Se produjo un error en este gadget.

5 may. 2009

Museo Portuario para la reflexión:Juan Pedro Gilmes


Articulo imperdible del Compañero Juan Pedro Gilmes:


Museo Portuario.

Nada nuevo se agrega al decir que el escenario marítimo ha ocupado un lugar destacado y primordial en la realidad nacional de nuestro país, desde su propia gestación y ha constituido una de las principales actividades en el plano comercial y económico hasta bien entrado el siglo XX. Adquiriendo nuevos bríos en los últimos años.

Ni bien comenzaba el siglo XVI estas costas irían mostrando sus cualidades a los primeros navegantes que osaban en sus embarcaciones aproximarse a ellas y estudiarlas; posteriormente y a pesar de las decisiones políticas y militares tomadas por la corona española en la región del Río de la Plata aquel desolado paisaje de Montevideo iría llamando su atención, como así también de Portugal la otra gran potencia que disputaba dominios de tierras y mares durante aquel fermentario siglo XVIII.

El incremento permanente de los navíos que surcaban las aguas de la apetecible América del Sur en procura de establecer ciudades y pueblos, de aumentar el comercio y los negocios, más la usurpación de las riquezas naturales del verde continente, obligaba a las autoridades europeas sin dilaciones a tener control de aquellas zonas aptas para cobijar y resguardar dichas embarcaciones.
Uno de los puntos más importantes en ese proceso evolutivo de la injerencia europea en América fue Montevideo y su puerto natural.

Así fue como el tema marítimo y portuario adentraba en la propia razón de ser de este territorio, convertido primero en ciudad y luego en país libre e independiente, de una forma sustancial y categórica.
Por eso podemos decir claramente que dentro de la cultura y los rasgos más definitorios de la población uruguaya, la cultura portuaria - marítima ocupa un lugar preferencial, siendo referencia permanente a través de los años de pintores, poetas, historiadores, músicos, técnicos y políticos, tanto nacionales como extranjeros.
No solo gran parte de la actividad comercial y económica del país se centraba en el entorno marítimo – portuario, sino que la población oriental toda sentía una gran identificación con este, y para demostrarlo solo basta repasar los diarios y publicaciones más vinculadas al quehacer nacional y a la diaria vivencia de los hombres y mujeres que habitaron esta república a fines del siglo XIX y hasta la quinta y sexta décadas del siglo pasado inclusive.

Concretar un Museo Portuario permitirá no solo repasar con sus colecciones rostros, profesiones o paisajes de antaño, rendirá a la vez un homenaje necesario a aquellos hombres y mujeres que en este ámbito tan particular supieron forjar las posibilidades de superación y de inserción del Uruguay en el contexto regional y mundial. La memoria de la cultura portuaria - marítima incluye tal variedad de aspectos y estamentos que es en si misma resumen y expresión de casi toda práctica dada en nuestro territorio.

La concreción de este centro cultural otorgará por si fuera poco, un instrumento con enormes potencialidades para educar, para cooperar en el mantenimiento de valores propios de una sociedad sana, generar conocimiento, estimular en la juventud la elección de oficios y profesiones vinculadas a la temática analizada permitiendo una diversificación mayor en el campo laboral, con el consecuente incremento en las posibilidades de inclusión dentro de la esfera del trabajo.

La actual necesidad de formar y sumar recursos humanos; más la innovación en técnicas, en estrategias empresariales y en tecnología; consolidar y expandir el mercado de acción; mejorar la interacción de empresas privadas y estatales con el fin de optimizar la implementación del concepto logística y así capitalizar las ventajas comparativas y competitivas que el Uruguay tiene en lo marítimo – portuario, no deben desvincularse del aspecto cultural inherente a este mundo reseñado. Es más, comprobado está a nivel mundial, que este aspecto que se pretende realzar y jerarquizar en estas frases constituye necesariamente uno de los pilares donde se sostienen y sobre los que se proyectan empresas e instituciones relacionadas a este eje temático.

Se necesita el continente; el contenido para este Museo-Centro Cultural los uruguayos lo tienen, el camino de virtud y aprendizaje sustentado en las enseñanzas legadas por la historia de la República Oriental del Uruguay y su gente está frente a nosotros y de nosotros dependerá transitarlo y compartirlo con la comunidad.

Es por lo anteriormente expresado, a quien corresponda, solicitarle prestar atención a esta necesidad sentida de carácter nacional vinculado como vimos a lo cultural, pero también a lo social, a lo laboral, a lo económico y a lo empresarial.



Juan Pedro Gilmes.
UNESCO
“Se entiende por “patrimonio cultural inmaterial” los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana. A los efectos de la presente Convención, se tendrá en cuenta únicamente el patrimonio cultural inmaterial que sea compatible con los instrumentos internacionales de derechos humanos existentes y con los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos y de desarrollo sostenible”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.