Se produjo un error en este gadget.

28 jul. 2011

LETRAS DEL MAR.COM















































RECOMENDAMOS ESPECIALMENTE LA WEB “LETRAS DEL MAR.COM” (http://www.letrasdelmar.com/marliteratura.php) CUYA TEMÁTICA ES LA INFLUENCIA DEL MAR, COMO FUENTE DE INSPIRACIÓN, EN LA LITERATURA, LA PRENSA Y OTRAS EXPRESIONES CULTURALES.

DE ESTA EXCELENTE PÁGINA WEB REPRODUCIMOS LOS SIGUIENTES PÁRRAFOS:

Las Letras como fábrica de Amor al Mar.



Los marinos que tripulan los barcos, tanto civiles como militares, son hombres, y también mujeres, que eligen el servicio del mar de forma totalmente voluntaria, y el mar implica una vida en la que el medio de trabajo, el calendario y el horario nada tienen que ver con el de tierra.


Y para abrazar esa profesión es necesario sentirse atraído por ella, lo que no se puede conseguir sin inocular en la sangre de los jóvenes el amor al mar, sobre todo en momentos como los actuales en los que se agrava el desvío de vocaciones marineras. La creación y mantenimiento de una conciencia marítima nacional son resultado de una serie continuada de acciones, a llevar a cabo en todos los niveles de un país.Todo esfuerzo que se realice en pos de éstas metas, contribuirá de forma decisiva en el destino de una nación que, como la nuestra, tiene gran parte de su pasado, presente y futuro ligado con el mar.


La letra impresa, moldeada para crear Literatura o Prensa del Mar en forma de novela, reportaje o simple noticia, constituye un arma eficacísima a emplear para conseguir tales objetivos en la que debe ser una guerra cotidiana. Por último, es bueno recordar que: “Una Fuerza Armada podrá vencer en la más dura batalla, pero nunca obtendrá la victoria sin el apoyo social”, y la conciencia social se forja con el bombardeo continuo de Cultura: en nuestro caso particular, de cultura marítima.

La Literatura del Mar












Mar y escritura se unen particularmente bien, como ya señaló el filósofo Roger Bacon en el siglo XIII: “Es un acontecimiento extraño que, durante los viajes por mar, en los que solo se tiene por ver cielo y agua, la mayoría de los hombres escriben un diario, mientras que cuando viajan por tierra, donde a cada paso encontramos algo que observar, pocos lo hacen, como si las inciertas eventualidades nos fueran más próximas para ser consignadas por escrito que las observaciones reales”.





Y es que el mar contiene la vida y la muerte, la fuerza de la tormenta y la calma de la bonanza, bases de la literatura, lo que le hace presente en todas las lenguas y en todo tipo de textos, desde los orígenes de la civilización occidental.


Su significado simbólico en los libros españoles es constante desde Jorge Manrique, que ya en el siglo XV nos recuerda: “Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar que es el morir”, hasta Antonio Machado que predice: “y cuando llegue el día del último viaje y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, me encontrareis a bordo, ligero de equipaje, casi desnudo como los hijos de la mar”.

El lenguaje del Mar


La palabra es la materia prima que moldean los escritores y periodistas para materializar sus obras, cuya mayor calidad caracteriza a los buenos artesanos del lenguaje. Y, para sumergirnos en el uso que de la palabra hacen los hombres del mar, no debemos dar avante sin primero precisar si debemos escribir “el mar o la mar”, tema acerca del que se ha discutido en demasía, y sobre el que Eliseo Álvarez Arenas, con su doble autoridad de almirante y miembro de la RAE, ha precisado: “El mar es lo que es; la mar es eso en lo que se está”.


En paralelo con los términos y la palabra, en el ambiente marinero ha surgido un idioma muy peculiar, que en algunos casos ha transcendido sus fronteras para instalarse en el hablar cotidiano: “ir viento en popa”, “contra viento y marea” “o soltar amarras” son frases hechas de uso diario. Muy próximo se encuentra el refranero, sobre todo en lo referido a los pronósticos meteorológicos: “Animales perezosos tiempo tormentoso”, “cuando el sol se pone rojo, es que tiene lluvia en un ojo”. Aunque también los hay privativos de las faenas marineras, como los que dicen: “en navegación costera, marca, sonda y corredera”, “maniobra comenzada nunca debe ser variada” o “la maniobra es imprudente si de popa es la corriente”. También existen reglas y órdenes rimadas como las normas para evitar abordajes: “Si ambas luces de un vapor/ por la proa has avistado/ debes caer a estribor/ dejando ver tu encarnado”; u órdenes como “alza arriba/ trinca el coy/ coy a la batayola, lo que indica levantarse, recoger la hamaca en la que se duerme y colocarla debidamente. El humor, la picardía y la sorna también están presentes en la parla del marino: “A la mujer y al viento, pocas veces y con tiento”, “hay moros en la costa”, o “lancha sin cubierta, sepultura abierta” son algunos ejemplos.


La Prensa del Mar











El periodismo especializado, centrado en áreas concretas de una actividad por amplia que esta sea, como es el caso de la ingente y multisectorial del mar, está llamado a ser una de las estrellas informativas del milenio que empieza su andadura, al convertirse en una de las ramas informativas más cargadas de contenido. Pensemos en los temas de carácter marítimo que nos ofrecen diarios y revistas, relacionados con la defensa, el transporte, la pesca o las actividades deportivas. Esta faceta de la comunicación no solo proporciona información, sino que es un instrumento para crear opinión en temas como los avances de la ciencia, la política naval, el uso racional de los recursos que nos proporcionan los océanos, o la lucha contra la contaminación ambiental.



Organismos y empresas marítimas han creado sus gabinetes de prensa; a través de los que vierten información a los medios informativos tanto generales como especializados. En la prensa hablada existen, además de los servicios de noticias comunes, programas especializados para los hombres del mar que sirven de nexo con la vida en tierra y les brindan información de su interés como es la meteorológica; en España sobresalen los de Radio Exterior.


En los albores del siglo XXI, Internet representa una herramienta extraordinaria. El correo electrónico, los buscadores y las páginas web ponen al alcance de cualquiera la posibilidad de contar con su propio medio de comunicación, así como de crear enlaces con otras web marítimas en las que obtener información sobre construcción naval, tecnología, tráfico marítimo, meteorología o cualquier tema demandado en materia de historia o cultura naval; con lo que instituciones y asociaciones de toda índole relacionados con el mar “se han enganchado” a la red, para expandir sus mensajes, a la vez que permitir compartir su información y documentación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.