Se produjo un error en este gadget.

8 abr. 2011

Don Pedro Campbel,irlandés, marino y gaucho



Aguardientes y cervezas soltaban las lenguas y caldeaban los ánimos en aquella cochambrosa cantina correntina. Aquel pelirrojo, enjuto, huesudo, de torvo aspecto, todo sudor y polvo gesticulaba con vehemencia agitando su espada de herrumbrosa vaina, aflojando en cada movimiento el sucio cinturón de cuero crudo que con trabajo sostenía el chiripá, obligando al arrebatado gaucho a manotearlo cada vez que amenazaba con caerse, pudiendo dejar sus “vergüenzas” al descubierto. El rostro renegrido por el sol se ajaba aún más con sus expresiones, y de los descascarados labios resecos se escapaban constantes resoplidos, similares a bufidos de toros al ataque. (1)

“Atacamos fulminantemente, arrojando sin asco metralla a quemarropa. Juntamos la banda del lanchón contra la del falucho, largamos los ganchos y ahí sí le subimos como arañas por estribor, indios y gauchos a los gritos, sonando los cuernos y las trompetas a lo loco.¡Sí, aquello era una verdadera locura!. Luego les metimos carabina, y entramos a los sablazos cuerpo a cuerpo. ¡Aquello era un baño de sangre! (2) ¡Y “pa pior” facones y sables desafilados…. oxidados! Suerte que tenemos experiencia en la “carniada” que si no largábamos el cuajo! Recuerdo mis tiempos de curtidor, allá en lo de Fernández Blanco y estoy ducho en el manejo del facón,….”refalábamos” por la sangre desparramada en la cubierta. Los paraguayos eran bravos pero finalmente los reducimos y nos quedamos con las armas y el resto del botín.” “¡Venga compadre ¡”, dijo al gobernador Méndez, ¡vamos a beber por la prosperidad y larga vida a don Pepe y por su tocayo mi gauchito el haijado! Y le pidió al gobernador que debía decir : Hip, Hip, Hurra y como debía repetirlo tres veces, a la inglesa.(1)


Aquel locuaz de acento extraño, rara mezcla de gaucho y de marino, era Don Pedro Campbel, un irlandés traído por las invasiones inglesas alrededor de 1806, integrando el personal al mando del Almirante Popham y del General Beresford. Luego fue curtidor, hasta que aparecen en su vida las ideas federalistas de José Gervasio Artigas a las que adhirió fervientemente.

El general Artigas conciente de sus virtudes le da la importante misión de formar y comandar la flotilla del Paraná, siendo un dolor de cabeza, para el Paraguay de Francia y el Directorio Bonaerense, cortándoles el suministro de armas destinadas a la lucha contra Artigas.


Completaba así el Protector su doble estrategia naval:

En los Ríos, Uruguay y Paraná, la lucha estaba en manos de Campbell.

En el Río de la Plata, Océano Atlántico, Cabo Verde, Antillas y ¡hasta el Mediterráneo!, el enfrentamiento lo daban los corsarios.

Estos eran unidades navales que a cambio de beneficios determinados se ponen al servicio de una de las partes beligerantes. Habilitados, en este caso para la guerra con Cartas Patentes otorgadas por Artigas, los corsarios causaron grandes perjuicios, sobre todo a los portugueses, enarbolando por todos los mares el pabellón artiguista.(3)


Agitados por la suave corriente del Paraná, dos lanchones y un falucho armados con un cañón cada uno, esperan prontos para liberar amarras. Un problema, no obstante, aquejaba al comandante Campbel. No había logrado que sus futuros “marinos”, gauchos e indios acostumbrados a las tareas rurales, entendieran los términos marineros, necesarios para navegar. Preocupado por este tema se lo comenta a su compatriota Don Eduardo mientras jugaban a las barajas, este sonriente, algo enigmático, le dijo: la respuesta está en tus manos Pedro. ¿En mis manos?- dijo Campbel mirándose, incrédulo, las sarmentosas manos. ¡Después de tomar mate y de chupar de lo que más saben nuestros paisanos es de timba, y esto lo utilizó en Montevideo otro marino con el mismo problema y lo resolvió! A partir de ese momento en el campamento del irlandés los elementos de navegación pasaron a tener nombres de naipes y es así que se podía escuchar al instructor: ¡Al as, al siete!/al Caballo, a la sota/ y al instante acuden y a su puesto atienden (4).


Campbel fue el brazo derecho de Artigas, nombrándolo su Comandante general de la marina. También contaba con la confianza y aprecio de López en Santa Fé y Ramírez en Entre Ríos, combatiendo con éste último en Cepeda.


El Historiador, Capitán de Navío Juan José Fernández Parés, a través de su libro “Artigas y los actos de gobierno de su política marítima y fluvial”, nos informa de las acciones de Campbel cronológicamente:

- 10 Octubre de 1818: Rechazo de una fuerza naval paraguaya en las inmediaciones de puerto Corrientes. Bloqueó el puerto, desembarcó y ocupó la ciudad. El Coronel Andrés Artigas entraría en la misma cinco días después. - 6 de diciembre del mismo año-Ataque y abordaje a la escuadra del Directorio, al mando de Hubac, fondeada frente a Santa Fé. - Enero de 1819- Sitio a Capilla de Rosario- actual ciudad de Rosario- defendida por Balcarce. - 5 de febrero de 1819- Combate contra fuerzas del General Balcarce en San Nicolás. - 18 al 20 de febrero del mismo año – Combate contra las fuerzas del Coronel Bustos en la zona denominada Posta de la Herradura, sobre la costa del río Tercero en la Provincia de Córdoba. - 10 de marzo de 1819- Combate contra los efectivos del Coronel del Coronel Hortiguera en Barrancas, cerca de las inmediaciones de San Nicolás. - 1º de febrero de 1820 – Batalla contra las fuerzas del general Rondeau en cañadón de Cepeda. - 13 de febrero del mismo año – Abordaje a la escuadra porteña frente a San Nicolás- Muerte de Hubac. - 17 al 23 del mismo año- Asedio a Buenos Aires…y finalmente, el 30 de julio de 1820- Su último combate con la escuadra del directorio, ahora al mando de Monteverde.


Hasta el final de la lucha el pelirrojo Comandante General de la marina de Artigas permaneció fiel a este, hasta caer prisionero de los paraguayos. Quiso el destino que ambos terminaran sus días en el Paraguay, aunque jamás se volvieron a cruzar sus caminos.


El 18 de mayo de 1961 los restos de Pedro Campbel fueron repatriados y hoy se encuentran en el Cementerio del Norte en el Panteón de la Armada Nacional.

Referencias.

(1) Así se lo describe en las Cartas de John Parish Robertson

(2) Recreación basada textos de Agustín Berazza.

(3) “Artigas y los actos de gobierno de su política marítima y fluvial” Capitán de Navío Juan José Fernández Parés

(4)Recreación basada en textos de Francisco Acuña de Figueroa

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.