Se produjo un error en este gadget.

9 jun. 2012

Jaime Carrau un referente de la Cultura Marítima y Portuaria Parte 3

Parte 2


Parte 3
Nuestros correos: los vapores de inmigrantes.
El Miguel Jover y "Los Gauchos Judios"
Vapor Miguel Jover
Jaime Carrau nos relataba como eran las condiciones que debían soportar a bordo los inmigrantes que llegaron al Rio de la Plata por el 1900

Estimado amigo:
"Cada vez estoy mas retirado del ambiente sin embargo quiero cumplir lo que oportunamente le prometí, y le envió la foto de la maqueta del vapor Miguel Jover, matricula de Barcelona, que junto con el Ferrer Serra navegaron a Montevideo en los años 1900, 1901 y 1902.
Eran buques pequeños de 3500 tons., que hacían el trafico Génova, Barcelona, Cadiz, Tenerife. No escalaban Brasil y entraban en Montevideo a repostar y descargar mercancías y pasajeros, continuando el viaje a Rosario de Santa Fe punto final de sus itinerarios.
No lo puedo jurar pero deduzco que en estos buques vinieron muchas partidas de los que fueron conocidos como "gauchos judíos", que se establecieron al sur de Entre Ríos, progresaron y llegaron a estatus muy altos. De regreso escalaban Bs.As., Montevideo, Tenerife o Puerto de la Luz, y Barcelona, rindiendo viaje en Génova.
La particularidad de estos buques es que mantenían según dice el folleto que obra en mi poder, un itinerario fijo con fechas fijas de llegadas y salidas de cada puerto, pero lamentablemente su consumo de carbón era tan alto, que a los dos años debieron amarrar definitivamente en Barcelona.
Otras deducciones me indican, que estos buques no tenían doble fondo ni botes salvavidas, para todos los pasajeros que transportaban, es lógico porque en aquel tiempo todo era así.
Adjunto le envió la foto de la maqueta que espero le guste y pueda observar lo siguiente: el buque tenia bauprés, trinquete mayor y mesana, las anclas iban colgadas porque todavía no se había inventado el escoben, el puente era abierto osea que los pobres oficiales que hacían la guardia, lo hacían bajo agua al rayo de sol o en la inmensidad de la noche.
Le comento que estos barcos no tenían un sistema de recuperación del vapor, llámese un condensador, por lo que una vez que se le agotaba el agua dulce de la caldera, izaban las velas y continuaban a marcha muy lenta.
La tripulación vivía en la proa, en el centro del buque era la segunda clase, a popa la primera clase, reminiscencias de buques veleros, y en los entrepuentes colgados de cois iban los inmigrantes, y en el viaje Southbound los planes venían cargados con sal de Cadiz, por lo tanto no quiero pensar el ambiente que tendrían los pobres pasajeros del entre puente y como mejorarian para mal todos sus dolores.
No puedo determinarle la cantidad de pasajeros que conducían estimando que fueran unos 400 entre todas las clases".
Esperando el comentario haya sido de su interés lo saluda muy atentamente su amigo Jaime Carrau.
Continuara
Fernando Pontolillo






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.