Se produjo un error en este gadget.

15 feb. 2011

Una época donde la hélice y el vapor movían al Uruguay.

Durante unos 110 años de la vida de la República Oriental del Uruguay, entre 1850 y 1960 la actividad marítima y en especial el cabotaje constituyeron un eslabón importante en el mantenimiento de la actividad productiva, comercial y de las propias relaciones personales de las mujeres y hombres que habitaban el país o llegaban de paso por algún motivo.

La incidencia fue tal que el desarrollo de la industria naval permitió la instalación de grandes astilleros en distintos puntos del territorio nacional que daban vida no solo a embarcaciones de diferentes tamaños sino también a poblaciones de distintas proporciones. Comercios, industrias, oficios, profesiones, familias, niños y niñas se desarrollaban y crecían en derredor de un puerto, de un muelle o de un astillero.
Estas zonas además solían transformarse en puntos donde diferentes rutas comerciales ya fueran terrestres, marítimas, fluviales o aéreas, encontraban el nexo necesario para conducir mercaderías, productos o trasladar personas hacia destinos ubicados dentro del mismo Uruguay, en Argentina o quizás una ciudad más lejana en la región.

Una de las empresas vinculadas a este tema fue la “Compañía Uruguaya de Navegación” propiedad de los hermanos Dodero.
A continuación recordamos aquella actividad tan importante exhibiendo una de las propagandas de la empresa mencionada, realizada en Agosto de 1945 y un boleto de pasaje de unos de sus buques, “CIUDAD DEL SALTO”, el que cuenta con una historia particular que compartiremos más adelante.

Fuente de esta imágen: Archivo de J.P.G.

Fuente de esta imágen: FERNÁNDEZ MOYANO, Jorge - RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ, Silvio."Los astilleros del Salto Oriental". Salto, Impresora Salto, 2002.

Juan Pedro Gilmes.

Histórico recibimiento del Vapor de la Carrera