Se produjo un error en este gadget.

30 dic. 2011

ENRIQUE ARDITO RECIBE EL MOROSOLI DE PLATA

Enrique Ardito recibe el Morosoli de Plata


Con enorme gusto informamos que nuestro ex compañero Enrique Ardito fue distinguido por la Fundación "Lolita Rubial" con el Morosoli de Plata en la categoría Humor Gráfico, Caricaturas e Historietas el pasado 26 de noviembre.

Dibujante, humorista gráfico y guionista, creador de la tira Viviana y Yamandú -que sigue saliendo en las páginas del diario La República- y editor del suplemento de historietas Quimera -en el mismo diario-: la extensa trayectoria de Enrique Oscar Ardito (Montevideo, 1950) tiene en su haber series como Los recién cansados, Don Jubileo y Los Descubreenigmas, siempre con un ojo puesto en la estética pulp de la primera mitad del siglo, y el otro en el color local.

Hoy ya jubilado publico el libro "1 modo + D guionar comics" una verdadero libro de cabecera para todos los que incursionan en el rubro.
Felicitamos al compañero Enrique y le deseamos que siga cosechando exitos y premios que sin duda se los merece.

A continuación transcribimos un reportaje que le hicieran los compañero del blog "Auchhistorietas",verlo en la siguiente dirección http://auchistorietas.blogspot.com/2011/12/enrique-ardito-recibe-el-morosoli-de.html




-¿Qué significa para vos haber recibido esta distinción?

-Un verdadero honor. Supongo que se debe a mi permanencia en la profesión y tal vez haya influido la edición del primer libro sobre guión de cómic en nuestro país.

-¿Cómo ves el panorama actual de la historieta nacional en comparación con el de hace unos diez años?

-Increíblemente promisorio. Los jóvenes de esta maravillosa generación tienen un quantum de energía extra que a los de la mía les faltó. Los veo más espontáneos, más propensos a comunicarse, organizarse y llevar a cabo proyectos. Además, están desplegando una gran cantidad de talento y variedad de tendencias artísticas y temáticas. Yo veo este presente como el comienzo de algo buenísimo.

Nunca se vio una proyección de ediciones y ventas, de contactos y viajes al exterior, de la formación de una asociación, como hoy. Si la gente sigue así y no se dispersa... no se sabe adónde podemos llegar. Acaricio la idea de poder asisitir algun día a la creación de un Movimiento de Un Nuevo Cómic Con Todas Las Letras. EL CÓMIC NACIONAL frente al de todos las otros países.

Dibujantes de nivel es lo que sobra. Solo falta ponerse a guionar historias que hablen de cosas importantes, vale decir de cosas nuestras. Para cómics de superhéroes ya están los yanquis; para el manga, los ponja; para bande dessinée, los franceses y belgas.

¿Por qué no hacer historias como las de Rodolfo Santullo, ambientadas en Uruguay, pasado y presente? ¿Por qué no encarar la historia como los Rodríguez Juele?

-¿Cuáles son los proyectos a futuro?

-La participación en el concurso de AUCH con un comic de mi autoría.

La tercera edición de 1 modo + D guionar comics que tendrá el doble de páginas que la segunda e incluirá más de cómo dibujar comics, y (una primicia) va a estar financiada el año que viene por una conocida fundación privada.

Seguir dando una mano en Comic Club como supervisor informal sobre guión de historieta.
Apoyar a AUCH a muerte.



29 dic. 2011

BAR EL HACHA


Bar El Hacha

Esta noche el bar El Hacha, de la esquina de Buenos Aires y Maciel, cerrará definitivamente sus puertas y con ello se dará vuelta la última página de una historia que tiene doscientos años en comercio, escrita en este orden:

al principio pulpería, luego despacho de bebidas y almacén de ramos generales, transformándose en almacén, café y bar a principios de este siglo que ya muere.

Junto a otros bares, ya desaparecidos, como Las Telitas, Solís, El Patriota, Venus, 42/43 y mas sobre la zona portuaria El Yacaré y El perro que fuma, El Hacha se encuentra entre los boliches referentes de una de las zonas mas populares de Montevideo. Esa que nace (o muere) en el agua por la escollera Sarandí y que sus vecinos llaman con orgullo el barrio Guruyú.

José Pérez González, Pepe para todo el barrio, ha decidido el cierre de El Hacha luego de atenderlo como dependiente desde 1953 cuando desembarcó de su España natal no queriéndose adentrar más en Montevideo, quedándose en ese barrio para siempre. Luego, por 1961 lo comenzó a atender como propietario.

Allí vió desfilar por el mostrador y por sus mesas a muchos de los personajes que hicieron la noche de la bohemia montevideana y de cada uno tiene un recuerdo que alienta el afecto que guarda por ellos.

"En estas mesas y apoyados sobre este mostrador bebieron copas de diversa calidad y en diferentes cantidades hombres del carnaval como Huesito Pérez, el de la famosa despedida de los asaltantes, Raúl 'Piecito' Ferreyra, una de las grandes voces del carnaval, Carlitos Soto, Armando Adinolfi, Marta Gularte, Pirulo, Juan Angel Silva, el Canario Luna y los integrantes de 'Los asaltantes con patente', que ensayaban en la puerta del boliche, 'La milonga Nacional' y 'Los Curtidores de Hongos'. Hombres de la política como Hugo Batalla y Zelmar Michelini que tenían un comité al lado del bar y que después de las reuniones partidarias se tomaban algunas. También he visto por aquí en mas de una oportunidad a Jorge Batlle, a Sanguinetti, a Mariano Arana y cosa curiosa todo me parecía tan normal que ni fotos tomé, como testimonios de su presencia. Si cuentan algunos viejos vecinos que hasta don Luis Alberto de Herrera detuvo su viejo auto en mas de una oportunidad y se bajó a tomar un café", nos dice Pepe, en medio del trajín mañanero del bar.

Su propietario recuerda, señalándonos varias fotos que están como "fundidas" en una de las paredes, los clubes del barrio como El Hacha, el Guaraní, el Anibal Ciocca, el San Lorenzo que se trenzaban en las tenidas de la Liga Guruyú y que a veces se corrían hasta Gonzalo Ramirez y Médanos para demostrar sus habilidades y participar en la Liga Palermo.

"Pero también gente de la cultura, del periodismo y del arte, Carlos Páez Vilaró lo frecuentó en diversos momentos, Jaime Roos, la cantante Adriana Varela, el popular Tito Cabano, periodistas como Nelson Dominguez 'Guruyense' o Julio César Puppo levantaron mas de una en este mostrador.

Fueron muchos y algunos se me escapan de la memoria", cuenta Pepe, mientras consulta un papel donde tiene anotado, para el cronista, algunos nombres de los que recuerda.

La construccion

Observando detenidamente esta construcción, se encuentra la reja original de la pulpería, paredes de piedra que tienen un grosor de 60 centímetros, entrepiso "a la porteña" con travesaños de troncos de palmera y tirantería cerrada, al fondo un brocal o aljibe (hoy ciego) del cual se conserva la parte superior de gruesa piedra. "Claro que con el paso de los años hubo que hacer diversas reformas, cambiar el piso, revocar paredes y hasta tuvimos que sacar toda la cañería, por donde corría el gas para el alumbrado del comercio a fines del siglo pasado, que estaba en la ruina", señala Pepe.

Según un relevamiento realizado por la Comisión de Patrimonio Histórico de la Ciudad Vieja, en un informe hecho por diversos expertos, la edificación data de entre 1800 y 1850, pero se considera que puede ser anterior, algunos hablan de que pudo haber sido construido entre 1720 y 1730.

Sostiene, esta comisión, "que por los elementos de construcción, relevancia en la zona, actividad desarrollada como pulpería o despacho de bebidas desde su origen", "merecen conservarse y restaurarse su fachada y preservarse los elementos originales, así como su uso actual". Por otra parte, al crearse el departamento de Montevideo el 27 de enero de 1817, este comercio se encuentra registrado en la Dirección de Catastro como "esquina-pulpería, propiedad de Juan Vázquez". Por lo tanto su origen, de pulpería, data como la más antigua en actividad.

Los vecinos

Hablando con los pobladores del lugar se desprende que no pueden admitir el cierre del boliche, pues consideran que este local les pertenece a todos.

Muchos hace años que están afincados en la zona y en este café como punto de reunión forjaron amistades, hasta concretaron una sociedad, con escudo incluido, de amigos de El Hacha que tiene una casa en el balneario Pajas Blancas donde, especialmente en verano, se reunen a confraternizar con sus familias. Todos coinciden en que el café tuvo propietarios que vivieron en profundidad los aconteceres del barrio, con lo bueno y lo malo, encontrando en ellos la mano solidaria y generosa, y señalan a Pepe como un ejemplo de amigo entrañable de todos los vecinos.

Todo parece igual a lo señalado, en alguna oportunidad por el periodista Julio César Puppo (El Hachero), sin ninguna connotación con el nombre del bar, "junto al mostrador mojado, tembloroso de luces, se hace una confesión, se ahuyenta una amargura, se recuerda un pasado que ya es lindo porque se fue, se proyecta un futuro que es mejor porque lo inventamos".

Cuando nos retiramos y comenzamos a remontar las calles del barrio, se nos viene a la memoria los versos de Roberto Darwin en su tema "Milongón p'al Guruyú":

"Cae la noche estrellada

en esta orilla de la ciudad

sopla un aire caliente

y en e'l se siente toda la mar.

Alla' por el bar El Hacha

el as de copas quiere brindar

la penúltima y nos vamos

porque mañana hay que laburar."

Publicado en el Diario La República

HISTORIA DEL BARRIO “GURUYÚ”

BAÑOS DEL BARRIO GURUYU


HISTORIA DEL BARRIO “GURUYÚ”

BARRIO GURUYU

El francés Gounouillou tenía un apellido tan difícil de escribir y de pronunciar, que la gente terminó llamándolo simplemente Guruyú. Y con este nombre acriollado (o simplemente adaptado al español) pasó a la historia en el característico barrio situado en el extremo de la península de la ciudad vieja.

Gounouillou, un industrioso inmigrante llegado al país al mediar el siglo pasado, se dedicaba a los negocios del ramo marítimo y fundó un muelle en el puerto capitalino, al final de la calle Patagones (que hoy se llama Juan Lindolfo Cuestas).

Eran esos los terrenos resultantes de la demolición del antiguo Fuerte de San José, que se alzaba sobre la punta del mismo nombre en la extremidad Nor-Oeste de la península. Derribado el fuerte se trazó la calle Isla de Lobos, de una sola cuadra de extensión, entre Piedras y Cerrito, cuya ubicación y breve longitud no tienen otra explicación histórica que ese hecho.

El francés de tan endiablado apellido adquirió los restantes terrenos que ocupara el fuerte, y levantó allí su muelle al que anexó, al parecer, un precario establecimiento de baños, porque en aquel entonces las aguas de la bahía estaban limpias e invitaban a pegarse un fresco remojón cuando "la" calor del verano se adueñaba de la ciudad. Se dice que, por pocos vintenes, se podía alquilar una casillita de madera para cambiarse la ropa y ... al agua!

Pero quien dio al lugar su definitivo perfil de lujosa estación balnearia no fue el naviero Gounouillou, sino el imaginativo y emprendedor español don Emilio Reus, quien soñó un moderno balneario en aquellos confines de la península. Y manos a la obra. Del sueño pasó rápidamente a la realidad cuando adquirió las instalaciones de Gounouillou y construyó en ese predio lo que los montevideanos de la época llamaron "las piletas", un suntuoso establecimiento de baños públicos, con agua de mar y agua dulce, para solaz y deleite de sus hedonistas coetáneos.

Pero no sólo la estación balnearia estaba en la mente del activo empresario. Asociado con el coronel Carlos Gaudencio, Reus proyectó frente a sus piletas, despues desaparecidas y transformadas en plaza de deportes, la construcción de un espectacular hotel, cuya ejecución quedó a medio camino por causa de la devastadora crisis económica de 1890.

El monumental edificio del Hotel Nacional, que todavía se halla en pie y hoy está pidiendo a gritos una restauración, ocupa la manzana delimitada por las calles Juan Lindolfo Cuestas, Piedras, Ingeniero Monteverde y Cerrito, frente al establecimiento balneario. Su construcción quedó detenida en 1895, cuando el Estado se hizo cargo de las obras y lo destinó a sede de la Facultad de Matemáticas. Hasta hace unos 25 años atrás, antes de clausurársele por su estado ruinoso, funcionó en el edificio la Facultad de Humanidades.

Allí es exactamente el Guruyú, un barrio que, como tantos otros, es muy difícil saber donde empieza y donde acaba. Con la particularidad de que este paraje siempre tuvo, por lo menos desde fines del siglo XIX, dentro de la despersonalizada Ciudad Vieja, una autonomía perfectamente definida.

Barrio vivido por el vecindario, barrio popular como el Albaicín de Granada, a diferencia del resto de la península montevideana, que es territorio de bancos, oficinas y palacetes del patriciado, el Guruyú fue cuna de populares comparsas de carnaval y mitológicas figuras del fútbol, como Isabelino Gradín y otros muchos que todavía son objeto de evocación emotiva en distintas crónicas.

Pero retornemos al sueño frustrado de Reus. Su establecimiento balneario constaba de dos grandes piletas de 60 metros de largo, una para señoras y otra para caballeros, alimentadas por agua de mar bombeada por máquinas y recubiertas por altas claraboyas de vidrio. Grutas y cascadas que se deslizaban en los declives del terreno, completaban la ostentosa decoración de esta fantasía romana que, aunque no se pueda creer, existió hace un siglo en Montevideo.

Camarines en los corredores de las piletas, departamento de hidroterapia medicinal, duchas frías y calientes, salobres y dulces, servicios de peluquería, tocados de señoras, completaban la suntuosidad refinada de una institución tan exclusiva como podía exigirlo aquella brillante "belle epoque" finisecular.

Reus y Gaudencio continuaron a ritmo sostenido la construcción de su gran hotel, que cuando se le habilitó definitivamente ya no fue hotel, porque la despiadada crisis se lo llevó todo como un huracán: las piletas, las claraboyas, el salón de hidroterapia, el hotel . . .

La piqueta dio cuenta rápidamente de las faraónicas instalaciones del balneario que los montevideanos "chic" vieron desaparecer con asombro y con rabia. Años más tarde. en lo que había sido aquel exclusivo reducto de la alta sociedad, se alzó una plaza de deportes.

Hoy sólo queda la ruinosa mole del Gran Hotel Nacional, como fantasma sombrío y vigilante al borde del puerto, pero enhiesto a pesar de su calamidad, como desafiando el siglo XXI para que se le recicle y se le dé un destino útil otra vez. Y queda también el nombre del barrio, heredado del nombre del francés de los negocios marítimos, el entrañable Guruyú que evoca a sus personajes populares, a sus pescadores de la escollera, a sus negros lubolos, a sus campeones del fútbol.

Cosas que pasaron, gente que pasó, ilusiones que se hicieron añicos en el perímetro del único barrio de la Ciudad Vieja que pudo sobrevivir hasta el día de hoy con una personalidad propia y diferenciada del entrono.

FUENTE :

"Los barrios de Montevideo"

Ricardo Goldaracena

Ediciones Arca – Montevideo





26 dic. 2011

CESAR BERNAL CAMPEÓN DEL MUNDO


TEXTOS Y DIBUJO LEONARDO INFANTINI (LEO)

EL PORTUARIO:

Cesar Bernal, más conocido en la jerga portuaria como el “perro”, ingresó a la Administración Nacional de Puertos en el año 1959, acogiéndose a los beneficios jubilatorios en el año 1994.
Trabajó en sus últimos años como funcionario en el Almacén del desaparecido Varadero .
Se lo recuerda con su túnica azul detrás del largo mostrador de madera expendiendo materiales y herramientas a las distintas secciones (Mecánica, Tornos, Soldadura, Calderería,Cabuyería,etc..), compartiendo sus horas de trabajo junto a Floreal Vázquez y Ricardo Rivadavia(este último emblemática figura del carnaval uruguayo , integrante de "Los Charoles", director de DAECPU y fundador de "LosFavios"entre otras historias).

EL CAMPEÓN DEL MUNDO:

No obstante, además de recordar al gran compañero, motiva nuestro homenaje la gran pasión y destaque como jugador de Cesar Bernal en el juego de pelota Vasca.
Siendo la pelota vasca un deporte no tradicional, en un país netamente futbolero,Bernal representó al Uruguay dentro y fuera de fronteras, constituyendo junto a su compañero, el “negro” Néstor Iroldi, una dupla formidable.
Berna e Iroldi obtuvieron en tres oportunidades el Campeonato del Mundo en la modalidad Trinquete (cancha cerrada) con pelota de cuero , en Montevideo (1966), San Sebastián (1970) y Biarritz 1978.

Estos logros, no menores, merecen un recuerdo destacado.

10 dic. 2011

EL BOQUETE

Detalle obra de Castellanos

”EL BOQUETE”.

Hasta 1726, año de la fundación de la ciudad plaza fuerte y Puerto de Mar de San Felipe de Montevideo, no puede decirse que existiera nada parecido a un puerto sobre la costa de la bahía.

Con el correr de los años, ya en 1740, existía un intenso tráfico de embarcaciones menores entre Montevideo y Buenos Aires debido a que se realizaba aquí el trasbordo de los buques de ultramar con mercaderías destinadas a ese puerto. Lo que se explica, porque nuestra bahía ofrece mayor calado y abrigo que Buenos Aires, tenía ya entonces depósitos sobre la costa y las tripulaciones se habían acostumbrado a proveerse de agua potable en los pozos del Rey, en la Aguada.

Había un intenso trafico de embarcaciones menores con Buenos Aires y las mercaderías eran cargadas sobre la costa de una ensenada que existía entonces entre las actuales calles Misiones y Juan Carlos Gómez, sobre la que se había practicado una abertura en la muralla, que por esa razón se conocía como el boquete; parte de esa ensenada fue rellenada en época posterior.

Pasada la mitad del siglo, y por reales órdenes, los españoles fueron estableciendo disposiciones sobre la documentación de origen y navegación, que constituyen los antecedentes directos de la legislación aduanera, vigente en la actualidad en nuestro país.

¿Definición de Aduanas?

Al ser la Aduana, con todas las responsabilidades y funciones, el centro mismo de una imprescindible actividad nacional, es que brevemente diremos que “Las Aduanas son organismos establecidos legalmente por los Estados, en las costas, fronteras, aeropuertos, para recaudar los derechos arancelarios y otros que se hallen a su cargo, y fiscalizar el ingreso y salida de mercaderías, haciendo cumplir las normas que a este ramo se refieren.”

Origen de la palabra Contrabando

Cuando se realizan ingresos o salidas evitando o burlando la normativa vigente que regula esos movimientos, se configura lo que desde muy remotos tiempos se decía ir contra los bandos, o sea contra la norma, finalmente la palabra contrabando, resumió en síntesis muy clara este ilícito o pretensión del mismo.

Jorge Carrión: Real Aduana de Montevideo y su entorno 1779-2003

ORIGEN Y DEFINICIÓN DE LOS DESPACHANTES DE ADUANAS


Cuando accedimos a esta información no dudamos ni por un momento en compartirla con nuestros lectores.

Siempre escuchamos hablar de los Despachantes de Aduanas y su importancia.No obstante debemos de reconocer que nada sabíamos sobre su historia y tampoco contábamos con elementos para emitir un juicio sobre esta profesión.

Este texto fue extràido de la Web de la Asociación de Despachantes de Aduanas: http://www.adau.com.uy, también recomendamos la lectura del libro de Jorge Carriòn:"Real Aduana de Montevideo y su Entorno-1779-2003.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Orígenes del Despachante

El nacimiento de la función pública del Despachante de Aduana se sitúa en los albores de nuestra nacionalidad, cuando en las primeras disposiciones aduaneras del país se habla, frecuentemente, de comerciantes matriculados en la Aduana. Pero el Despachante, actuando a nombre propio y por cuenta de terceros, aparece posteriormente.
Por resolución de 25 de junio de 1860 se estableció un sistema de “cuadernetas” para acreditar a los importadores los bultos que tuvieran almacenados en los depósitos fiscales. Con el propósito de retiro de los mismos y a fin de no obligar al introductor a gestionar personalmente con la “cuaderneta” se le autorizó a otorgar la transferencia a un tercero. En la Ley de 22 de junio de 1861 ya se usa el vocablo “Despachante” (Art.38º), definiéndosele en el decreto reglamentario dictado el 25 de junio del mismo año, cuando se expresa en el texto que: “se consideran despachantes de aduana los inscriptos como tales en la Colecturía General” y que “la persona que quiera inscribirse como despachante de aduana deberá presentar la garantía ...”.
Vale decir que se le reconocía al despachante una función específica con la consiguiente responsabilidad de su cumplimiento, dado la modalidad de fijación de garantías para su desempeño, como se disponía en el art. 37º de la citada Ley de 22 junio de 1861, el art. 6º del Decreto – Ley de 26 de marzo de 1877 y la garantía real (fondos públicos y títulos de propiedad) que se determinaba en el art. 2º de la resolución de 27 de octubre de 1879.
Así fue naciendo un esbozo de lo que la profesión sería en el futuro y en el continuo devenir del tiempo, aportando sus esfuerzos la Aduana y los despachantes en el encuentro de los mecanismos legales y reglamentarios que permitieran al país realizar su comercio internacional en las mejores condiciones; se fue creando el ordenamiento jurídico aduanero, constituido por un abundante y complejo conjunto de tratados internacionales, leyes, reglamentos, dictámenes, etc.. Todo este proceso tan natural, fue creando una tarea, también cada vez más difícil de acometer e implicando también la necesidad de un esfuerzo metódico y tenaz y de mentes bien organizadas para un completo dominio de la función de despachar; fue creándose en definitiva un técnico con cometidos muy específicos, fue formándose el actual profesional DESPACHANTE DE ADUANA.

Su Función

Función del Despachante

El despachante es un eslabón, un orientador, un promotor. El Despachante Aduana constituye el nexo insustituible entre la actividad privada y la actividad pública, en su caso, el estado, representado por la Aduana y diversos organismos oficiales.

Funciones del PROFESIONAL DESPACHANTE DE ADUANA

La tónica actual...
En estos momentos, más que nunca, hacer negocios en nuestro país significa hacer negocios en todo el mundo. Las empresas uruguayas deben competir en el mercado internacional a través de la realización de negocios rápidos y eficientes actuando coordinadamente con los proveedores y la Aduana, situada cerca de su esfera de acción o en zonas más lejanas.
Esto virtualmente significa concordar con el negocio del mercado internacional que se incrementa cada vez más. Frente a esta posibilidad, nos preguntamos ¿Cómo conducir un embarque por un laberinto de diez mil clasificaciones arancelarias, reglas y regulaciones administrativas, y requerimientos de permisos especiales?
¿Qué significan los cambios que introducen el GATT ó el MERCOSUR para nuestro mercado hoy, ó qué significarán en los próximos años?
¿Cómo conseguir sacar de este laberinto a nuestras exportaciones, que requieren entregarse a tiempo y al menor costo posible?

La solución de los Expertos
No es sorprendente que para esto las empresas busquen el concurso de un despachante. De hecho, los Despachantes de Aduana han intervenido en el 100% de nuestros embarques y podemos afirmar también que la vasta cantidad de importadores, exportadores y transitarios, hoy dependen de esa profesión para evitar errores costosos y mantener en marcha su actividad.

DEFINICIÓN DE LA CARACTERÍSTICA DE LA PROFESIÓN DE DESPACHANTE DE ADUANA

En Uruguay a dicha actividad se le identifica legalmente como Agente Privado de Interés Público, en tanto a nivel internacional se le reconoce como Ministro de Fé, definición que conlleva delegar en dicho profesional importantes y variadas funciones de índole estatal en la realización y control de las operaciones de comercio internacional, estableciendo responsabilidades acordes a los cometidos que le fueran transferidos.

Reducir los costos
El consenso general admite que para la mayoría de los importadores y exportadores los Despachantes de Aduana son necesarios para reducir costos y su intervención es considerablemente más económica que tomar la responsabilidad de manejar las transacciones aduaneras y/o de comercio exterior por sí mismos.
TODA UNA VARIEDAD DE SERVICIOS
Pero los Despachantes de Aduana hacen mucho más que manejar las transacciones rutinarias en la Aduana. Ofrecen un rango de servicios hechos a medida para satisfacer la necesidad del cliente.

Los Embarques
Los Despachantes de Aduana están familiarizados con los aspectos del embarque internacional, desde los requerimientos del empaque y etiquetado, hasta los servicios de transportes doméstico y extranjero. Ellos pueden concretar el embarque más efectivo y de bajo costo con mercaderías desde y hacia Uruguay.

Asistencia en Importaciones, Tránsitos, Free Shop, etc.
La presencia de la figura del Despachante en tales operaciones, sin perjuicio de que es preceptiva, se constituye en totalmente necesaria para el ágil y correcto despacho de la mercadería. Cualquier régimen de internación a plaza de bienes o productos – importación definitiva, ó Admisión Temporaria, ó nacionalizaciones –, tiene un sin número de reglamentaciones, procedimientos, exenciones, etc. que es preciso conocer en forma minuciosa para poder cumplir la operación dentro de las características señaladas, y evitar la aplicación del régimen infraccional aduanero – de por sí sumamente gravoso pecuniariamente – por errores que pudieran cometerse en la clasificación arancelaria, determinación de tributos, u omisiones ó errores en la presentación de documentos sobre los cuales se basan las exoneraciones.

Asistencia en Exportación
Un especialista en comercio internacional – como lo son los Despachantes de Aduana – es invalorable para un exportador. Los Despachantes cada vez más han incorporado en sus servicios el concepto de SERVICIO INTEGRAL, es decir asumen la coordinación total de la operación aconsejando sobre las reglamentaciones, instrumentos de pago, seguros, confeccionan los documentos y dirigen globalmente la operación, y posibilitan la devolución de impuestos a los productos alcanzados por tal beneficio.

Representaciones
Los Despachantes de Aduana son quienes clasifican arancelariamente las mercaderías, asegurándose que los clientes abonen los gravámenes que realmente corresponden y la correcta liquidación de los reembolsos en su caso, asumiendo la representación de su cliente – con todas las obligaciones que ello conlleva – durante todo el periplo de gestión de la operación de Comercio Exterior.

Consultando Servicios
Muchos importadores y exportadores dependen de la experiencia del Despachante de Aduana cuando consideran nuevas líneas de productos, explorando nuevos mercados o evaluando el impacto en sus negocios de regulaciones inestables. Los Despachantes pueden colaborar en la justa medida y aconsejar sobre las costumbres internacionales, los perfiles estadísticos del comercio exterior, y temas puntuales como por ejemplo el GATT o el MERCOSUR.

2 dic. 2011

JULIO CASTRO Y SU OPTIMISMO ESENCIAL



JULIO CASTRO Y SU OPTIMISMO ESENCIAL

Fuente: Castro, Julio, El banco fijo y la mesa colectiva, (tercera edición),

Revista de la Educación del Pueblo, Montevideo, 1993.







En este proceso de humanización la educación ha desempeñado un rol fundamental; no podría ser de otro modo porque en los procesos educativos están las más altas posibilidades de superación humana”.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

“Cada nación es un fin en sí. Cada pueblo toma conciencia de su ubicación en el mundo y del destino histórico que está llamado a cumplir. La dominación imperial a control remoto (…) va camino de ser una figura histórica. La inestable situación de los últimos vestigios que aún subsisten demuestra que el andar del tiempo hacia la liberación de los pueblos es constante y es, además, irreversible (…)."

--------------------------------------------------------------------

“A los educadores, la hora presente nos señala deberes y responsabilidades que no debemos eludir. Es un honroso compromiso (…) que debemos cumplir con dedicación, con coraje y, sobre todo, con una lúcida visión de las limitaciones presentes y de las posibilidades que debemos crear y conquistar para construir el porvenir (…)."

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

"El proceso moderno hacia el desarrollo es irreversible. Las fuerzas que lo traban o detienen son antihistóricas y por ello están irremisiblemente condenadas a la desaparición. Si resisten, la presión del progreso las desbordará. Es una consecuencia sin alternativa”.