Se produjo un error en este gadget.

16 ene. 2011

La Inauguración del Monumento a Artigas en la Meseta Sanducera Hace Noventa Años

La Inauguración del Monumento a Artigas en la Meseta Sanducera Hace Noventa Años





Monumento en la meseta de Artigas, que perpetúa la imagen del Prócer. Alcanza en su conjunto -el busto y el basamento de granito- 1 9 metros de altura. La meseta se eleva a 45 metros del nivel normal de las aguas del río Uruguay.

El 25 de agosto de 1899, frente a los concurrentes a la inauguración del monumento a Artigas, levantado en la meseta que ya llevaba su nombre, decía en lo sustancial el Dr. Eduardo Martínez García, en nombre de la Comisión que dio cima al proyecto: "Este acto de justicia póstuma era una necesidad reclamada; la maledicencia y la diatriba han pugnado de tal modo para empañar y oscurecer la memoria del Patriota, que se hacía indispensable reivindicar su gloria; ha sido necesario reconstruir la verdad histórica adulterada por la pasión del adversario, para mostrar a la generación presente la personalidad de Artigas tal cual es, despojada de sombras y de lunares y hacer su vida esmaltada de acciones heroicas, de rasgos de nobleza y de proezas singulares. Desde aquí su busto majestuoso, dominando la campiña y abarcando con su mirada el curso del patrio río, será una protesta perenne y elocuente contra su memoria ultrajada y un testimonio solemne a la admiración de sus conciudadanos".

Culminaba así la iniciativa del estanciero Nicanor Amaro, en cuyos campos se hallaba la meseta, cuyo terreno había donado, y de una Comisión, que al cumplirse el 130º aniversario del natalicio del Jefe de los Orientales y Protector de los Pueblos Libres, había procedido solemnemente a la colocación de la piedra fundamental del monumento que perpetuaría su memoria en dicha prominencia sanducera, situada a unos siete kilómetros de la que fuera villa de la Purificación y cuartel general del Hervidero. Junto a ella se había colocado una caja de plomo, herméticamente cerrada, conteniendo no sólo el acta respectiva, firmada por todos los concurrentes, sino también ejemplares de los diarios salteños "Ecos del Progreso" y "La Prensa", varias monedas de cuño nacional y una medalla conmemorativa de la sección uruguaya de la Exposición de Chicago celebrada en 1893. Se dejaba constancia que la iniciativa de dicho homenaje había partido de la ciudad de Salto, pero que a su realización concurrirían, por medio de una suscripción popular, elementos nacionales de la República y del extranjero.

Fueron firmantes de dicha acta el presidente de la Comisión Central Nicanor Amaro, el secretario Martínez García y los señores Pablo A. Williams, Angel Bossio, Joaquín Mascaró, Benito Solari, José María Amaro, José González Capurro, Enrique G. Amorín, Carlos A. Siemens, José Píriz, José A. Canto, José J. Tolosa, Juan F. Burnett, Camilo B. Williams, Arturo Sierra, Arturo Martínez, Gregorio Martínez García (hijo), Irineo Robales, Juan Geronis e Isabelino Marques. Como delegados por Paysandú, Setembrino E. Pereda, Daniel Millot y Guillermo Hoffman.

Aquel 25 de agosto, a las nueve en punto de la mañana, con cuatrocientos cincuenta pasajeros a su bordo, había zarpado del puerto de Salto, en medio de salvas, un vapor de las Mensajerías Fluviales del Plata, empavesado con banderas nacionales y gallardetes de señales, llevando al costado de babor, a unos doscientos metros, el vaporcito "Tangarupá", que conducía al jefe político Dr. Silva y Rosas, el juez letrado departamental Dr. Devincenzi, el general José Villar, el coronel Teófilo Córdoba y otras autoridades y personas de significación.

A la hora 11, el "Salto" llegó frente a la meseta y se repitieron las salvas desde el pie del busto monumental en bronce, obra del marmolista genovés Juan Azzarini. A su alrededor, un piquete del 1º de Caballería hizo guardia de honor y la banda de ese cuerpo ejecutó el Himno Nacional. La del Siamo Diversi, hizo oír el himno a Artigas, del profesor Sesso.

Después del almuerzo, la concurrencia se aproximó nuevamente al pie del monumento, donde hicieron uso de la palabra además del Dr. Martínez García, el jefe político de Salto, el Dr. Devincenzi, el señor Alberto S. Quintana, el joven Asdrúbal S. Delgado, que "se iniciaba en ese día en lides tribunicias" y el teniente Onetti.

Seguidamente los excursionistas regresaron al puerto de Salto. Su arribo, ante multitud de personas, se hizo en medio de los acordes de las bandas de músicos y los estruendos de bombas y cohetes.

En acto de rehabilitación del héroe nacional, quedaba inaugurado en la meseta el segundo monumento levantado en su homenaje en el país, a un año después del erigido en San José.

Por Aníbal Barrios Pintos

ALMANAQUE DEL BANCO DE SEGUROS 1989




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.