, conservo su estructura y apariencia, siendo hoy un paseo obligado, referente cultural, tanto para extranjeros como uruguayos.

Es incomprensible que en una ciudad puerto como la nuestra, con una historia ligada profundamente a la cultura del país tengamos vedado el acceso, creemos que una cosa no se opone a la otra, podrían convivir, implica escuchar a los que vivimos y trabajamos a diario en Ciudad Vieja, desde una visión más amplia e integradora de las autoridades portuarias, las empresas que operan dentro del puerto y la gente, se puede lograr.

Ricardo Travieso (Grupo Ciudad Vieja)

9 ene. 2012

El tesoro de Francis Drake está enterrado en Uruguay

DIBUJO: LEONARDO INFANTINI

Afirman que el tesoro de Francis Drake está enterrado en Uruguay
Periplo. Con pruebas, un empresario reclama un permiso para recuperarlo

ANDRÉS LÓPEZ REILLY

Gustavo Queirolo lleva más de un año golpeando puertas en distintas oficinas del Estado. No pretende dinero, sino solo un permiso. La prospección arqueológica no afectaría ningún bien patrimonial, ni el ambiente, pero se encuentra a fojas cero.

El más famoso de los corsarios ingleses, Sir Francis Drake, estuvo en la Isla Libertad, frente al Cerro de Montevideo, en 1577. También exploró Punta del Este, al que llamó "Cabo Alegría", por haber hallado allí un barco de su escuadra que había sido dado por perdido en su paso por el Río de la Plata.

Esto es historia documentada; no así la leyenda de un fabuloso tesoro que habría enterrado en algún lugar de la costa.

Pero más de 400 años después, un uruguayo asegura tener el "mapa" -cual película de piratas- que conduce a esas riquezas. Del lugar señalado por una "x" -que Gustavo Queirolo se reserva con obvio recelo-, se obtuvo una muestra de madera que, sujeta a pruebas científicas, confirmaría sus teorías.

El Laboratorio de Datación de Carbono 14 de la Facultad de Química señaló en un informe que la muestra de madera obtenida tiene una antigüedad de 490 años, con un margen de error de más menos 45 años. Y aporta otros elementos interesantes: procede de una tabla que evidencia haber sido recubierta de una sustancia tipo "brea" (como la que se utilizaba para calafatear las antiguas embarcaciones) y haber estado sumergida. A su vez, de acuerdo con el informe técnico, en algunos puntos se observa la "presencia de caparazones de pequeños crustáceos", como los que atacaban la obra viva (parte bajo el agua) de los barcos de madera.

EL "MAPA". "Hice un viaje en 2002 a Puerto Rico y terminé conociendo a una persona que me llevó a la casa de un alquimista, porque a los dos nos gustaba ese tema. Fuimos y había una especie de venta de garaje, en la que veo una caja con un par de espadas que me llaman la atención. Sabiendo algo de antigüedades, calculé que las iba a poder vender y a obtener algo más de dinero. Entonces, compré la caja. Después que vendí las espadas y obtuve más dinero del que había pagado, quedaron otras cosas, una de ellas este objeto que resultó ser un mapa", explicó Queirolo en entrevista con El País.

El "mapa", sin embargo, no es un dibujo simple sobre una tela o un pergamino.

"Está hecho de diferentes materiales: madera y metales. Es algo armado, con diferentes piezas, que si uno lo ve estéticamente, es horrible. Pero a su vez, es `llave`, se desarma y se arma de otra manera. Es dos cosas en una, porque también permite el ingreso. Un día, mirando este objeto, empiezo a reconocer determinadas cosas como lugares de Uruguay. Y a medida que lo fui desentrañando y observando, poniéndome más en contacto con la pieza, descifré exactamente el lugar donde está el tesoro", añadió el joven empresario.

"Hay una serie de símbolos y logos en el mapa que Drake usaba y que están en otros documentos históricos. El objeto habla de su tesoro, una parte del cual quedó enterrado acá y otra en otro sitio del planeta que también está detallado en el mapa", aseguró.

Queirolo detectó el lugar y, antes de excavarlo, optó por denunciarlo a las autoridades para hacer una prospección ordenada y autorizada, que beneficie también al Estado -que no arriesgaría nada con el emprendimiento-, aunque no obtuvo las respuestas que esperaba (ver nota aparte).

EL LUGAR. Según Queirolo, Sir Francis Drake enterró una verdadera fortuna en un cerro "semiartificial": una formación natural que habría sido "completada", hace más de 400 años, formando una elevación y escondiendo un enorme tesoro en su interior. El punto marcado por la "x" solo lo dará a conocer cuando tenga la autorización para explorarlo.

"En el lugar lo que se ve es naturaleza y un paisaje normal, con gente viviendo cerca y cosas así. Pero estando allí no te das cuenta que puede haber un tesoro escondido, porque siempre lo vimos así. Por más que te pares arriba del cerro y saltes, está hecho como para que no te des cuenta", comentó.

"Es una formación primaria que fue completada con otra formación falsa. Forma una especie de paisaje natural que, en realidad, es artificial. Ese paisaje está escondiendo el sistema que defiende y protege lo que Francis Drake escondió ahí", añadió.

En este enigmático lugar Queirolo, halló la pieza que -a su costo-sometió a una prueba de Carbono 14. "Es como un tablón con la huella de unos clavos cuadrados, lo cual señala que esa pieza es anterior a 1600, porque este tipo de clavos (de molde) se dejaron de usar en las embarcaciones mucho antes de esa fecha. No es normal que haya una pieza de madera en ese lugar, mucho menos de tal antigüedad, y menos que menos en tan buen estado", indicó. "Eso es una prueba más que objetiva. El mapa que me lleva a ese lugar me permite encontrar una pieza que es de la misma época de lo que yo estoy buscando. Por eso, tengo la convicción de que en ese lugar, en ese paisaje, está el sistema que defiende el tesoro de Francis Drake", concluyó Queirolo.

El País Digital

7 ene. 2012

1500 dolares para 6 obras de Miguel Angel Zelayeta

Miguel Angel Zelayeta junto con Eloy Boschi son dos de los más importantes artistas plásticos portuarios, no solo por que su fuente de inspiración ha sido el Puerto de Montevideo si no por que ambos fueron funcionarios de la Administración Nacional de Puertos .
Realmente el Puerto a estos artistas les importaba, sentimiento que lamentable y claramente no es reciproco.
----------------------------------
Buscando material para realizar un modesto homenaje a Zelayeta pudimos comprobar, que cuatro obras del ilustre artista se remataban a U$S300 cada una en la web de arte "El Portal de San Pedro".También constatamos que dos emblemáticas acuarelas ,"Muelle Mantaras" y "Astillero de Regusci Voulminot",se ofrecen a U$S150 cada una en diversas webs dedicadas a la venta de artículos.
Hacemos unas cuentitas y si pensáramos en comprar las seis pinturas gastaríamos unos U$S1500.
Cifra fuera del alcance de nuestros bolsillos, pero irrisoria para una empresa pública importante a la que estas obras le deberían interesar.





Para que dar más explicaciones ,si al inquieto lector le interesa cualquiera de estas obras puede visitar las siguientes webs:







PARA SABER MÁS SOBRE MIGUEL ANGEL ZELAYETA VISITAR LA SIGUIENTE DIRECCIÒN: http://unmardepintura.blogspot.com/2012/01/miguel-angel-zelayeta.html