Se produjo un error en este gadget.

21 dic. 2009

Educación para el mar desde Chile Jorge Martínez Busch




"...es necesario, que esta educación contemple objetivos y propósitos que permitan desarrollar en los chilenos una cabal percepción de su medio marítimo y de sus realidades y potencialidades..." agregando que "debe existir conciencia general que nuestro país posee un capital inmenso en su espacio marítimo, y que es decir ineludible de la actual generación buscar la forma para explotarlo...".


De la pagina web de Instituto de Estudios del Pacífico Universidad Gabriela Mistral extraemos y sintetizamos este artículo basado en una conferencia dictada por el Almirante Jorge Martínez Busch, que nos pareció importante para llevar a la reflexión y considerar la importancia de incorporar en nuestros planes de estudio temas y acciones tendientes a generar una mayor conciencia marítima y portuaria en nuestra población,.

Destacamos el hecho de la importancia que se le asigna al tema desde el ámbito académico, el hecho que dentro de una universidad como laUniversidad Gabriela Mistral haya un “Instituto de Estudios del Pacífico y del indico” hace una importante diferencia respecto a lo que pasa en el Uruguay




EDUCACION PARA EL MAR UNA VISION GENERAL


Jorge Martínez Busch -Instituto de Estudios del Pacífico Agosto - 1998


Dos motivos me mueven a esta exposición: el primero es el contribuir a la creación de la conciencia marítima que todos los chilenos debiéramos tener para ser consecuente con la realidad de la geografía en donde estamos asentados.
Y el segundo es plantear que este espacio marítimo; espacio de desarrollo y crecimiento es de tal potencial que, independiente de los aspectos cíclicos con que se tipifica su producción, especialmente pesquera, deber ser conocido para que sea considerado como una alternativa laboral para la juventud .
Independiente de que su interés productivo varía con los años, siguiendo los altos y bajos de la biomasa disponible, este espacio es de tal variedad de posibilidades de explotación que un enunciado de ellos ocuparía varias páginas. Por esta razón, se ha preferido agruparlas en lo que se ha denominado los Intereses Marítimos de Chile. Y si estos intereses contribuyen a que las condiciones de vida de nuestros compatriotas sean cada día mejores, vale con mucho, cualquier esfuerzo que se haga para difundirlos y enseñarlos.



Conciencia Marítima .



"La conciencia marítima es el conjunto de conocimientos, imágenes, experiencias, actitudes y valoraciones acerca del mar y de las áreas litorales, de sus recursos y potencialidades".El mar de los Chilenos: Estudio sobre la Conciencia Marítima de la Población" realizado por los Profesores Fernando Aguirre Bascuñán y Hernán Godoy Urzua .

Los conocimiento sobre el mar pueden haberse obtenido a través de la educación o la lectura, pero también por la experiencia directa de haber estado junto al mar, haber vivido en alguna caleta, puerto o balneario, haber pescado en sus orillas, realizado viajes por mar, practicado algún deporte marítimo, etc. Es decir, aparte del conocimiento escolar o erudito, la conciencia marítima también puede adquirirse a través de vivencias y experiencias personales.


Por otra parte, la conciencia marítima además implica componentes evaluativos o de valoración, que tienen particular significación.

En efecto, no basta que sepamos mucho del mar o que tengamos vasta experiencia en él.
Lo decisivo es la medida en que valoremos positivamente el mar, nos sintamos atraídos por él, conozcamos sus potencialidades, nos preocupamos por su protección y defensa, y en nuestro caso, que sepamos que somos un país del que podemos y debemos aprovechar sus enormes potencialidades.
Como podrá observarse, esta definición presenta una serie de conceptos de los cuales se pueden ya establecer metodologías de aproximación al tema en lo referente a un posible ordenamiento de materias para un programa de actividades sugeridas que refuercen los contenidos mínimos obligatorios.


Sin embargo, en la perspectiva de esta charla, lo ideal sería que se estableciera un programa propio acorde con la flexibilidad de la matriz curricular ya sea para básica o media, en especial tomando aquellas "horas que están a disposición para distribuirse entre los subsectores de aprendizaje que siendo obligatorios, no han sido ponderados" o de aquellas horas dadas para que los establecimientos las destinen al "tipo de estudio y actividades que más convienen e interesan a sus respectivos proyectos educativos".

Salta a primera vista el marco en que se coloca la comprensión del océano:

su realidad geográfica; conocimiento de su geografía. Su realidad histórica; los hechos y acontecimientos del pasado. Su realidad económica; sus posibilidades productivas y el conjunto de actividades económicas que se pueden desarrollar en él y su realidad cultural. Y es esta última una de las grandes novedades en la definición que he presentado.


En la conciencia marítima no puede estar ausente el factor cultural que se encuentra en la percepción del mar. Aquí se incluyen todas las artes desde la pintura a la literatura, pasando por el léxico y el argot marinero, sin dejar de lado el deporte y la recreación.
Por otra parte, para el aporte del proceso educativo, en ella se señala muy claramente la componente de la experiencia personal y las vivencias.


Creo que es aquí, en donde se plantea uno de los más difíciles desafíos en este propósito: la mayoría de la población chilena se encuentra concentrada en el interior, en el Valle Central, desde Batuco por el norte al río Cautín por el sur. Y naturalmente, la experiencia personal de los habitantes de la Zona Central no es remotamente igual a la de aquellos que viven en la costa. Esta es una de las razones por la cual expongo este tema. Ahora, hoy día en alguna medida, la televisión, los videos y la prensa escrita pueden dar una idea muy aproximada a la realidad del mar, pero al final, la consolidación de ella como una vivencia personal sólo se logra cuando se está físicamente en contacto con el océano. Y desgraciadamente, esto aún no es posible para una gran mayoría de chilenos. Todos sabemos la reacción de quien ve por primera vez el mar, cuando se para en la orilla de la playa y moja sus pies en las olas : sorpresa y estupor!
Por eso, el componente final de la definición es aún de mayor importancia cuando expresa que lo decisivo es la medida en que valoremos el mar en forma positiva. Creo que con esto se cierra un círculo para desarrollar una metodología muy simple: informar para que se conozca, experimentar para que se interiorice y aprehenderlo para que se valore positivamente.



Los Programas Posibles
A)
Sobre el trabajo ya mencionado en la búsqueda de una definición de los que se entiende por conciencia marítima, daré a conocer tres antecedentes que pueden contribuir a formar un esqueleto de programa o al menos que facilite una agrupación de materias. Estos modelos generales van de lo más simple a lo más complejo y ambicioso, tanto en alcance como en contenido.
Así, para la Educación Básica aparece un buen ejemplo, en la agrupación de materias seguido por el Profesor Godoy, la que en términos generales es:

1. Conocimientos geográficos.
2. Conocimiento de nuestra historia marítima y de sus protagonistas.
3. Conocimiento del mar como fuente de recursos.
4. Conocimiento del mar como ámbito de transporte y comunicaciones.
5. Conocimiento de las expresiones marineras en la cultura chilena.
6. El desarrollo de experiencias marítimas en la población.



B)
En la Clase magistral correspondiente al Mes del Mar 1992, titulado precisamente "La Educación para el Mar", se presentó a la opinión pública las consideraciones para desarrollar un modelo para este fin. En términos generales, este modelo contiene los siguientes conceptos:
1. Objetivos Generales de la Educación para el Mar.
Aquellos destinados a crear conciencia marítima para la Educación Parvularia, Básica y Media y los destinados a la Educación Superior, cuyos objetivos se deben orientar a potencializar capacidades de quienes, en esta etapa, se desempeñarán en actividades especializadas relacionadas con el mar.


2. Objetivos particulares para la Educación Marítima Parvularia, Básica y Media.


3. Objetivos para la Educación Superior en el ámbito marítimo.


4. Metodología de aplicación del modelo para la Educación parvularia, básica, media y superior general.


5. Consideraciones en torno a los docentes.


6. La actividad educacional técnica y superior en el ámbito marítimo.

Objetivos:
§ Saber pensar
§ Saber comunicarse
§ Saber actuar
§ Saber adaptarse y dominar el medio

7. La realidad de la Educación especializada técnica y superior en el área marítima.


8. Las necesidades de mediano o largo plazo en la Educación Marítima, Media Técnica Superior y 9. La educación de post-grado en el ámbito marítimo.


Como puede observarse de la lectura de sus términos, este modelo abarca todo el universo escolar y representa un proyecto completo y no parcial. Se inscribe en la realidad marítima de Chile.

C)
En el texto denominado "Bases para la Formulación de una Política Oceánica Nacional, una contribución al desarrollo" y que fue elaborado en 1994 y entregado al Supremo Gobierno en 1995. El tema que nos preocupa se encuentra en la Política Nº 2 señalada como "De fomento de la conciencia y la educación marítima", la que se presentó en los siguientes términos:

1. La conciencia marítima, los intereses marítimos y su difusión a nivel nacional.
o La conciencia marítima: una definición.
o Investigación sobre la conciencia marítima en Chile. Mayo 1989.

2. La educación en relación a la conciencia marítima y el desarrollo nacional.
o Política oceánica y conciencia marítima para el desarrollo nacional
o Realidad marítima y educación.
o Realidad marítima e identidad nacional.
o Educación y realidad marítima actual.
o Elementos proyectivos a considerar en el Modelo Educativo.
o Formación del hombre de mar.

3. Consideraciones para desarrollar un modelo de educación para el mar.

Encierra los siguientes objetivos:
a. Fomentar una conciencia y voluntad marítima colectiva, que oriente la consolidación de Chile como un Estado Marítimo con 18 políticas que lo concrete.

b. Formar recursos humanos y entregar información oportuna y pertinente que contribuya a:
§ optimizar el uso del mar como vía de comunicación y espacio de recreación y esparcimiento.
§ procurar el eficiente aprovechamiento de los recursos naturales del Territorio Oceánico Nacional.
§ desarrollar las actividades que apoyan y sustentan el uso y explotación del Territorio Oceánico Nacional con 7 políticas.

c. Educar a la población en la protección y preservación del medio ambiente marino nacional y procurar que las actividades de otros estados en el océano, no afecten sus intereses y calidad de vida, con 3 políticas.

d. Perfeccionar y capacitar a las personas encargadas de actualizar el marco jurídico que regula las actividades marítimas y fortalecer los organismos de administración del territorio oceánico nacional en los ámbitos del derecho nacional e internacional, con 2 políticas y
e. Formar profesionales imbuidos de principios y valores que contribuyan a dar seguridad al territorio oceánico nacional y a las rutas oceánicas vitales para Chile, evitando la ocurrencia de actos ilícitos o agresiones que lesionen la jurisdicción y la soberanía del estado, con 4 políticas.

En estos tres esquemas, en realidad hemos avanzado de lo más simple a lo más complejo, de lo más fácil de hacer a lo más difícil de lograr.
Pero sin duda, la clave es desarrollar la conciencia marítima. Con esto, estaríamos abriendo el futuro.
-
Los Apoyos a la Enseñanza :

Hoy, la cantidad de información disponible en torno al mar es extraordinaria en calidad y enorme en cantidad. Siendo una materia que se presta para ser graficada, había que partir comentando la riquísima fuente que es la televisión por cable en sus canales educativos. Si lo anterior no fuera posible, hay disponibles en el mercado una gran variedad de videos con los cuales, con poco dinero, se pueden confeccionar videotecas temáticas en donde cada materia tenga un respaldo audiovisual. La conección a la Internet y por su medio, salir a otras fuentes, siendo posible integrar sus informaciones a un sistema de pantalla gigante y con ello enriquecer la sala de clases.
Por otra parte, las revistas y los diarios traen ediciones especiales dedicadas al mar, lo que facilita la conformación de una excelente biblioteca. Por mencionar algunas, indico el suplemento denominado "Nuestro Mar" que publica mensualmente la cadena de El Mercurio y que por más de 10 años ha difundido material dedicado a nuestra historia naval y marítima, como también a la literatura y a las artes en general, relacionados con nuestra cultura. Otra publicación que ha cubierto el campo de las enciclopedias temáticas como lo es el mar, la historia mundial y la geografía, tanto nacional como la general, son las hojas que semanalmente entrega el diario La Tercera. En general, estos son medios baratos que traen información fácil de reunir y posible de tener a mano para apoyar cada clase.
A todo lo anterior deben agregarse los materiales señalados como ayuda a la educación que han editado los Institutos de las Fuerzas Armadas dedicados al territorio y al mar, como lo son el Instituto Geográfico Militar, el Servicio Hidrográfico Oceanográfico de la Armada, y el Servicio Aereofotogramétrico de la Fuerza Aérea.
Creo que con este comentario es posible conformar a bajo costo una adecuada cantidad de ayuda a la educación que haga que el tema del mar sea fácil de enseñar y lograr una motivación apropiada en la educación escolar. Para la enseñanza universitaria, las posibilidades son aún mayores porque a todas las anteriores, hay que agregar la posibilidad de ir a terreno, visitar las empresas que interesa y efectuar viajes. Y para la realización de investigaciones, a los centros que mantienen las Universidades, hay que agregar el Museo Naval y Marítimo en Valparaíso y el Archivo Histórico de la Armada.


Una Conclusión

Vuelvo al trabajo de los Profesores Sres. Aguirre y Godoy. Ellos plantearon sus conclusiones después de desarrollar una metodología para buscar antecedentes que los llevó a efectuar encuestas de opinión pública, tanto en el Gran Santiago como en Valparaíso-Viña.
Esto ocurrió en 1987. Hace 10 años y uno de sus resultados más interesantes fue el que correspondió a la pregunta :
¿Cómo incrementar la conciencia marítima de los chilenos?
El análisis efectuado hasta aquí revela los vacíos de conocimientos y experiencias sobre el mar y en menor medida la deficiencia de actividades y valoraciones positivas.
Las sugerencias para incrementar dicha conciencia han ido surgiendo en forma expresa o tácita, de los análisis anteriores.
Pero falta examinar la respuesta a la siguiente pregunta que se le planteó a los entrevistados:
¿Ud. cree que es importante tratar de hacer algo para aumentar la conciencia marítima?
Sólo un 1% de la población consideró que no es importante; casi una cuarta parte (23,8%) dice no saber si es o no importante, cifra que se eleva a un 60,4% de las personas de Valparaíso y Viña del Mar frente a un 17,5% de los santiaguinos.
A la mayoría que respondió afirmativamente, se le preguntó finalmente: "¿Y qué cree Ud. que se podría hacer para aumentar la conciencia marítima?
Un 75,2% que considera que es importante tratar de hacer algo en este sentido, se descompone de la siguiente manera:
Un 23,9% señala que esto podría lograrse mejorando los programas de estudio de nuestro sistema educacional; un 21,1% manifiesta que mediante programas de difusión a través de los diversos medios de comunicación. Un 13,4% difundiendo el conocimiento del mar y sus recursos a través de folletos, documentales, videos, etc.; un 5,4% opina que enseñándole a la población a proteger el mar y sus recursos; un 3,5% considera que una forma de lograrlo sería creando nuevas fuentes de trabajo vinculadas con el mar y un 1,3% señala la necesidad de profundizar el estudio sobre el mar y sus recursos.
Adicionalmente, un 4,1% dió otros tipos de ideas o sugerencias, tales como: enseñar a nadar, bajar los precios de los productos del mar, establecer puestos de ventas de pescados y mariscos en sectores populares, educar a las personas para que puedan sacarle más provecho al mar y sus recursos, crear escuelas o Institutos especializados, incentivar el desarrollo de ciertas actividades marinas, promover el turismo marítimo, aumentar nuestra Marina Mercante, promulgar leyes de protección del mar y sus recursos y también, instalando el futuro Congreso en Valparaíso".
Me parece que en estas respuestas está señalado el mejor camino para hacer un programa de educación para el mar al alcance de la mayoría de nosotros. Es factible, si adecuamos nuestros medios al universo educacional que nos rodea, hacer un programa sencillo para una Escuela pequeña o un programa complejo y ambicioso para un gran Colegio o una Universidad.



JORGE MARTINEZ BUSCH
DirectorInstituto de Estudios del PacíficoUniversidad Gabriela Mistral