Se produjo un error en este gadget.

27 may. 2009

La deuda con el Niño Juan Jose Morosoli

De izq. a der. Juan José Morosoli es el tercero. Al centro posa su padre. (Punta del Este, 1917)
Nuestro puerto es rico en historias, anécdotas y leyendas vinculadas a idiversos personajes .Tal es el caso de la historia que recogemos y ponemos a consideración del amigo lector ,la misma nos impone un desafío y el pago de una vieja deuda con un niño.
El Dia del Patrimonio este año 2009 pretende homenajear a la cultura criolla rescatando la figura de distintas personalidades vinculadas con la misma, destacando entre otros a la figura de Don Jose Morosoli quien de alguna forma en su infancia, y luego en su literatura, estuvo vinculado con el Puerto de Montevideo y con el mar, es así entonces que a continuación copiamos parte de el texto que con motivo de una exposición del Centro Cultural Español del año 2007 traza una semblanza biográfica del escritor minuano:


“La muerte es cosa interminable”
De espaldas al mar
Juan José Morosoli Porrini (1899-1957) nació en Minas, hijo de un albañil suizo del cantón de Ticino, frontera con Italia. Giovanni, su padre, cruzó el océano y se instaló en un lugar que podía seguir evocándole la tierra de la que se exiliaba. “Hablemos pues del Ticino –disertará el hijo, años después- tierra de valles y montañas, de riscos y de lagos, donde las nubes bajan hasta las casas y las casas suben hasta las nubes”. No es pampa ni desierto. El mar está lejos. ..
El viaje al mar (en fin, al Río de la Plata) que Juan José realizó cuando tenía 10 años contenía un puñado de presagios. Fue el premio a un concurso de composiciones escolares: cerró, prematuramente, su ciclo escolar y abrió, sin saberlo, otro itinerario. El premio consistia en la visita a la inauguracion del Puerto de Montevideo, inauguración, que no ocurrió, estaba programada para el 25 de agosto de 1909. La escritura inaugural, vinculada al puerto, anticipó la otra que Morosoli haría de espaldas al mar. Morosoli se internó en el departamento de Lavalleja como lo hicieron los fundadores de Minas, que venían de Maldonado, o como lo hizo su padre que venía de más lejos y también buscó distancia con el mar. Regresó, cuarenta y pico años después, con el cuento “Un viaje hacia el mar” (1952). El cine lo ilustró en 2003, al cumplirse casi un siglo de aquella aventura infantil.
Caso paradigmático del autodidacto, Juan José cursó solo cinco años de primaria. Cuando salió de la escuela ya había tenido su primer triunfo literario....


Es así entonces que el Puerto de Montevideo tiene una vieja deuda con el niño Morosoli quien vino a Montevideo a participar de una fiesta de inuguración como premio a su talento y se encontró que esa fiesta nunca se realizó, es hora de asumir nuestro compromiso.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Esperamos tu comentario, gracias por tu participación.