Se produjo un error en este gadget.

31 oct. 2011

PATRIMONIOS PERDIDOS PATRIMONIOS RECUPERADOS

PATRIMONIOS PERDIDOS.



PATRIMONIOS RECUPERADOS.
¿PATRIMONIOS QUE SE PERDERÁN?



Extractamos parte de un artículo de María Julia Ardao referente a la casa de Ximenez.
El mismo fue publicado en el Almanaque del Banco de Seguros en el año 1972.

Consideramos oportuna su lectura particularmente la trascripción de las palabras del senador Francisco Bauzá y del profesor Juan Pivel Devoto en defensa del Patrimonio.

Muy propicias para los tiempos que corren son las palabras de Francisco Bauzá cuando se refiere al “vandalismo ilustrado”.

HISTORIA DE LA CASA Y SU PROPIETARIO.



por MARÍA JULIA ARDAO. (Ex directora interina Museo Histórico Nacional 1965 y autora de numerosos libros de temas históricos y educativos)
LOS PATRIMONIOS PERDIDOS.


A pesar de todos los deterioros que sufrió, la casa de Ximénez siguió en pie en tanto eran demolidas otras construcciones del Montevideo Antiguo emplazadas en la misma zona de la Ciudad Vieja: las Bóvedas, de las que queda hoy apenas una mínima parte; el Fuerte sobre cuyo terreno se delineó la plaza Zabala; la Ciudadela, de la que tan sólo conservamos la puerta reinstalada hace bien poco, en su lugar primitivo; el Fuerte de San José núcleo inicial.
Del doblamiento de la bahía de Montevideo y la capilla de los Ejercicios, donde se instaló la Universidad en 1849, de las que no queda nada, como de tantas otras construcciones de la época hispánica.
DOS A LA DEFENSA:

Desaparecieron víctimas de lo que FRANCISCO BAUZA(*) llamaba en 1896 "vandalismo ilustrado" cuando desde el Senado, trataba de salvar los testimonios arquitectónicos que documentaban nuestro pasado, apelando a la conciencia histórica del país.



Me duele — decía — "ver desaparecer todas las tradiciones de la ciudad, a titulo precisamente de lo que impone conservarlos, por su vejez relativa.

Entre nosotros no se ha dejado nada absolutamente que nos recuerde la vida 30 años, y no sé por qué razón, desde el mobiliario hasta los edificios, todo ha sido renovado en la capital, y lo mismo sigue haciéndose en las ciudades del interior; una especie de Vandalismo ilustrado que asusta"...



La valorización de los monumentos históricos que reclamaba Bauza recién comenzó a hacerse al promediar el presente siglo. En la década del cuarenta, por los perseverantes esfuerzos del Director del Museo Histórico Nacional, PROFESOR JUAN E. PIVEL DEVOTO, se inició una política en esta materia.



"Es necesario — decía — formar nuestra conciencia histórica.



Hay dos maneras de lograrlo.



Por medio de la cultura documental, científica, proba, severa que conduce a la lenta elaboración de las premisas históricas o por los medios visibles, concretos, exhibiendo ante el pueblo las obras materiales del pasado.




Ambas formas que desde luego no son incompatibles, no tienen las mismas posibilidades de accesión.


Fría para unos, árida para otros, difícil para casi todos, la primera sólo aprovecha hondamente en los escogidos de la vocación.
La segunda en cambio es de difusión mecánica.



Los viejos monumentos ligados a episodios notables del pasado nacional o a personajes que se han destacado en la historia del pais, constituyen motivos vivos de recordación"
PATRIMONIOS RECUPERADOS: LA TOMA DE CONCIENCIA Y LA ACCIÓN:


Continuada hasta el presente con admirable fervor, esta política cultural ha permitido rescatar para la evocación histórica, antiguas construcciones que rigurosamente restauradas reviven en auténticos ambientes, aspectos o etapas de nuestro pasado. Tales las casas de Rivera, Lavalleja, Montero, Garibaldi, las quintas de Batlle y Herrera, A ellas se incorpora ahora la casa de Ximénez representativa de la arquitectura urbana de principios del siglo pasado; expresivo testimonio de la vida familiar y de la economía de nuestra sociedad colonia).
Por ello la ley sancionada el 28 de diciembre de 1945 por iniciativa del Senador Dr. Gustavo Gallinal, dispuso su expropiación y el decreto del Poder Ejecutivo de 20 de febrero de 1946 le asignó un destino concordante con sus valores arquitectónicos y evocativos: una sección del Museo Histórico Nacional destinada a evocar el pasado de la ciudad de Montevideo en su doble aspecto de Plaza Fuerte y Puerto de Mar.

UNA CASA PORTUARIA:


Construida frente a la bahía, a la vista del Fuerte de San José, hoy desaparecido, y de la fortaleza del Cerro que custodiaban la entrada del puerto; frente a Las Bóvedas y en la proximidad del Apostadero de la Marina, a la vista de la muralla que moría en el Cubo del Norte; ubicada en el ámbito de la antigua Plaza Fuerte, IB casa de Ximénez evoca la misión de puesto de avanzada que le asignó a, nuestra ciudad, desde sus orígenes, la corona española en la defensa de la entrada marítima de sus dominios del Rio de la Plata y de guardiana de sus fronteras terrestres con las posesiones portuguesas.

LA FUERZA DE LA HISTORIA:


Sin embargo, esa realidad geográfica que parecía marcar tan decididamente un destino militar, impuso, ya avanzado el siglo XVIII, otro rumbo a la vida de la ciudad que fue creciendo lentamente al amparo de sus bastiones. Las excelencias de su puerto de aguas profundas y abrigadas, fueron apreciadas en su justo valor cuando el espíritu reformista de los Borbones se propuso ordenar el Comercio entre España y sus colonias. Habilitado oficialmente en 1778, Montevideo pronto se transformó en el puerto principal del Atlántico
Sur, punto terminal de los barcos destinados al Río de la Plata, puerto de escala de los que iban a Valparaíso y Lima a través del Estrecho de Magallanes, lugar de recalada obligatoria
Para los barcos correos que hacían la travesía desde La Coruña al Callao y que aquí dejaban la correspondencia Para Buenos Aires y las provincias.
La Actividad portuaria entonces afectó de uno u otro modo, la masa de la población civil, promovió su desarrollo y el adelanto rápido de la ciudad que a partir de entonces agregó a su carácter de Plaza Fuerte el de Puerto de Mar.
Incorporada al trajín portuario no sólo por su ubicación sino por la actividad mercantil de su dueño que se resumía en ella, como asentista de la marina

Recomendamos la lectura del articulo “La atarazana y el Apostadero Naval” del blog “acerca de patrimonios varios”: “http://blogs.montevideo.com.uy/blognoticia_16222_1.html
¿PATRIMONIOS QUE SE PERDERÁN?: VANDALISMO SIN LUSTRE







¿La historia se repite?



¿El descuido y la desidia muchas veces intencional de hoy, es consecuencia de un "vandalismo ilustrado" como el de ayer o nos enfrentamos a un “vandalismo sin lustre" , mucho más peligroso?





REFERENCIAS:

(*) FRANCISCO BAUZÁ: (
7 de octubre de 1849 - 4 de diciembre de 1899) fue un docente, político y escritor uruguayo. Entre sus numerosos estudios pueden encontrarse escritos de carácter social, económico, literario, jurídico, pedagógico e histórico.(WIKIPEDIA)

(**) JUAN PIVEL DEVOTO: (Paysandú, 1910 –† Montevideo, 1997), historiador y político (partido nacional)



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.