Se produjo un error en este gadget.

30 sep. 2010

Puerto infraestructura de 100 años por Emilio Cazalá




El 11 de agosto del 2008 se publicó en el Diario El País http://www.elpais.com.uy/08/08/11/pecono_363066.asp) este artículo que reproducimos, nadie mejor que su autor, el periodista Emilio Cazalá, para relatar una de las tantas historias portuarias.
No tenemos la suerte de conocer personalmente a Emilio Cazalá, si lo hacemos a través de sus publicaciones, es por ellas que aprendimos mucho sobre puerto y esto nos llevó al gusto por su lectura , sin dejar por ello de reconocer que ocasionalmente no hemos estado de acuerdo con algunas de sus posiciones, pero de lo que no cabe duda de que es un gran periodista en temas maritimos y portuarios.
Vaya para Emilio Cazalá nuestro agradecimiento por su cátedra silenciosa de todos los lunes a la que siempre adherimos.

Puerto: infraestructura viene de hace 100 años.
Hemos suplido falta con más eficiencia y equipos técnicos .
Emilio Cazalá

El próximo año nuestro puerto cumplirá sus primeros 100 años de construido y apenas si ha cambiado algo de aquel viejo proyecto que pergeñaron nuestros ancestros a fines del siglo XIX. Piedra por piedra y bita por bita, es el mismo de hace 100 años. Los únicos cambios contemporáneos de los que hemos sido testigos serían el viejo y pequeñito Muelle de Escalas convertido ahora en la avanzada Terminal TCP que recuperó más de 20 hectáreas a la bahía; luego fue la ventajosa demolición de los viejos depósitos portuarios (2,3,4,5,6,7,8,9) verdaderos búnkers de hormigón; la desaparición del varadero de Lussich (ANP) al fondo de la calle Washington y la bahía; la demolición del depósito Artigas a la altura de la calle Misiones; la desaparición del frigorífico Armour (hangar 10); y por último la construcción del muelle de pescadores en el Mercado de Frutos. Por allí en la parte norte también se han dado algunos rellenos y recuperación de espacios tomados a la bahía. Digamos entonces que el puerto no ha cambiado casi nada. También tendríamos que marcar que buena parte de este siglo no acompañó el creciente movimiento de cargas y la expansión comercial que tuvo el mundo luego de terminada la II Guerra Mundial; siempre estuvo por detrás. Hemos sido desbordados en capacidad desde hace más de cuarenta años. Los depósitos hinchados de mercaderías y las rampas atiborradas de mercaderías expuestas al exterior y barcos aguardando turno para cargar, a veces en el antepuerto y otros en rada. De manera que la configuración de los muelles que estamos viendo cada día, pertenecen al proyecto de 1897, iniciado en 1901 y terminado en 1909. Son muelles y diseño que ya tienen 100 años y esos van desde la dársena fluvial hasta el muelle Florida, hablamos de la infraestructura portuaria, sus muelles y sus depósitos a partir de 1909. La propia dársena fluvial fue una obra posterior que se ejecutó por los años 20 al 30. Luego recién se terminó el muelle de escala que era apenas una fina tira de tierra firme que se amplió enormemente por los años 1980 y después en los 90.
Quedan también de aquellos tiempos anteriores a la construcción del propio puerto de Montevideo, o sea de fines del siglo XIX, los depósitos Santos, hoy sede del Ministerio de Turismo, el llamado depósito Aduana Nueva, tras el cual le sigue el Julio Herrera y Obes que fue totalmente reformado por el ingeniero Eladio Dieste y el depósito Artigas que fue demolido hace unos 25 años.

Esos depósitos habían sido construidos en terrenos tomados a las aguas de la bahía, que llegaban a unos 20 metros de esas viejas construcciones. Cuando se comenzó a construir el gran puerto de Montevideo en 1901, se volvieron a ganar sobre la bahía otra extensión de tierra de más de 100 metros que es lo que tenemos actualmente y sobre cuyos terrenos se construyeron aquellos enormes depósitos de hormigón que conocimos hasta los años 90. El depósito Santos fue construido en 1885 y tiene una superficie de 24.50 metros por 49.50 metros. Fue hermosamente reciclado para Buquebus en 1994 para donde había grandes proyectos. Años más tarde lo pasó a ocupar el Ministerio de Turismo y sin duda tiene su originalidad bien atractiva. Recordamos a nuestros lectores que, primitivamente, el agua de la bahía llegaba en algunos lugares hasta la calle Piedras. Cuando se construyeron esos depósitos se hicieron rellenos de aguas tomadas a la bahía y así quedaron a unos 20 metros de los depósitos que hemos descripto. La foto que publicamos (que tomamos en 1971) muestra el depósito Artigas que estaba situado a la altura de Misiones y nos llamó entonces la atención sus balcones de hierro traídos de Francia.

28 sep. 2010

Reflexiones sobre conciencia marítima y portuaria



Reflexiones sobre Conciencia Marítima y Portuaria.

“Somos una estancia con vista al mar, pero dándole la espalda al mar”.
Dr. Rodolfo Tálice.
Introducción:
En el transcurrir de este largo derrotero cuya meta es la creación de un Centro Cultural y Museo de carácter Marítimo/Portuario y la recuperación del remolcador “Enriqueta”, hemos pescado en nuestras redes experiencias que nos llevan a que las certezas sean más certezas pero que las dudas sean muchas.

Las certezas:
Estamos convencidos de la importancia estratégica que tiene para el País la concreción de estos dos proyectos llamados a ser las plataformas de lanzamiento para comenzar a generar desde el sector civil una Conciencia Marítima.
Repasemos:
“…..el territorio uruguayo será de 416.782 Km2, de los cuales 176.215 son continentales y 240.782 son cubiertas por aguas del Océano Atlántico y del Río de la Plata a esto tenemos que agregarle la superficie que cubren nuestros ríos, arroyos y lagunas”.
El mar es una vía general de comunicaciones que nos enlaza con otras naciones; es fuente de recursos alimenticios y de energía, poseedor de riqueza conocida y por conocer, y también generador de cultura, conocimientos, valores y trabajo genuino y es por ello que tiene valor estratégico y geopolítico.

Las dudas:


Tenemos la impresión que no hay ni idea y por la tanto ni intenciones, de apoyar el desarrollo de una conciencia marítima y portuaria nacional por parte de las autoridades.
Creemos que con los argumentos manejados anteriormente, a los que les sumamos las perspectivas de desarrollo de las actividades vinculadas al mar,más algunos tristes acontecimientos que deterioraron seriamente la imagen de nuestra Armada Nacional, los representantes del gobierno nacional(sin distinción de partido) tendrían que tener un mayor compromiso y participación al respecto.
¿Realmente somos concientes de la importancia del mar, de la actividad portuaria, de la actividad pesquera, la actividad comercial y militar?
Creemos que no…
Según escuchamos de boca de nuestro presidente, se dará mucha importancia al sector logístico destacándose el sector portuario, también se dará importancia a lo que llamó el “Agro-conocimiento”, no escuchamos en cambio que se hable, parafraseando el termino usado, del “océano-conocimiento” o del “Mar-conocimiento”.
No culpamos al nuevo gobierno, ya que como casi todos los gobiernos que han pasado por la historia uruguaya, sí han considerado,(en mayor o menor medida), la importancia económica de los puertos bajo una visión logística, pero nunca bajo una lupa de su importancia social y cultural, ellos no tienen, como la mayoría del pueblo uruguayo, una conciencia marítima y portuaria.
Consideramos que esta conciencia marítima y portuaria, de existir , estaría destinada a lograr en última instancia, una dimensión nacional que imponga carácter a su desarrollo siendo acompañada por la voluntad del pueblo ;será la opinión pública quien participe del desarrollo marítimo y portuario nacional, y apuntale sus proyecciones y certezas a futuro.

¿Pero que es Conciencia Marítima?.

Nos gusta mucho una definición que tomamos de la Web de los profesores Fernando Aguirre Bascuñán y Hernán Godoy Urzua en el estudio "El mar de los Chilenos: Estudio sobre la Conciencia Marítima de la Población".
"La conciencia marítima es el conjunto de conocimientos, imágenes, experiencias, actitudes y valoraciones acerca del mar y de las áreas litorales, de sus recursos y potencialidades".
Nosotros hablamos de Conciencia marítima y portuaria, y es todo lo de la definición copiada en el párrafo anterior con el agregado de la palabra "portuaria", la intención es destacar la historia, la cultura emanada de la actividad, el conocimiento generado desde los puertos…. del “muelle para arriba” como nos gusta decir para diferenciarla.
Ni los gobiernos, ni el pueblo uruguayo han reparado debidamente en todo este mundo acuático, alguien dijo “somos un país playero pero no un país marítimo”.

Lo que llama la atención que este problema, porque es un verdadero y “peligroso” problema, no sucede solo en Uruguay.
Visitando diversas páginas Web de Latinoamérica uno puede encontrar el mismo reclamo proveniente de los sectores vinculados con la actividad marítima y portuaria en todos los países de nuestra América, ver al pie del artículo los ejemplos, recomendamos especialmente ver en páginas chilenas la Web de la fundación “Mar de Chile “(http://www.mardechile.cl/ ) o ver en You Tube los videos de sus actividades.

Sin ánimo de desviarnos y volviendo al Uruguay es que planteamos la necesidad de generar una conciencia marítima, la que debería ocupar un lugar predominante en los futuros planes de acción y de ello debemos ser concientes, no solo los gobiernos si no que también la población en general.
Decimos que el pueblo es el legítimo dueño del mar, debería reivindicar su carácter de propietario, de poseedor de todos sus bienes; ser conciente de ello es el primer paso, esto se logra con políticas de estado y tomando desiciones al respecto .
Capítulo aparte merece la intervención del ciudadano, es hora de que la población civil a través de sus entidades (gobierno, sindicatos, escuelas, liceos, universidades, etc.) fomente junto con nuestra Armada Nacional (que ya está trabajando el tema) el desarrollo de una Conciencia Marítima y Portuaria.

Falta de Conciencia Martima en América.....

Venezuela:
1) En la web venezolana http://www.aporrea.org/actualidad/a41082.html
Leemos en el artículo “El Golfo en la mira”
Por: Reinaldo Silva Fecha de publicación: 12/09/07
Respecto al conflicto del Golfo de Venezuela:
Además, se debe modificar y actualizar el concepto geopolítico de frontera a fin de impedir la reducción del espacio venezolano, problemas debidos a causas diversas, pero principalmente por.. (nombra varias)….ausencia de una conciencia marítima y deficiencias del sistema educativo. La política venezolana, que a través de la historia ha puesto a las necesidades fundamentales del Estado los intereses de partido y de los gobiernos de turno…….La ausencia de una conciencia marítima, pues a pesar de ser Venezuela un país con unos 3.700 kilómetros de costa y limitar al norte con catorcepaíses, ha vivido de espaldas al mar, sin tener una política audaz en elCaribe.
ECUADOR:
Dirección General de Intereses Marítimos de Ecuador:
“El mar es una travesía al futuro, no un destino estacionario, y exige que se lo tome en muchas metas de corto y largo alcance, dentro de una prioritaria política de estado. Nosotros no queremos ser espectadores, sino actores para fomentar una mayor conciencia marítima entre los ecuatorianos, especialmente entre la niñez y juventud estudiosa del país, quienes merecen disfrutar de la belleza de una patria con trabajo, salud, educación para las grandes mayorías, lo cual solo se conseguirá trabajando, ardorosamente, por un Ecuador que en lo marítimo aproveche este inmenso y rico mar que la naturaleza nos ha entregado.
No hay lugar para la demora ni para el pesimismo. No queremos escribir o repetir, de todas las expresiones más duras y lacerantes de nuestro idioma, aquella frase nostálgica de “¡pudimos haber hecho y no lo hicimos!”.

ARGENTINA:
1) Debemos crear una conciencia marítima“
Lo manifestó el almirante (R) Carlos Daniel Carbone quien disertó en las Jornadas de Intereses Marítimos.
“Apuntamos a crear una conciencia marítima en la población, que toda la ciudadanía sienta y viva el mar como propio, que tomen conciencia de su inmensa riqueza, energía y demás potencialidades“, puntualizó el almirante (R) de la Armada Argentina, Carlos Daniel Carbone, en la charla que brindó en el marco de las Jornadas de Intereses Marítimos, que se desarrollaron en la sala de sesiones del Concejo Deliberante del municipio local.
Carbone destacó que “en la actualidad el mar no está absolutamente incorporado como parte del territorio argentino, creo que solo somos conscientes cuando lo disfrutamos desde la costa en los meses de verano“.
Aseveró que “el país debe priorizar la administración de sus recursos marinos y, a su vez, generar las opciones para que el bienestar de su población sea cada vez mayor“.
CHILE:
CHILE Y LOS PLANTEAMIENTOS DE UNA
POLITICA OCEANICA PARA EL FUTURO *
Jorge Arancibia Clavel **

* Clase Magistral dictada por el Sr. Director General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante, en representación del Sr. Comandante
en Jefe de la Armada de Chile, Almirante Don Jorge Patricio Arancibia Reyes, como inauguración del II Congreso Internacional
de Ingeniería Oceánica, realizado en la Universidad Austral de Chile, en la ciudad de Valdivia el 25 de octubre de 2000.

** Vicealmirante. Oficial de Estado Mayor. Director General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante.

Chile y el Desafío Oceánico.
Y cual ha sido la evolución de nuestro país en este escenario marítimo. Pues bien, Chile debió ser un estado-nación de marcados rasgos marítimos. Por desgracia, las atinadas visiones que en tal sentido tuvo tempranamente la Corona de España no alcanzaron la profundidad ni la permanencia suficientes para crear una conciencia marítima en la naciente población chilena. Para España, Chile era el bastión marítimo del Pacífico Suroriental, es decir, era útil como posición defensiva. Pedro de Valdivia fue más allá: quiso conocer y ejercer dominio hasta el extremo de América y con ese fin dispuso tres expediciones, cuyo máximo objetivo era alcanzar el estrecho de Magallanes.
No obstante la dimensión de esas evidencias, nuestro pueblo no logró conformar una conciencia marítima en los términos adecuados a la dependencia que del mar le asigna su posición geográfica. Los conductores políticos de la nación, salidos todos de los sectores agro-mineros, no se preocuparon mayormente de la vulnerabilidad que significaba desconocer y descuidar los valores que tenía el mar para el país en cuanto a seguridad y desarrollo.

8 sep. 2010

Urgente Conciencia Marítima en la sociedad uruguaya.

Batalla en ciernes
GUSTAVO PENADÉS


Desde hace ya un tiempo el gobierno argentino se ha propuesto recuperar las cargas que sus puertos, el de Buenos Aires sobre todo, fue perdiendo en las últimas dos décadas por lo menos. Las medidas elaboradas por las autoridades argentinas apuntan tanto al fortalecimiento de su oferta de servicios, como a intentar, por vías indirectas, hacerse con carga que hoy maneja nuestro país.
Entre las previsiones están, por ejemplo, la intención de mejorar el dragado de Buenos Aires, la creación de enclaves aduaneros y una sustancial mejora del ferrocarril para que los costos de flete desde y hacia ese puerto sean más competitivos. Mientras tanto, se impulsan decisiones que pueden ser extremadamente perjudiciales para el Uruguay en el marco de lo que un medio de prensa argentino denomina la Batalla de Montevideo. Según La Nación, se trataría de "apoyar los proyectos de Luján para `nacionalizar` (aunque suene feo, o muy K) los transbordos". De prosperar los planes argentinos los perjuicios para Uruguay serían muy importantes, ya que un porcentaje de la carga que se mueve en la región circularía entre Brasil y Argentina sin entrar en Montevideo.
En el mismo sentido negativo hacia los intereses nacionales, tomamos conocimiento de que en función de algunos hechos ocurridos en el Atlántico Sur se está generando preocupación y confusión en las empresas navieras internacionales que realizan viajes al Sur. Eso lleva a que los buques en viaje a las Islas Malvinas operen en puertos brasileños haciendo a un lado Montevideo.
Esas y otras situaciones, como la de los embargos de buques pesqueros por causa de reclamos laborales, conspiran contra el prestigio de Uruguay. Todo eso se produce cuando se verifica -quizás hasta por eso mismo- un dinamismo en el sector logístico y portuario desconocido. Habría que remontarse mucho en el tiempo, por lo menos 60 o más años, para encontrarnos con otro momento histórico en el que al mismo tiempo se den tantas acciones y emprendimientos en la materia.
Creemos entonces que el Poder Ejecutivo debe insistir enérgicamente ante la República Argentina para ir solucionando problemas y por sobre todo, para evitar que alcancen una entidad que torne más difícil el ponerles fin.
Las oportunidades y, más que nada, las realidades son oportunidades que no se pueden perder. En ese sentido, nunca como hoy se advierte la utilidad que tendría un órgano coordinador en todo lo referente a las terminales portuarias y a la navegación.
Sabemos que a nivel de la Cancillería se vienen analizando estas situaciones pero las mismas merecen una pronta solución. Nuestro país sabe también por experiencia que cuando nuestros vecinos argentinos se empecinan pueden causarnos molestias, así que, cuanto antes se adopten posiciones claras y firmes más fácil será, seguramente, evitar y minimizar los perjuicios al trabajo nacional. Insistimos que, con visión estratégica, mirando toda la cancha, el país debe hacer los mayores esfuerzos para aprovechar las oportunidades de negocios que se presenten y para no perder ninguno de los que con hoy se cuenta.

(El País Digital).

Para finalizar recordemos una frase de nuestro Prócer José Gervasio Artigas:
"Nada tenemos que esperar sino de nosotros mismos".

2 sep. 2010

No se ha difundido nada sobre 2010 Año de la gente del mar




DIEGO BO ES EL AUTOR Y ESTA EN SUPERDIEGOBO.BLOGSPOT.COM


Hasta ahora, no se ha difundido nada acerca de este "Año de la Gente de Mar", ni se sabe de planes para implementar por parte de la autoridades el reconocimiento o actos relativos al mismo. ¿Se repetirá lo del último 25 de junio, que pasó desapercibido el "Día Internacional de la Gente de Mar"? Cientos de marinos mercantes de este país están esperando el reconocimiento y la respuesta a este y otros temas.


Copiamos este correo electrónico del Colegio de Profesionales de la Marina Mercante en donde se adjunta el mensaje enviado por el Sr. Secretario General de la Organización Marítima Internacional, con motivo de proclamarse el 2010 "Año de la Gente de Mar" a nivel internacional.

Colegio de Profesionales de la Marina Mercante:

Tenemos el agrado de adjuntar el mensaje enviado por el Sr. Secretario General de la Organización Marítima Internacional, con motivo de proclamarse el 2010 "Año de la Gente de Mar" a nivel internacional.


Es de particular interés destacar los conceptos vertidos en este mensaje por cuanto refleja una realidad que afecta especialmente al ámbito marítimo de nuestro país, en lo que atañe a la percepción que se tiene del trabajo marítimo entre los estamentos políticos, periodísticos y de opinión pública. Hasta ahora, no se ha difundido nada acerca de este "Año de la Gente de Mar", ni se sabe de planes para implementar por parte de la autoridades el reconocimiento o actos relativos al mismo. ¿Se repetirá lo del último 25 de junio, que pasó desapercibido el "Día Internacional de la Gente de Mar"? Cientos de marinos mercantes de este país están esperando el reconocimiento y la respuesta a este y otros temas.2010: Año de la Gente de Mar(FNM) Con foco en este tema, se celebra este año el Día Marítimo Mundial.




Reproducimos a continuación, el texto de las reflexiones que sobre el particular ha elaborado y difundido el Secretario General de la Organización Marítima Internacional, Efthimios E. Mitropoulos:

En la actual economía mundial, cientos de millones de personas de todo el mundo dependen de los buques para el transporte de una gran variedad de materias primas, combustible, productos alimenticios, mercancías y artículos de los que todos dependemos. Sin embargo, para la mayoría, el transporte marítimo y la ingente diversidad de actividades marítimas afines que componen lo que se denomina en un sentido lato "sector del transporte marítimo" es algo que no tiene una especial resonancia a nivel individual. Debido a sus características intrínsecas, el transporte marítimo es una actividad "entre bastidores". Generalmente, la percepción que tiene la mayoría de la gente de los buques se refleja en el dicho "ojos que no ven, corazón que no siente". Como consecuencia de ello, lo mismo puede decirse de la gente de mar que maneja la flota mundial, a pesar de que la economía mundial depende completamente de su presencia en los buques. La gente de mar es, en efecto, el lubricante sin el cual el motor del comercio se paralizaría completamente. Es sin duda una pena que no se reconozca a la mano de obra y que su trabajo se dé por hecho. Cuando encendemos la luz, por ejemplo, no nos solemos parar a pensar en todos aquellos que han trabajado en los diversos sectores del proceso de exploración y producción de hidrocarburos y, por consiguiente, en la generación y transmisión de electricidad para que esto suceda. Tampoco cuando nos sentamos a la mesa a comer el pan de cada día nos paramos a pensar en quién trajo el cereal con el que el panadero del barrio hizo ese pan. Igualmente, cuando nos enfrentamos a un duro invierno, tampoco nos paramos a pensar en quién trajo, desde muy lejos, el combustible que calienta nuestros hogares o se transforma en la energía de la que tanto dependemos hoy en día. Lo cierto es que tal vez deberíamos detenernos a pensar en todo esto y no deberíamos utilizar ese pretexto para seguir permitiendo que, en el mejor de los casos, se ignore a la gente de mar, que contribuye a que todo lo anterior sea una realidad, o, en el peor, que se la trate mal. El oficio de marino es un oficio difícil y exigente, que entraña presiones y riesgos singulares. Al final de un día largo y estresante, no se vuelve a casa para estar con la familia, no se puede pasar la tarde con amigos en la taberna o en el bar, no hay cambio de aires, ni oportunidad de relajarse ni desconectar del todo; tan sólo el zumbido constante de los motores y el movimiento incesante del buque, que no sólo es el lugar de trabajo del marino, sino también su casa, las 24 horas del día, los siete días de la semana, durante semanas y a menudo meses sin fin; y, siempre presente en su cabeza, la posibilidad de enfrentarse a peligros causados por la naturaleza o a otras vicisitudes tales como ataques de piratas, detenciones injustificadas y abandono en puertos extranjeros. Con el "Año de la Gente de Mar" , que estamos celebrando en 2010, nuestra intención ha sido no sólo recordar las condiciones excepcionales en las que la gente de mar pasa su vida laboral, mientras presta servicios indispensables, sino también hacer una contribución tangible y beneficiosa. Al escoger el lema del "Año de la Gente de Mar" nuestra intención fue también aprovechar la excelente oportunidad que nos brinda para que quienes realizan los trabajos más arduos del sector, los propios marinos, puedan tener la seguridad de que los que trabajamos en otras esferas del sector pero que tomamos medidas que repercuten directamente en su vida diaria, entendemos las presiones extremas a las que se enfrentan y abordamos nuestras tareas con verdadero interés y preocupación por ellos y sus familias. A este respecto, el logro más importante del año se produjo, sin lugar a dudas, en junio, con la adopción por una conferencia diplomática celebrada en Manila de importantes enmiendas al Convenio internacional sobre normas de formación, titulación y guardia para la gente de mar (Convenio de Formación) y su correspondiente código. Estas enmiendas, que está previsto entren en vigor el 1 de enero de 2012, garantizarán que se cuente los próximos años con las normas necesarias en el ámbito mundial para formar y titular a la gente de mar que maneja buques tecnológicamente avanzados. Asimismo, la Conferencia de Manila también aprobó una serie de disposiciones nuevas sobre la cuestión de la "aptitud para el servicio y las horas de descanso", a fin de ofrecer suficientes periodos de descanso a los oficiales encargados de la guardia a bordo de los buques. Esta nueva e importante disposición mejorará las condiciones de trabajo de la gente de mar y le garantizará un descanso suficiente antes de desempeñar sus cometidos. Se ha descubierto que la fatiga es un factor que ha influido en varios accidentes marítimos y el garantizar que la gente de mar ha descansado suficientemente antes de hacerse cargo de la guardia desempeñará sin dudas un papel importante en la seguridad de la navegación y la prevención de siniestros. Me complace especialmente que las nuevas prescripciones del Convenio de Formación sobre esta cuestión fundamental estén en consonancia con las disposiciones correspondientes del Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, de la Organización Internacional del Trabajo, que confío entren en vigor en breve. Si bien puede considerarse acertadamente que con las enmiendas al Convenio y al Código de Formación y las resoluciones adoptadas por la Conferencia de Manila se han cumplido los objetivos más importantes de nuestros esfuerzos normativos de este año por crear un mundo mejor y más seguro y protegido en el que pueda trabajar la gente de mar, se sigue realizando otra labor en paralelo, porque, en toda la labor legislativa de la OMI se tienen muy presentes el factor humano y los intereses del trabajo y la vida de la gente de mar a bordo de los buques. Cuando se propuso por primera vez en la OMI dedicar el lema de 2010 a "la gente de mar", teníamos dos propósitos en mente: en primer lugar queríamos llamar la atención sobre la falta de reconocimiento general de este colectivo laboral, a menudo incluso dentro del sector al que presta servicio, y, en segundo lugar, queríamos prolongar el lema más allá de las celebraciones habituales del Día Marítimo Mundial y aprovechar el impulso del momento de modo que durase todo el año e incluso más. Queríamos que 2010 fuese el inicio de este nuevo ímpetu, pero no que la iniciativa concluyese al finalizar 2010. A tal efecto, acogí con agrado y entusiasmo la decisión de la Conferencia de Manila de que la contribución única que realiza la gente de mar de todo el mundo al sector del transporte marítimo internacional, la economía mundial y la sociedad en su conjunto, se celebre a partir de ahora con el "Día de la Gente de Mar" el 25 de junio de cada año. La fecha elegida coincide con el día en que concluyó la Conferencia y refleja la importancia de las enmiendas al Convenio de Formación que se adoptaron ese día para el sector marítimo y para quienes prestan servicio a bordo de los buques. Asimismo, me gustaría alentar vivamente a los Gobiernos, organizaciones del sector marítimo, compañías navieras, propietarios, armadores, gestores navales y todas las demás partes interesadas a que promuevan la celebración del Día de la Gente de Mar. A principios de año señalé tres objetivos que me complacería ver cumplidos en relación con nuestra iniciativa del "Año de la Gente de Mar", y que son los siguientes: - uno: una mayor sensibilización entre el público en general en cuanto a los servicios indispensables que presta la gente de mar a la sociedad en su conjunto; – dos: un claro mensaje a los marinos de que reconocemos y apreciamos sus servicios, que nos importan, y que hacemos todo lo que podemos para cuidar de ellos y protegerlos cuando las circunstancias de su vida en el mar así lo requieren; y – tres: esfuerzos redoblados en el ámbito normativo para traducir las palabras a hechos y crear un mundo mejor en el cual la gente de mar pueda ofrecer sus servicios. Creo que puedo decir con seguridad que hasta ahora se ha avanzado considerablemente en el logro de los tres objetivos establecidos. Por lo tanto, me es muy grato comprobar que el lema, que se escogió como punto de convergencia para la coordinación del sector marítimo en su conjunto a la hora de buscar medios de rendir homenaje a la gente de mar por su contribución única a la sociedad y el papel fundamental que desempeña en la facilitación del comercio mundial, ha alcanzado y está alcanzando su objetivo. No cabe duda de que se están alcanzando esos objetivos y de que hay numerosas pruebas de ello en todo el mundo. El "Año de la Gente de Mar" ha contribuido también a centrar de nuevo la atención en la necesidad apremiante de hacer frente a la escasez de oferta de mano de obra en elsector marítimo que se pronosticó hace mucho tiempo. Este problema obliga al sector del transporte marítimo a volver a proyectarse como una opción profesional atractiva para la gente joven de gran capacidad y calidad de hoy en día. A este respecto, el "Año de la Gente de Mar" ha dado un valioso impulso adicional a la campaña "¡Hazte a la mar!", que se lanzó en la OMI en noviembre de 2008, en asociación con la OIT, la "Mesa redonda" de asociaciones del sector marítimo y la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte. Para concluir, me gustaría aprovechar la oportunidad que brinda el mensaje del DíaMarítimo Mundial para transmitir a unos pocos grupos de la sociedad, en especial a los que forman parte del sector marítimo y a los con él relacionados, lo siguiente: - a los políticos: trabajar para la ratificación, entrada en vigor e implantación de todas las medidas internacionales que tengan repercusiones en la seguridad y la protección de la gente de mar y en sus condiciones de vida y de trabajo, y demostrar que se está realmente en sintonía con la gente que realiza el trabajo más arduo; – a los miembros del sector del transporte marítimo: mantener unas normas elevadas; consagrar las mejores prácticas; asumir su responsabilidad social como empresas; crear un lugar de trabajo limpio, seguro y reconfortante, y reconocer y recompensar a aquéllos de cuyo trabajo dependen sus beneficios; - a los legisladores y encargados de hacer aplicar la ley: marcarse como objetivo lograr un equilibrio justo en todas las medidas que adopten en relación con los marinos para que estos no se conviertan en chivos expiatorios después de un accidente o suceso, y tratarlos con justicia y respecto porque merecen nuestra empatía y compasión; – a los educadores: hablar a las generaciones más jóvenes de la profesión de marino, la deuda que tenemos con el transporte marítimo y los atractivos de las profesiones marítimas; no se necesita demasiada imaginación para incorporar aspectos marítimos al aprendizaje mediante el estudio de otras disciplinas como la historia, la geografía, la biología, los estudios sobre el medio ambiente, la economía y muchas otras; – a las autoridades portuarias y de inmigración: tratar a los marinos con el respeto que se merecen; darles la bienvenida como visitantes e invitados en sus países, como profesionales que también sirven a los intereses y el desarrollo de sus naciones y de sus compatriotas; – a los que forman la opinión pública e influyen en ella, en especial a los periodistas de prensa y televisión: tomarse el tiempo y la molestia de buscar las dos caras de la noticia la próxima vez que se informe de un accidente relacionado con un buque, y situar el accidente en el contexto adecuado, es decir, millones de toneladas de carga transportadas en condiciones de seguridad por todos los confines de la tierra por un colectivo laboral de gran especialización, muy cualificado, con talento y muy dedicado; – y, por último, al millón y medio de marinos de todo el mundo me gustaría transmitirles este mensaje: toda la comunidad marítima les valora y agradece sus servicios indispensables, es consciente de las condiciones en las que trabajan, comprende los sacrificios que realizan, se preocupa por ustedes y trabaja para garantizar su seguridad y protección, rezando para que naveguen siempre en aguas tranquilas y con vientos bonancibles y para que regresen a casa sanos y salvos, deseándoselo de todo corazón.