Se produjo un error en este gadget.

13 ago. 2009

En los 100 años del nacimiento de Onetti: El Astillero y aquel viejo varadero



El compañero W.Camacho nos llamó la atención sobre la similitud de la obra "El Astillero" de Juan Carlos Onetti con los últimos días del viejo varadero de la ANP.
Transcribimos a continuación un comentario sobre el Libro de Onetti y seleccionamos una serie de párrafos cuya lectura nos recuerda la incertidumbre, tristeza, desesperanza y bronca de esos últimos años del Varadero.
Este, ambiente también nos hizo recordar los últimos días de la vieja Marítima, cuando se privatizaron los servicios de remolques y lanchajes y su posterior fusión con Dragado.




El Comentario de la Obra: ( extraído de tertuliaporvenirxxi.blogspot.com/.../juan-carlos-onetti-el-astillero.html)

El Astillero refleja la realidad del pueblo Uruguayo de mediados de la década del 60, pero no es una copia fiel de la misma, por el contrario a través de símbolos, como Larsen y El Astillero, Onetti plasma la miseria de su país y la vida sin sentido del hombre.
El vació existencial está presente en los personajes de la obra, y esto acarrea en su conducta. La obra muestra la soledad, el fracaso, la miseria, etc. Y todos estos elementos conviven junto con los personaje quienes solo viven por vivir.
Los ambientes míseros, degradados y solitarios, no son más que el vivo reflejo de los personajes, quienes también se encuentran sumidos en la miseria física y existencial. Es decir, existe una relación directa entre los ambientes y los personajes en la obra.
 El Astillero tiene una orientación literaria existencialista, tanto como corriente literaria, como corriente filosófica.
La obra presenta descripciones minuciosas, tanto en los ambientes físicos como en la caracterización psicológica de los personajes.
Los elementos temáticos abordados en la obra son trascendentales, es decir rompen con el espacio y el tiempo; son temas universales ya que se encuentran en el hombre de todas las épocas.

Seleccionamos estos párrafos:

El Ambiente:

“Calles de tierra o barro, sin huellas de vehículos, fragmentados por las promesas de luz de las flamantes columnas de alumbrado; y a su espalda el incomprensible edificio de cemento, la rampa vacía de barcos, de obreros, las grúas de hierro viejo que habían de chirriar y quebrarse en cuanto alguien quisiera ponerlas en movimientos. El cielo había terminado de nublarse y el aire estaba quieto, Fue, mucho antes de la hora de entrada, y se encontró con esa pocilga, aunque no tan miserable como ahora, se encontró con que el personal, los cientos, o miles o millones de empleados que disfrutaban las ventajas aún no reconocidas por las leyes más avanzadas, se componían de ratas, chiches, pulgas, tal vez algún murciélago, y un gringo que se llama Kunz y había quedado por olvido en un rincón dibujando planos o jugando con sellos de correo”.

Degradación y esperanza:

“El viento inflaba los papeles amarillos que habían protegido al piso de las goteras del techo; agua sobre latas. Casi alegre, inquieto, abrochándose, con una diminuta expresión de vergüenza, Larsen imaginó el ruido laborioso de la oficina cinco o diez años atrás…”

“Pero piense además que estamos justos en el momento en que la taba va a darse vuelta, en el viejo Petrus va a conseguir los capitales para poner de nuevo en marcha El Astillero. Y no sólo eso sino la ayuda del gobierno, debentures avalada por la nación para el astillero, el ferrocarril y todas las otras cosas que no tiene Petrus en la cabeza. Se lo puedo asegurar” .

“Y no me voy a morir antes de ver que todo vuelve a ponerse en marcha”.

“Espero que todo marche bien en el Astillero. Estamos al borde del triunfo, cuestión de días” .

“El portón estaba cerrado; miró las luces aún pálidas de la ventana, estuvo escuchando en silencio con un perro en el centro, tiró tres veces del cordón de la campana. “Puedo pegarme un tiro”, pensó sin entusiasmo, compadeciéndose…” .

“Por las tardes la soledad y el fracaso se hacían sólidos en el aire helado y Larsen se abandonaba al estupor. Había tenido una esperanza de interés, de salvación y ya la había perdido: odiar al Gálvez, encontrar un fin en el odio, en la resolución de venganza, en el cumplimiento de una serie de actos necesarios para el desquite”.

“Sentado, meditativo, fingiendo empeño estuvo haciendo caer el percutor hasta que empezó a declinar la sosegada tarde de fin de invierno; una vez y otra el dedo en el gatillo y el agazapado en el centro del silencio endurecido que lamían apenas perros, terneros, las bocinas lejanas balanceadas sobre el río”.

Irrealismo : Triunfo

“Es para arreglar las cosas y vivir con dignidad, como uno merece. Pero lo que realmente importa son los sueldos futuros. Y la otra cosa: los bloque de casa que va a construir la empresa para el personal. Claro que no será obligatorio vivir en ellas, pero sin duda muy conveniente”


Biografía:
- 1909 nació en Montevideo el 1 de julio, infancia feliz, abandona sus estudios y trabaja varias cosas
- 1930 se casa con su prima María Amalia Onetti
- 1931 nacimiento de su hijo Jorge
- 1934 segundo matrimonio con la hermana de su mujer
- 1939 primer Secretario de Redacción del semanario “Marcha” y publicación de su primer novela El pozo
- 1945 se casa por tercera vez
- 1951 nacimiento de su hija Isabel María
- 1955 se casa por 4 (!) vez
- 1956 director de las Bibliotecas Municipales de Montevideo
- 1961 publicación de su novela El astillero
- 1962 Premio Nacional de Literatura
- 1972 elegido como mejor narrador uruguayo
- 1974 pasa 3 meses en cárcel, premio del Instituto Italo Latinoamericano
- 1980 recibe el premio Cervantes
- 1990 recibe el Premio de la Unión Latina de Literatura
- 1993 última obra: Cuando ya no importe
- 1994 muere en una clínica de Madrid el 30 de mayo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.