Se produjo un error en este gadget.

24 sep. 2011

EL RÍO DE LA PLATA ES UN HECHO TRANSITORIO …







EL RÍO DE LA PLATA ES UN HECHO TRANSITORIO…


Cada año llegan al estuario del Plata 57 millones de m³ de limo proveniente especialmente, del sudeste de Bolivia y de las provincias del noroeste de Argentina.



El cauce del río está dominado por la presencia de extensos bancos de baja profundidad que dificultan la navegación con embarcaciones de calado, que debe hacerse siguiendo diversos canales naturales y artificiales, muchos de los cuales, en especial la ruta que comunica Buenos Aires con el Océano Atlántico, son objeto de constante dragado para evitar la acumulación de sedimentos y así mantenerlos abiertos a la navegación. Los principales bancos son Ortiz, Arquímedes, Inglés y Rouen.


La morfología del lecho del área específica de Martín García se caracteriza por un bajío (la formación Playa Honda) atravesado por canales y compuesto por sedimentos grises-marrones, arenosos hacia el norte, arenas limosas y limos arenosos hacia el sur y limos arcillosos (lodos) hacia la margen argentina.


El delta sufre un continuo avance de 219 m2 por año y se produce una disminución de las profundidades del lecho con la formación de bancos que luego se transforman en islas. (**)
Si consideramos la dinámica del depósito de limos, sobre todo del lado argentino, finalmente los bancos que pugnan por aflorar y transformarse en islas, ganarán su espacio y el hoy estuario será un delta arcilloso tajeado por un río más profundo y estrecho que el actual.


De considerarse la división de los límites del Río de la Plata entre Uruguay y Argentina por la mitad, el futuro río profundo del que hablamos estaría plenamente del lado uruguayo y el Puerto de Buenos Aires dejaría de existir.

EL “THALWEG” DEL ING EMILIO MITRE:


Hijo del presidente argentino Bartolomé Mitre y sobrino del General Emilio Mitre, ambos protagonistas tanto de la historia argentina como de la uruguaya, el Ingeniero Emilio Mitre, tenía muy clara cual era la situación del Río de la Plata y defendía la tesis del “thalweg” – división del Río de la Plata por el canal más profundo y no por la mitad -, la misma era rechazada por nuestro país.


En su discurso del 21 de agosto de 1908 frente a la cámara de diputados decía el Ing. Emilio Mitre:
“….Cuando el delta crezca por acción sedimentaria la Playa Honda irá emergiendo de las aguas y la tierra nueva reemplazará a lo que es Río de la Plata en esta parte. Por eso se ha dicho con razón que, geológicamente considerado, el Río de la Plata es un hecho transitorio. En efecto, así lo es, puesto que su fondo se levanta y tiende a transformarse en tierra firme; pero lo que no es transitorio son esos grandes surcos que, canales hoy del estuario, serán mañana ríos con orillas elevadas. No son transitorios porque por ellos gravitan las colosales masas de agua que las nubes descargan en las comarcas de los trópicos y que necesariamente buscan salida al océano. El Río de la Plata desaparecerá algún día, en la historia de las edades, por el avance del delta.
A este paso dentro de quinientos años los juncos o los sauces crecerán en el medio del estuario, frente a Buenos Aires. Entre Buenos Aires y Colonia ya no existirá la extensa superficie liquida que hoy separa ambas márgenes; el estuario habrá cedido su sitio a la tierra; y en vez del Río de la Plata, ancho y bajo, tendremos el cauce estrecho y profundo de un Paraná, o de un Uruguay caudaloso, cavando con su poderosa corriente su cauce imborrable y marcando con la arista más profunda de este cauce el “thalweg” de demarcación entre los dos países ribereños.¿Cómo podríamos reconocer la jurisdicción uruguaya en un terreno destinado por la naturaleza a emerger de las aguas y en un sitio donde hoy mismo, en las grandes bajantes, el lecho del estuario queda en seco?
Una línea divisoria allí situada reduciría a la República Argentina a la condición de un estado que un día de gran bajante no lindaría con aguas del Río de la Plata, en toda su extensión de su litoral fluvial, lo que sería un contrasentido. De manera que esta línea no se podría aceptar en ningún caso”. (*)


No obstante finalmente y mostrando que un espíritu “antiuruguayo” no movía su posición, decía el Ing. Mitre:
“Si tal cuestión hubiera de llevarnos a un rompimiento con la República del Uruguay, yo declaro que, a mi juicio, las relaciones internacionales entrarían en una faz completamente nueva y nuestro horizonte se oscurecería realmente. Este pueblo oriental, chico como es, sin embargo es un factor que tiene gran influencia en nuestra vida nacional, y de cuya felicidad depende en parte la nuestra, es un vecino que, por afecto, por razón de justicia y de conveniencia, debemos tener siempre de nuestro lado y confundirlo lo más posible con nuestra propia nacionalidad, como lo ha estado durante muchos años. La cuestión de jurisdicción viene, una vez más, a perturbar esos sentimientos y, por eso, es preciso encontrarle solución”.


La propuesta del Ing Mitre fue la que prevaleció con el paso de los años y el río se dividió por el criterio internacional del canal de aguas profundas o “Thalweg”, que corre junto al territorio uruguayo desde el kilómetro cero, en Punta Gorda, hasta la ciudad de Colonia, luego se abre hacia la costa argentina por el farallón y corre oscilante y vuelve al Este.

LA COSTA SECA DEL CANCILLER ESTANISLAO ZEBALLOS:



Capitulo aparte en esta historia rioplatense, fue el criterio manejado por el canciller Estanislao Severo Zeballos con su doctrina de la “costa seca” (1906) quien sostenía que Uruguay no tenía derecho a usar el Río de la Plata, salvo en su marea alta, de otro modo, los uruguayos se estarían bañando en aguas argentinas.


Zeballos (del que no guardan buenos recuerdos Chile y Brasil y que promovió el exterminio de los indígenas al Sur de su propio país) afirmaba que en la Convención Preliminar de Paz (1828, donde realmente se afirma la independencia del Uruguay) Argentina no había cedido ni renunciado a parte alguna del Río de la Plata. Argentina esta postura la hacía sentir realizando amenazantes maniobras de guerra frente a la Isla de Flores y el banco Inglés en las costas uruguayas.


Fue entonces que de alguna manera vuelven a tallar en el tema los Mitre ya que en Argentina desde el diario La Nación, fundado por Bartolomé Mitre, se enfrenta a la posición de Zeballos. Uruguay en tanto, ya teniendo como presidente a Claudio Williman (1863-1934), estrecha relaciones con Brasil y fuerza de alguna manera la destitución de Zeballos quien es separado del cargo.

LAS AGUAS SE AQUIETAN….UN POCO…


El dilema dejó de existir en 1961 con la declaración conjunta argentino-uruguaya, donde se estableció que “el límite exterior del Río de la Plata”, divisorio de las aguas con el océano Atlántico, era la línea imaginaria que une Punta del Este (Uruguay) con punta Rasa del cabo San Antonio (Argentina). Esto determinó que cualquier barco que cruzara dicha línea imaginaria quedaría sometido a la jurisdicción de alguno de los dos países.


El acuerdo definitivo se logró en 1973 con la celebración del Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo. No obstante, este acuerdo realizado durante la presidencia de Juan María Bordaberry logro poner fin a las disputas del momento, pero consagró que todos los canales (salvo la muy pequeña zona exclusiva uruguaya) fueran mantenidos y controlados por la Argentina.


Recién en 1997 con el acuerdo del dragado del canal Martín García se otorgó por primera vez una jurisdicción compartida a Uruguay.

La última noticia de esta historia interminable, es la siguiente:



“El vicepresidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Juan José Domínguez, afirmó que está próximo el llamado a licitación para el dragado del canal Martín García en el Río de la Plata.. Uruguay y Argentina suscribieron un acuerdo el cual prevé llevar la profundidad del conducto, en una primera etapa en 2012, a 34 pies (10,36 metros) y en una posterior, en 2014, a 36 pies (10.97 m.), expresó Domínguez a la Secretaría de Comunicación. La iniciativa contribuirá a integrar un enclave en esa zona de relevancia regional, indicó el directivo de la ANP, quien ratificó el comienzo de las obras el año próximo”, (***)


El año que viene se verá.


Fuentes:


(*) Novela “Escritos en el agua” Autor: Carlos María Domínguez Pags: 22-25 Ediciones de la Banda Oriental,2011.









No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.