Se produjo un error en este gadget.

18 sep. 2011

JUGARSE AL SILENCIO PARA QUE HAYA OLVIDO






No siempre coincidimos con Carlos Maggi en lo que domingo a domingo escribe en el diario "El Pais" .


No obstante y a pesar de las discrepancias no podemos domingo a domingo dejar de leerlo.

Esta vez transcribimos parte de un artículo que publicó este domingo, 18 de setiembre, sobre el silencio que se hace desde el gobierno ante temas que son de una enorme importancia.

Casi se puede decir que se aplica un concepto de que "si no lo nombro deja de exisitir".


Esto sucediò, y sucede lamentablemente, con los 100.000 km 2 de mar perdidos de manera ligera por parte de nuestros gobernantes.


Solo existe el silencio , apenas un timido pretexto del embajador Carlos Mata.



Escribe Carlos Maggi:

".... se fundó un estilo: lo que más importa no se publica, ni se comenta, ni da origen a ninguna medida de gobierno, ni buena, ni mala. Sabe el gobierno que el ninguneo cicatriza; con el tiempo; la gente se olvida y es como si nada hubiera ocurrido.
Pongo dos ejemplos actuales; tremendos por su dimensión.
Leo en el Diario digital "Enfoques" (6-12/9/2011)
http://www.diarioenfoques.net/index/edition/e/1721/s/30
la siguiente denuncia firmada por el profesor Javier Bonilla:


- "Uruguay fue reprobado por la ONU en su aspiración de extender su soberanía marítima hasta las 350 millas náuticas (100.000 kilómetros cuadrados que ganaría el Uruguay).
El reclamo uruguayo bien sostenido en los últimos quince años, fue objetado recientemente, en las Naciones Unidas y se trabó el procedimiento; al informe uruguayo le faltan datos.
La ONU le dio a Uruguay cuatro meses para presentar los informes necesarios.
Pero el embajador Carlos Mata, al frente de la Comisión Asesora para el Establecimiento del Límite Exterior de la Plataforma Continental, aclaró que el Uruguay no está en condiciones económicas, no tiene dinero para averiguar los datos que le piden.
Y agregó ¡para justificarse!:
- "Hay empresas que se dedican a estas tareas, pero son muy caras".
La Armada nacional, en el 2006, hizo saber al Poder Ejecutivo que el combustible no alcanzaba para sostener su labor referida a este asunto vital.
El profesor Bonilla, termina así su denuncia:
- "No todos los días se pierde medio Uruguay. Ni la cancillería ni el Parlamento, ante nuestras preguntas, tuvieron nada que decir; y la cancillería dispuso que la Armada no hable del tema".


COMENTO: Bonilla es un profesor autorizado y quienes leemos su denuncia referida a 100.000 kilómetros cuadrados de jurisdicción (la superficie terrestre del país son 176.215). empezamos a experimentar una alarma creciente.
Hay que ser un país muy barato para entorpecer una gestión como esta debido a que "hay empresas que se dedican a estas tareas, ¡pero son muy caras!".
En este preciso punto, radica el drama de un país que crece al ritmo de China, pero se siente impotente. Un país pusilánime, que juega al achique proclama que no puede pagar la información necesaria para extender legítimamente, su soberanía.
Sin el menor ánimo de agraviar a nuestro embajador que solo peca de demasiado prudente, digo que su nombre nos trae a la memoria el verso quevediano dedicado a un médico homónimo: Firma Mata; y es verdad.
Tras darse por vencido de antemano, para culminar el estilo cubridor, el gobierno le prohíbe a la armada hablar del asunto.
Hay pues, una estrategia probada: jugarse al silencio, para que haya olvido.



http://elpaisweb2.elpais.com.uy/110918/predit-594023/editorial/hablo-de-la-conspiracion-del-silencio/