Se produjo un error en este gadget.

5 may. 2009

Los hechos se suceden, las personas se suceden, lo que nunca puede suceder es el olvido y la indiferencia.

Archivo Juan Pedro Gilmes.

"Un Hurra por Artesanos del "Antonio D. Lussich"
Esta pasada semana llegaron a su fin los trabajos de desguace del viejo remolcador “Antonio D. Lussich” y el acontecimiento dio lugar a una reunión informal en el obrador del puerto por un lado para celebrar el acontecimiento porque después de su reflotamiento y desarme en cuyas tareas participan hasta buzos y soldadores bajo agua, llegar al final sin ningún contratiempo es un hecho para celebrar. Y por otro lado, así lo vimos nosotros, este encuentro fue para rendir tributo a los artesanos uruguayos que 63 años antes un día como éste se reunieron con profundo orgullo y satisfacción para bautizar y entregar a las aguas y a su desconocido destino este remolcador que a lo largo de tantos años prestó valiosos servicios a la actividad portuaria de Montevideo en un tiempo histórico recordable y diera especialmente seguro alojamiento a miles de marinos que lo tripularon noche y día en estas seis décadas.
Los operarios que lo acaban de desguazar confirmaron la excelente calidad de su construcción y lo destacable de su diseño posiblemente inglés.

Si la máquina del tiempo nos pudiera devolver esa escena, sin duda nos habría gustado participar de aquel emotivo acto a los fondos de la calle Sarandí donde estaba el varadero de la ANP, para decirles muy especialmente que se sintieran orgullosos de la obra que habían terminado de hacer porque no era un barco para treinta años ni un riesgo a flote sino para sesenta años con total éxito y confiabilidad como así fue.

A la reunión asistieron el Presidente de la ANP Ingeniero Eduardo Álvarez Mazza y los directores Dr. Juan Bautista Ayoroa, Sr. Nelson Arredondo y Dra. María Laura Rey Moreno y el Prefecto del Puerto de Montevideo C/N Alberto Braida y el Sub Prefecto C/F Heber Martínez, el presidente de la empresa que realizó el reflotamiento y desguace de la nave Sr. Salvador Ranucci (Ranucci Hnos.) que vino especialmente de Buenos Aires, Capitán Omar Mario Baquela vicepresidente, el Perito Naval Jorge Darruspe que estuvo a cargo de la operación de reflotamiento y desguace Sr. Jorge Castellanos representante de Selanir y los funcionarios jerárquicos de la ANP Dra. Margarita Rodríguez y Dra. Liliana Peirano.

En la ocasión el Sr. Ranucci entregó al Ingeniero Álvarez Mazza la placa de bronce identificatoria de la nave que por 63 años llevó al frente de su puente de mando desafiando los buenos y los malos tiempos, los triunfos y las vicisitudes que en el “Antonio D. Lussich” se dieron con generosidad.
En este final damos un hurra entonces por aquellos artesanos que hicieron historias en el Uruguay tanto en Montevideo como en puertos del litoral donde se construyeron formidables y famosos barcos que le dieron prestigio a nuestra nación”.
(Artículo de Emilio Cazalá en EL PAIS del 26 de diciembre de 1994).

Juan Pedro Gilmes.

Museo Portuario para la reflexión:Juan Pedro Gilmes


Articulo imperdible del Compañero Juan Pedro Gilmes:


Museo Portuario.

Nada nuevo se agrega al decir que el escenario marítimo ha ocupado un lugar destacado y primordial en la realidad nacional de nuestro país, desde su propia gestación y ha constituido una de las principales actividades en el plano comercial y económico hasta bien entrado el siglo XX. Adquiriendo nuevos bríos en los últimos años.

Ni bien comenzaba el siglo XVI estas costas irían mostrando sus cualidades a los primeros navegantes que osaban en sus embarcaciones aproximarse a ellas y estudiarlas; posteriormente y a pesar de las decisiones políticas y militares tomadas por la corona española en la región del Río de la Plata aquel desolado paisaje de Montevideo iría llamando su atención, como así también de Portugal la otra gran potencia que disputaba dominios de tierras y mares durante aquel fermentario siglo XVIII.

El incremento permanente de los navíos que surcaban las aguas de la apetecible América del Sur en procura de establecer ciudades y pueblos, de aumentar el comercio y los negocios, más la usurpación de las riquezas naturales del verde continente, obligaba a las autoridades europeas sin dilaciones a tener control de aquellas zonas aptas para cobijar y resguardar dichas embarcaciones.
Uno de los puntos más importantes en ese proceso evolutivo de la injerencia europea en América fue Montevideo y su puerto natural.

Así fue como el tema marítimo y portuario adentraba en la propia razón de ser de este territorio, convertido primero en ciudad y luego en país libre e independiente, de una forma sustancial y categórica.
Por eso podemos decir claramente que dentro de la cultura y los rasgos más definitorios de la población uruguaya, la cultura portuaria - marítima ocupa un lugar preferencial, siendo referencia permanente a través de los años de pintores, poetas, historiadores, músicos, técnicos y políticos, tanto nacionales como extranjeros.
No solo gran parte de la actividad comercial y económica del país se centraba en el entorno marítimo – portuario, sino que la población oriental toda sentía una gran identificación con este, y para demostrarlo solo basta repasar los diarios y publicaciones más vinculadas al quehacer nacional y a la diaria vivencia de los hombres y mujeres que habitaron esta república a fines del siglo XIX y hasta la quinta y sexta décadas del siglo pasado inclusive.

Concretar un Museo Portuario permitirá no solo repasar con sus colecciones rostros, profesiones o paisajes de antaño, rendirá a la vez un homenaje necesario a aquellos hombres y mujeres que en este ámbito tan particular supieron forjar las posibilidades de superación y de inserción del Uruguay en el contexto regional y mundial. La memoria de la cultura portuaria - marítima incluye tal variedad de aspectos y estamentos que es en si misma resumen y expresión de casi toda práctica dada en nuestro territorio.

La concreción de este centro cultural otorgará por si fuera poco, un instrumento con enormes potencialidades para educar, para cooperar en el mantenimiento de valores propios de una sociedad sana, generar conocimiento, estimular en la juventud la elección de oficios y profesiones vinculadas a la temática analizada permitiendo una diversificación mayor en el campo laboral, con el consecuente incremento en las posibilidades de inclusión dentro de la esfera del trabajo.

La actual necesidad de formar y sumar recursos humanos; más la innovación en técnicas, en estrategias empresariales y en tecnología; consolidar y expandir el mercado de acción; mejorar la interacción de empresas privadas y estatales con el fin de optimizar la implementación del concepto logística y así capitalizar las ventajas comparativas y competitivas que el Uruguay tiene en lo marítimo – portuario, no deben desvincularse del aspecto cultural inherente a este mundo reseñado. Es más, comprobado está a nivel mundial, que este aspecto que se pretende realzar y jerarquizar en estas frases constituye necesariamente uno de los pilares donde se sostienen y sobre los que se proyectan empresas e instituciones relacionadas a este eje temático.

Se necesita el continente; el contenido para este Museo-Centro Cultural los uruguayos lo tienen, el camino de virtud y aprendizaje sustentado en las enseñanzas legadas por la historia de la República Oriental del Uruguay y su gente está frente a nosotros y de nosotros dependerá transitarlo y compartirlo con la comunidad.

Es por lo anteriormente expresado, a quien corresponda, solicitarle prestar atención a esta necesidad sentida de carácter nacional vinculado como vimos a lo cultural, pero también a lo social, a lo laboral, a lo económico y a lo empresarial.



Juan Pedro Gilmes.
UNESCO
“Se entiende por “patrimonio cultural inmaterial” los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. A los efectos de la presente Convención, se tendrá en cuenta únicamente el patrimonio cultural inmaterial que sea compatible con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes y con los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible”.

Museos portuarios del mundo I parte(R.Siboldi)


El compañero Ruben Siboldi investiga y recomienda visitar los siguientes museos y muestras:

En mundo de las expo museos maritimos se mueven en toda la tierra :


Muestra en el museo maritimo de Barcelona: http://www.mmb.cat/zhenghe/index_es.html











Museo de Cantabria:

http://www.museosdecantabria.com/mart/presentacion.htm









Museo de San Fernando: http://www.laisladelsur.com/museonaval/presentacion.htm



Asturias: El Museo de las anclas "Philippe Cousteau" :





http://www.desdeasturias.com/museos/