Se produjo un error en este gadget.

30 sep. 2010

Puerto infraestructura de 100 años por Emilio Cazalá




El 11 de agosto del 2008 se publicó en el Diario El País http://www.elpais.com.uy/08/08/11/pecono_363066.asp) este artículo que reproducimos, nadie mejor que su autor, el periodista Emilio Cazalá, para relatar una de las tantas historias portuarias.
No tenemos la suerte de conocer personalmente a Emilio Cazalá, si lo hacemos a través de sus publicaciones, es por ellas que aprendimos mucho sobre puerto y esto nos llevó al gusto por su lectura , sin dejar por ello de reconocer que ocasionalmente no hemos estado de acuerdo con algunas de sus posiciones, pero de lo que no cabe duda de que es un gran periodista en temas maritimos y portuarios.
Vaya para Emilio Cazalá nuestro agradecimiento por su cátedra silenciosa de todos los lunes a la que siempre adherimos.

Puerto: infraestructura viene de hace 100 años.
Hemos suplido falta con más eficiencia y equipos técnicos .
Emilio Cazalá

El próximo año nuestro puerto cumplirá sus primeros 100 años de construido y apenas si ha cambiado algo de aquel viejo proyecto que pergeñaron nuestros ancestros a fines del siglo XIX. Piedra por piedra y bita por bita, es el mismo de hace 100 años. Los únicos cambios contemporáneos de los que hemos sido testigos serían el viejo y pequeñito Muelle de Escalas convertido ahora en la avanzada Terminal TCP que recuperó más de 20 hectáreas a la bahía; luego fue la ventajosa demolición de los viejos depósitos portuarios (2,3,4,5,6,7,8,9) verdaderos búnkers de hormigón; la desaparición del varadero de Lussich (ANP) al fondo de la calle Washington y la bahía; la demolición del depósito Artigas a la altura de la calle Misiones; la desaparición del frigorífico Armour (hangar 10); y por último la construcción del muelle de pescadores en el Mercado de Frutos. Por allí en la parte norte también se han dado algunos rellenos y recuperación de espacios tomados a la bahía. Digamos entonces que el puerto no ha cambiado casi nada. También tendríamos que marcar que buena parte de este siglo no acompañó el creciente movimiento de cargas y la expansión comercial que tuvo el mundo luego de terminada la II Guerra Mundial; siempre estuvo por detrás. Hemos sido desbordados en capacidad desde hace más de cuarenta años. Los depósitos hinchados de mercaderías y las rampas atiborradas de mercaderías expuestas al exterior y barcos aguardando turno para cargar, a veces en el antepuerto y otros en rada. De manera que la configuración de los muelles que estamos viendo cada día, pertenecen al proyecto de 1897, iniciado en 1901 y terminado en 1909. Son muelles y diseño que ya tienen 100 años y esos van desde la dársena fluvial hasta el muelle Florida, hablamos de la infraestructura portuaria, sus muelles y sus depósitos a partir de 1909. La propia dársena fluvial fue una obra posterior que se ejecutó por los años 20 al 30. Luego recién se terminó el muelle de escala que era apenas una fina tira de tierra firme que se amplió enormemente por los años 1980 y después en los 90.
Quedan también de aquellos tiempos anteriores a la construcción del propio puerto de Montevideo, o sea de fines del siglo XIX, los depósitos Santos, hoy sede del Ministerio de Turismo, el llamado depósito Aduana Nueva, tras el cual le sigue el Julio Herrera y Obes que fue totalmente reformado por el ingeniero Eladio Dieste y el depósito Artigas que fue demolido hace unos 25 años.

Esos depósitos habían sido construidos en terrenos tomados a las aguas de la bahía, que llegaban a unos 20 metros de esas viejas construcciones. Cuando se comenzó a construir el gran puerto de Montevideo en 1901, se volvieron a ganar sobre la bahía otra extensión de tierra de más de 100 metros que es lo que tenemos actualmente y sobre cuyos terrenos se construyeron aquellos enormes depósitos de hormigón que conocimos hasta los años 90. El depósito Santos fue construido en 1885 y tiene una superficie de 24.50 metros por 49.50 metros. Fue hermosamente reciclado para Buquebus en 1994 para donde había grandes proyectos. Años más tarde lo pasó a ocupar el Ministerio de Turismo y sin duda tiene su originalidad bien atractiva. Recordamos a nuestros lectores que, primitivamente, el agua de la bahía llegaba en algunos lugares hasta la calle Piedras. Cuando se construyeron esos depósitos se hicieron rellenos de aguas tomadas a la bahía y así quedaron a unos 20 metros de los depósitos que hemos descripto. La foto que publicamos (que tomamos en 1971) muestra el depósito Artigas que estaba situado a la altura de Misiones y nos llamó entonces la atención sus balcones de hierro traídos de Francia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.